ANH en alianza conservacionista protege Cinaruco
Foto: Rodrigo Durán/Alianza NUAR.

El 14% del territorio colombiano, es decir, más de 30 millones de hectáreas están protegidas en su esplendorosa biodiversidad. Con las sabanas de Cinaruco se sumó 332.000 hectáreas. Un paso decidido en el desarrollo sustentable de Colombia.

Un logro que se hizo posible porque instituciones como Parques Nacionales Naturales de Colombia, World Wildlife Fund (WWF), Wildlife Conservation Society (WCS), la Fundación Argos y la Fundación Mario Santo Domingo; y con el apoyo de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, el Instituto Alexander von Humboldt y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) tomaron la decisión de trabajar en alianza para generar un Distrito Nacional de Manejo Integrado (DNMI).

Con la declaración de 332.000 hectáreas, que incluyen bosques de galería y bosques riparios (que protegen las riberas de los ríos), se estaría protegiendo una biodiversidad característica de la Orinoquia, que incluye a más de 68 especies de mamíferos, 178 de aves, 176 de peces, 670 de plantas y 74 de reptiles.

Además, es un territorio ancestral de los pueblos indígenas wamonae, yaruro, yamalero, maiben-masiware y sáliva, pertenecientes al resguardo Caño Mochuelo. Preservar la naturaleza y el modo de vida de los pobladores originarios de la Orinoquía.

“Con esta decisión es posible mantener la dinámica natural de los ecosistemas inundables y cuerpos de agua como raudales, lagunas y ríos de Cinaruco y Capanaparo, cuencas binacionales de Colombia y Venezuela. No solo garantiza los medios de subsistencia de las comunidades campesinas e indígenas asentadas ahí, sino que preserva la cultura”, señala Parques Nacionales.

Con la declaratoria, la idea es minimizar las presiones sobre este territorio, como la extracción ilegal de flora y fauna con fines de comercialización, las quemas, la tala selectiva, la pesca y la cacería no reguladas, la pérdida de la identidad llanera e indígena, entre otras.

El liderazgo corporativo de la Agencia Nacional de Hidrocarburos y el conocimiento y esfuerzo coordinado de Parques Nacionales Naturales de Colombia, World Wildlife Fund (WWF), Wildlife Conservation Society (WCS), la Fundación Argos y la Fundación Mario Santo Domingo; y con el apoyo de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y el Instituto Alexander von Humboldt, han logrado un paso adelante en la lucha con el cambio climático y el logro de un verdadero desarrollo regional.

Cinaruco, 31 de julio 2018.-

Por Redacción Ecos Ecología.

Comments powered by CComment