Líderes, activistas y defensores ambientales se reunieron en una conferencia de dos días, organizada por el Papa Francisco y su equipo del Vaticano, para impulsar urgentemente una mayor acción a favor de la protección del planeta.

Inspirados en el Tercer Aniversario de la Encíclica Papal sobre el tema, Laudato si', líderes políticos y religiosos, científicos, economistas y representantes de organizaciones de la sociedad civil debatieron cómo comunicar mejor a las personas y a las autoridades la gravedad de situaciones como la degradación ambiental o el cambio climático, para inspirar un movimiento masivo de acción cooperativa y responsabilidad moral con nuestro planeta.

En Laudato si ', el Papa Francisco, que ha surgido como un ferviente defensor del medio ambiente desde su nombramiento, condenó la negligencia colectiva y pidió medidas firmes e inmediatas contra el cambio climático.

“Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos”, dice Francisco en la carta.

La conferencia internacional, organizada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, destaca los testimonios personales de víctimas de las crisis ambientales para reflexionar sobre cómo entender y responder a estos desafíos y definir el camino a seguir hacia el desarrollo sostenible.

El evento preparó el escenario para una serie de diálogos importantes que tendrán lugar próximamente, incluyendo la Cumbre Global sobre Acción Climática, en California, la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en Bali, y la cumbre climática COP24, en Katowice, Polonia.

El Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim, asistió a la convocatoria en el segundo día de la conferencia, denominada “Salvaguardar nuestra casa común y el futuro de la vida en la Tierra”.

En este sentido el jefe de ONU Ambiente señaló que “Los desafíos que enfrentamos a causa del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la deforestación son desalentadores. La ciencia, como se describe tan hábilmente en Laudato si', es inequívoca", sostuvo Solheim.

"Estamos superando los puntos de inflexión de nuestro planeta y causando enormes problemas que golpean más duramente a los pobres y vulnerables", añadió el ecólogo.

ONU Medio Ambiente presentó en la conferencia su Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, inspirada en el llamado a la unidad y la acción que emana de la encíclica papal.

La nueva alianza internacional es una plataforma para que las comunidades y los líderes religiosos trabajen mano a mano con los pueblos indígenas, los gobiernos, la sociedad civil y las empresas en acciones que protejan los bosques húmedos del planeta.

"Este es solo un ejemplo de cómo las nuevas formas de colaboración entre sectores pueden generar soluciones reales", dijo Solheim.

Ciudad del Vaticano, 11 de julio de 2018.

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: IESE Blog Network - IESE Business School.

Write comment (0 Comments)

América Latina presenta cifras alarmantes y desalentadoras en la práctica del Reciclaje. Ningún país supera el 15% de material reciclado por la basura que producen al año, que asciende a 16.9 millones de toneladas.

Vivimos una indiferencia ambiental ante las terribles noticias sobre el impacto de los plásticos en los ecosistemas terrestres. Las medidas punitivas y crematísticas generan una respuesta inmediata pero débil porque la mayoría de los entes gubernamentales no tienen los recursos para monitorear el comportamiento de la población y terminan con las salidas tradicionales, la acumulación de desechos sin clasificación en botaderos o la contratación de empresas especializadas, que se benefician del producto final.

Al final de todos los análisis de los problemas de nuestra región, las conclusiones apuntan a la inexistente Cultura Ecológica. Sin duda, que la preservación de los ecosistemas, la diversidad biológica y el medio biofísico circundante, son valores conservacionistas que armonizan nuestra relación con los infinitos recursos del planeta Tierra.

Pero se requiere de voluntad en las personas y compromiso de los gobiernos, para lograr un desarrollo sostenible y sustentable a través de la integración. De allí, que la Educación Ambiental, emerge como un proceso de aprendizaje que despierta la conciencia social del hombre con la Naturaleza, promoviendo la siembra de árboles, la limpieza de ríos, el ahorro de energía eléctrica y el reciclaje dentro de las comunidades. No es sólo reciclar, es una actitud completa hacia el medio ambiente.

Por ello, la Cultura del Reciclaje es la actitud proactiva de la ciudadanía y los organismos públicos, en establecer políticas ambientales para la recolección y el manejo de los desechos sólidos, con el fin de NO contaminar las ciudades e incentivando un patrón de conducta ecológico en la colectividad.

Es la lucha diaria por reducir el impacto negativo del consumo, que necesita la participación solidaria de los entes ministeriales, la empresa privada y las ONGs, para trabajar de forma mancomunada por el bienestar socio-ambiental de la gente y su entorno.

Recordemos que Reciclar, es someter un material o producto usado, a un proceso físico-químico o mecánico que permita volver a utilizarlo. Por eso es vital cumplir con la regla de las 3Rs (reducir, reusar, reciclar) y así evitar la acumulación de desperdicios domésticos e industriales.

La Cultura del Reciclaje, se construye gracias al sentido común de los individuos, que es el motor racional de las comunidades, para tomar decisiones que afecten positivamente su modus vivendi y permitan consolidar un modelo de gestión pública ciudadana.

En suma, la Cultura del Reciclaje es un criterio de corresponsabilidad ecológica ciudadana, por descubrir, analizar e intervenir el escenario socio-ambiental en pos del desarrollo colectivo de los países y sus residentes.

Bogotá, D.C., 11 de julio de 2018.

