Cerca de tres de cada cinco ciudades del mundo, con al menos 500.000 habitantes, corren un alto riesgo de padecer un desastre natural, advierte el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DESA) en su último informe.
Foto: Julius Mwelu/ ONU Hábitat.

Cerca de tres de cada cinco ciudades del mundo, con al menos 500.000 habitantes, corren un alto riesgo de padecer un desastre natural, advierte el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DESA) en su último informe.

En conjunto, estas ciudades albergan a 1400 millones de personas, es decir, alrededor de un tercio de la población urbana del mundo.

La publicación, lanzada con motivo del Día Mundial de las Ciudades, reveló que 679 de las 1146 ciudades son vulnerables a ciclones, inundaciones, sequías, terremotos, deslizamientos de tierra o erupciones volcánicas o a una combinación de estos fenómenos.

Un claro ejemplo son grandes centros urbanos como Manila, Tokyo, Santiago de Chile o la Ciudad de Guatemala que están expuestas a cuatro o cinco tipos de los desastres naturales previamente mencionados.

Entre las ciudades con más de 10 millones de habitantes, únicamente Moscú, El Cairo y Kinshasa tienen un bajo o nulo riesgo de sufrir alguno de los seis riesgos que analiza el estudio.

El autor principal del estudio de DESA, Danan Gu, destacó que las zonas urbanas concentran entre un 70% y 80% de la producción económica mundial y reúnen al 55% de la población: "Tal concentración de gente y actividad económica significa que los desastres naturales podrían ser potencialmente más costosos y letales si golpean las ciudades."

Gu añadió que el informe busca ahondar sobre las vulnerabilidades de las ciudades a los desastres naturales, con atención especial a la mortalidad y las pérdidas económicas.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNISDR) señala que durante los últimos 20 años los desastres naturales han provocado la muerte de 1300 millones de personas y que 4400 resultaron heridas, perdieron su hogar o precisaron ayuda de emergencia.

Las ciudades no paran de crecer

“Cada semana 1,4 millones de personas se trasladan a las ciudades”, resaltó el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje por el Día Mundial de las Ciudades.

“Esa rápida urbanización puede poner a prueba la capacidad local y contribuir a un mayor riesgo de desastres, tanto naturales como provocados por el hombre”, dijo.

La solución a ese problema reside en “crear resiliencia”, subrayó Guterres quien indicó que ciudades como Quito, Bangkok o Johannesburgo ya emprendieron ese camino.

De la capital ecuatoriana destacó la regeneración o protección de más de 200.000 hectáreas usadas “para aumentar la protección contra las inundaciones, reducir la erosión y salvaguardar el suministro de agua dulce y la biodiversidad de la ciudad”.

El titular de la ONU recordó que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París sobre el cambio climático, el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres y la Nueva Agenda Urbana, presentan una hoja de ruta para lograr un mundo más sostenible y resiliente.

Nairobi, 3 de noviembre de 2018.-

Por Felicia Saturno Hartt.

Comments powered by CComment