Acuerdo mundial para salvar los mares por contaminación del plástico

El acuerdo general provisional pretende acabar con la contaminación marina por este tipo de productos.
Foto: EFE.

El acuerdo general provisional pretende acabar con la contaminación marina por este tipo de productos.

La IV Asamblea de Medioambiente de la ONU (UNEA-4), se clausuró en Nairobi, logrando un acuerdo general provisional pendiente de firma, que entraría en vigor en 2030, para acabar con la contaminación marina por plásticos y microplásticos.

Sin embargo, la declaración final de la UNEA-4 deja fuera el problema global de la Deforestación, según adelantaron el presidente de la Asamblea y ministro estonio de Medioambiente, Siim Kiisler, y la directora ejecutiva en funciones de ONU Medioambiente, Joyce Msuya, así como el ministro noruego de Medioambiente, Ola Elvestuen.

Kiisler explicó que no quería ser "diplomáticamente incorrecto" y no pudo confirmar si países como Brasil y Estados Unidos habrían entorpecido los acuerdos finales en algunos temas como la deforestación.

El ministro, que termina su presidencia rotatoria de la Asamblea, añadió que los integrantes de la directiva y el grupo de trabajo de esta Asamblea "se sentían optimistas sobre los resultados finales de la misma", que se darán a conocer a última hora de la tarde cuando terminen las sesiones.

El acuerdo sobre la contaminación marina por plásticos y microplásticos entrará en vigor en 2030, y no en 2025 como estaba previsto inicialmente, confirmó el ministro estonio, que consideró que, pese a ello, es "es un buen acuerdo" del que se sentía especialmente satisfecho porque había puesto "mucho empeño" en este tema.

Sin abordar aún el desafío de la Deforestación

Sobre la Deforestación, el ministro brasileño de Medio Ambiente, Ricardo Salles, señaló que Brasil no podía apoyar o firmar acuerdos que vayan en contra de la legislación de su país, ya que la misma permite un porcentaje de tala no aceptada en otros países.

La Ley de Bosques de Brasil, más conocido como Código Forestal de 1965, permite a la propiedad en manos privadas la deforestación del 20% y la protección del 80% restante de un terreno.

Ligado al tema de la Deforestación está el de los Derechos de los Pueblos Indígenas, que "fue incluido, pero no quedó claro en qué punto serían incluidos", explicó Kiisler.

Nairobi, 19 de marzo de 2019.

Por Redacción Ecos Ecología.

Comments powered by CComment