El equipo de científicos y expertos del tema en la ONU señala en forma contundente que  los seres humanos hemos elevado en 1,1 grado Celsius la temperatura de la Tierra en el último siglo.

La Organización de las Naciones Unidas, ONU, sorprendió al mundo con una noticia desalentadora: “ya no se puede hacer nada para detener el calentamiento global del planeta Tierra que nos acoge”, destaca un informe de esa organización mundial, pero es contundente en señalar que “si actuamos de inmediato y en conjunto, se puede mitigar el daño causado, que es inmenso en el globo terráqueo”.

El equipo de científicos y expertos del tema en la ONU fue enfático en señalar que "los seres humanos hemos elevado en 1,1 grado Celsius la temperatura de la Tierra en el último siglo".

La prueba está a la vista en estos momentos: Grecia está ardiendo, el noroeste de Estados Unidos se sofoca, la Amazonía empezó a emitir dióxido de carbono y Madagascar pasa hambre debido a la intensa sequía en el sur del país.

Es muy posible que nunca en 125.000 años haya hecho tanto calor en el planeta como durante la última década, según el informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático. Simple y llanamente los seres humanos jamás han quemado tanto carbón, gas o petróleo y atentado tanto contra los páramos y recursos naturales, como en estos tiempos.

El costo de la contaminación no solo es inminente y nos afecta a nosotros: también estamos poniendo en riesgo la supervivencia de otras especies como por ejemplo, señalan los científicos, la luz que emanan nuestras ciudades por las noches ha empezado a mermar la capacidad que tienen muchos animales para orientarse gracias a la luz de las estrellas.

El informe destaca que aunque ya estamos condenados a vivir con las consecuencias de un planeta muy acalorado, todavía podemos estabilizar el calentamiento global en 1,5 grados Celsius.

De esa manera se puede lograr minimizar el daño que le hemos hecho al planeta Tierra y también, a nuestro estilo de vida futuro antes de que nos quedemos sin el resplandor de las estrellas, la brisa fresca que entra por la ventana y el aire que respiramos.

“El tema es que se debe actuar ya y con el apoyo de todos los gobiernos de las naciones en el mundo”, destaca el informe.

Bogotá, D. C, 10 de agosto de 2021

Redacción Ecos Ecología

Comments powered by CComment