El Director General de la Organización Mundial de la Salud, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, delineó una serie de estrategias para conseguir esta meta, pero manifestó la necesidad de reunir un compromiso político para lograrlo.
Foto: PNUMA

El Director General de la Organización Mundial de la Salud, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, delineó una serie de estrategias para conseguir esta meta, pero manifestó la necesidad de reunir un compromiso político para lograrlo.

"Nuestro sueño es un mundo libre de contaminación atmosférica. Para lograrlo, necesitamos establecer una meta ambiciosa como la de reducir el número de muertes en dos tercios para el año 2030”, anheló  Tedros, durante la jornada de clausura de la Conferencia Mundial sobre Contaminación del Aire.

Para lograrlo, Adhanom Ghebreyesus señaló que su Organización perseguirá una serie de estrategias como, por ejemplo, garantizar la energía no contaminante en los centros de salud de todo el mundo o establecer una nueva Plataforma de Acción Mundial de Energía y Salud con múltiples actores.

Esta Plataforma buscará alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3 sobre salud y bienestar, y el número 7 sobre energía asequible y no contaminante.

El primer paso de la iniciativa será impulsar la promoción de cocinas “limpias” que no usen combustibles contaminantes en el interior de sus hogares.

El segundo, promover el papel de los trabajadores de la salud como agentes potenciadores de este cambio; y aumentar los programas de limpieza de la contaminación atmosférica, a través de la futura creación de un fondo fiduciario dedicado a financiar programas relacionados con el clima y el medio ambiente, fueron otros objetivos por los que abogó Tedros.

Finalmente, solicitó el establecimiento o consolidación de nuevos mecanismos internacionales de control de la contaminación  para proteger la salud de las personas.

Junto a estos objetivos manifestó la necesidad de movilizar un compromiso político ya que en su ausencia “no creo que podamos hacer progresos palpables”, resaltó Tedros.

La Primera Conferencia Mundial sobre Contaminación del Aire y Salud se celebró en la sede de la OMS en Suiza y contó con la participación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la Organización Meteorológica Mundial, la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, entre otras organizaciones.

Lucerna, 3 de noviembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment