Con un sinfín de premios a sus espaldas y más de 70 años de trayectoria literaria, Ida Vitale afirmó en una entrevista que la Poesía debe ser "algo para todos" y no "especializada o recóndita", al tiempo que lamentó que este género se haya visto relegado a un lugar menor en el ámbito de la cultura.
Foto: EFE

Con un sinfín de premios a sus espaldas y más de 70 años de trayectoria literaria, Ida Vitale afirmó en una entrevista que la Poesía debe ser "algo para todos" y no "especializada o recóndita", al tiempo que lamentó que este género se haya visto relegado a un lugar menor en el ámbito de la cultura.

La poeta, que desde hace poco más de un año volvió a instalarse en Montevideo, ganó ayer el Premio de la Feria del Libro de Guadalajara (México), un reconocimiento que la sorprendió y conmovió, ya que en ese país tuvo que exiliarse en 1974, empujada por la dictadura cívico-militar de Uruguay (1973-1985).

"Para mí fue una comprobación de que la generosidad de México se mantiene", aseguró la también traductora de 94 años y miembro de la llamada Generación del 45, integrada también por autores como Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti.

Como muestra del agradecimiento que siente hacia México, Vitale tiene una novela en el barbecho, en proceso de corrección, que versa sobre los once años y lo "mucho" que pudo hacer en ese país, donde vivió más de una década junto a su esposo y también poeta, Enrique Fierro (1941-2016).

Aunque aseguró que trata de "ver todo lo positivo" porque si no corre el riesgo de amargarse mucho, aún reflexiona sobre su decisión de abandonar México y regresar a Montevideo en 1984, en plena transición democrática.

"Dejamos México (con Fierro) cuando acá volvía la democracia y creíamos que era nuestra obligación volver", afirmó Vitale, quien permaneció solo un par de años en Uruguay y luego volvió a emigrar, aunque esta vez a EE.UU.

Para la poeta, también Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2015,  cada vez que hay un quiebre democrático o de cualquier tipo en un país, "cuesta mucho volver" y comenzar "a foja cero" una nueva historia.

"Aquellos años fueron bastante catastróficos", recordó Vitale y reflexionó: "La gente un poco piensa que cuando vuelve la democracia todo se arregla en un día. No, un país no es una tela".

Con ese panorama, a finales de los ochenta se instaló en la ciudad de Austin, en Texas, junto a su esposo. Allí permaneció 30 años hasta que en 2016 enviudó y decidió emprender poco después su vuelta a Montevideo.

Vitale, hoy instalada en un apartamento tapizado de libros, aseguró que "acaba" de llegar a la capital uruguaya, donde pasa la mayor parte de sus días arreglando y acomodando textos.

"Prácticamente no he salido, salvo para hacer gestiones", reconoció.

Consultada sobre el papel de la Poesía en la actualidad, Vitale lamentó que esta se haya visto relegada a un lugar menor, aunque explicó que "quizás" ello corresponda a que "la cultura no es homogénea" y a que "cuando las cosas bajan, baja todo", en relación a la degradación cultural de las sociedades.

De esta manera, recordó que en su infancia a su casa llegaban todos los días cuatro diarios que contenían sus respectivas páginas culturales, en las que era "normal" que se incluyeran poemas.

A sus 94 años ve con recelo la cruzada por imponer un lenguaje inclusivo, al considerar que se trata de una práctica que acarrea una "intención reductiva" de la lengua.

"El lenguaje es muchos o es uno, de acuerdo con hasta qué punto lo aprovechás o lo hacés evolucionar, pero no reducirlo", concluyó la autora, que también ha sido destacada con galardones como el Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo, así como el Internacional de Poesía de Federico García Lorca.

Montevideo, 10 de septiembre de 2018.-

Por Redacción Ecos Cultura.

Fuente: EFE.

Comments powered by CComment