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: iris.net.co

Write comment (0 Comments)

Líderes, activistas y defensores ambientales se reunieron en una conferencia de dos días, organizada por el Papa Francisco y su equipo del Vaticano, para impulsar urgentemente una mayor acción a favor de la protección del planeta.

Inspirados en el Tercer Aniversario de la Encíclica Papal sobre el tema, Laudato si', líderes políticos y religiosos, científicos, economistas y representantes de organizaciones de la sociedad civil debatieron cómo comunicar mejor a las personas y a las autoridades la gravedad de situaciones como la degradación ambiental o el cambio climático, para inspirar un movimiento masivo de acción cooperativa y responsabilidad moral con nuestro planeta.

En Laudato si ', el Papa Francisco, que ha surgido como un ferviente defensor del medio ambiente desde su nombramiento, condenó la negligencia colectiva y pidió medidas firmes e inmediatas contra el cambio climático.

“Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos”, dice Francisco en la carta.

La conferencia internacional, organizada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, destaca los testimonios personales de víctimas de las crisis ambientales para reflexionar sobre cómo entender y responder a estos desafíos y definir el camino a seguir hacia el desarrollo sostenible.

El evento preparó el escenario para una serie de diálogos importantes que tendrán lugar próximamente, incluyendo la Cumbre Global sobre Acción Climática, en California, la reunión anual del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, en Bali, y la cumbre climática COP24, en Katowice, Polonia.

El Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim, asistió a la convocatoria en el segundo día de la conferencia, denominada “Salvaguardar nuestra casa común y el futuro de la vida en la Tierra”.

En este sentido el jefe de ONU Ambiente señaló que “Los desafíos que enfrentamos a causa del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la deforestación son desalentadores. La ciencia, como se describe tan hábilmente en Laudato si', es inequívoca", sostuvo Solheim.

"Estamos superando los puntos de inflexión de nuestro planeta y causando enormes problemas que golpean más duramente a los pobres y vulnerables", añadió el ecólogo.

ONU Medio Ambiente presentó en la conferencia su Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales, inspirada en el llamado a la unidad y la acción que emana de la encíclica papal.

La nueva alianza internacional es una plataforma para que las comunidades y los líderes religiosos trabajen mano a mano con los pueblos indígenas, los gobiernos, la sociedad civil y las empresas en acciones que protejan los bosques húmedos del planeta.

"Este es solo un ejemplo de cómo las nuevas formas de colaboración entre sectores pueden generar soluciones reales", dijo Solheim.

Ciudad del Vaticano, 11 de julio de 2018.

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: IESE Blog Network - IESE Business School.

Write comment (0 Comments)

América Latina presenta cifras alarmantes y desalentadoras en la práctica del Reciclaje. Ningún país supera el 15% de material reciclado por la basura que producen al año, que asciende a 16.9 millones de toneladas.

Vivimos una indiferencia ambiental ante las terribles noticias sobre el impacto de los plásticos en los ecosistemas terrestres. Las medidas punitivas y crematísticas generan una respuesta inmediata pero débil porque la mayoría de los entes gubernamentales no tienen los recursos para monitorear el comportamiento de la población y terminan con las salidas tradicionales, la acumulación de desechos sin clasificación en botaderos o la contratación de empresas especializadas, que se benefician del producto final.

Al final de todos los análisis de los problemas de nuestra región, las conclusiones apuntan a la inexistente Cultura Ecológica. Sin duda, que la preservación de los ecosistemas, la diversidad biológica y el medio biofísico circundante, son valores conservacionistas que armonizan nuestra relación con los infinitos recursos del planeta Tierra.

Pero se requiere de voluntad en las personas y compromiso de los gobiernos, para lograr un desarrollo sostenible y sustentable a través de la integración. De allí, que la Educación Ambiental, emerge como un proceso de aprendizaje que despierta la conciencia social del hombre con la Naturaleza, promoviendo la siembra de árboles, la limpieza de ríos, el ahorro de energía eléctrica y el reciclaje dentro de las comunidades. No es sólo reciclar, es una actitud completa hacia el medio ambiente.

Por ello, la Cultura del Reciclaje es la actitud proactiva de la ciudadanía y los organismos públicos, en establecer políticas ambientales para la recolección y el manejo de los desechos sólidos, con el fin de NO contaminar las ciudades e incentivando un patrón de conducta ecológico en la colectividad.

Es la lucha diaria por reducir el impacto negativo del consumo, que necesita la participación solidaria de los entes ministeriales, la empresa privada y las ONGs, para trabajar de forma mancomunada por el bienestar socio-ambiental de la gente y su entorno.

Recordemos que Reciclar, es someter un material o producto usado, a un proceso físico-químico o mecánico que permita volver a utilizarlo. Por eso es vital cumplir con la regla de las 3Rs (reducir, reusar, reciclar) y así evitar la acumulación de desperdicios domésticos e industriales.

La Cultura del Reciclaje, se construye gracias al sentido común de los individuos, que es el motor racional de las comunidades, para tomar decisiones que afecten positivamente su modus vivendi y permitan consolidar un modelo de gestión pública ciudadana.

En suma, la Cultura del Reciclaje es un criterio de corresponsabilidad ecológica ciudadana, por descubrir, analizar e intervenir el escenario socio-ambiental en pos del desarrollo colectivo de los países y sus residentes.

Bogotá, D.C., 11 de julio de 2018.

Por Felicia Saturno Hartt.

Foto: iris.net.co

Write comment (0 Comments)