Tecnología

Darknet, el lado oscuro del uso de la Red Global

Berlín. 8 de febrero de 2018. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: The Irish Times.-  El 25 Congreso Europeo de Policía ha tomado posición categórica sobre el incremento de los delitos y transgresiones por medio del uso criminal de la Red Global. El CEP busca soluciones ahora que “la red se está convirtiendo en un importante escenario de violencia sexual". En este sentido, los delincuentes, que no sólo son los ladrones de claves y contraseñas, sino incluso familiares pedófilos que tendrán que enfrentarse a la lucha contra la violencia sexual en internet que acaba de comenzar.

"La ‘Darknet' es, desde hace años un refugio para criminales pérfidos”, expresa el Comisionado Independiente del Gobierno Alemán para la lucha contra el Abuso Sexual, Johannes-Wilhelm Rörig, en el marco de la vigesimoprimera edición del Congreso Europeo de Policía en Berlín.

 

Prueba de ello es el caso de un niño de nueve años de Friburgo cuya madre y su pareja le abusaron sexualmente durante dos años. Con eso no les bastó: ofrecieron al niño para ser violado por internet. Se formó así un círculo de pedofilia en torno al menor,  que solo empezó a ser frustrado en septiembre de 2017.  Poco después se hizo público que la Oficina de Protección del Menor quiso separar al niño de su familia ya a comienzos de septiembre de 2017, pero no lo hizo ante la resistencia de un juez obstinado. El compañero de la madre era un delincuente con antecedentes penales conocido por la policía. "El caso documenta un fracaso colosal con una multitud de responsables”, concluyó Rörig frente a 1.500 altos cargos policiales, periodísticos y gubernamentales

 

Los criminales se han vuelto más profesionales. Escudriñan a fondo los perfiles de los menores en las redes sociales en búsqueda de imágenes con las que poder extorsionarlos. Ante la amenaza de difundir tales imágenes, el menor acaba aceptando un encuentro con el abusador.

 

El Profesor Klaus Beier del Hospital Universitario Charité de Berlín mostró  cifras aterradoras: un 9% de las niñas y un 3% de los niños son víctimas de violencia sexual sólo  en Alemania. Y los expertos como él estiman que apenas un 10% de los casos de este tipo acaban saliendo a la luz.

El Director del Centro de Cibercriminalidad de Europol, Steven Wilson, ha investigado hasta qué punto están entrelazados el abuso físico y el que se comete en internet. Los estudios apuntan a que el 80% de los abusadores digitales también querrían hacerlo físicamente, dice Wilson.

Es por ello que Rörig insiste en una ley para combatir la violencia sexual contra los niños. "Actualmente no se protege a los niños y adolescentes en internet”. Para prevenir esto es necesario una campaña de formación y sensibilización al estilo de las campañas como el VIH/sida.

La clave en la lucha contra la violencia sexual estaría en "el trabajo en red” de los diferentes niveles de las fuerzas policiales, pero también de los tribunales, de los funcionarios de Protección de Menores y de los servicios sociales. Hasta ahora a esta cooperación le han faltado medios técnicos, personal y una base jurídica.

Holger Münch, lo ve de forma similar. En la lucha contra la pornografía infantil en internet, el Presidente de la Oficina Federal de Investigación Criminal pidió un aumento de sus facultades. El año pasado se escaparon los presuntos criminales en 8.400 casos "porque los datos al respecto ya no estaban almancenados”. Por eso pide que se reduzcan las limitaciones de almacenamiento de datos.

Cathrin Vauer-Bulst, una reconocida experta en Cibercriminalidad de la Comisión Europea en Bruselas, estima Europa tiene un problema que no sufren sólo EE.UU., Canadá o Australia. "En este ámbito solo puede tenerse éxito cuando se entra a formar parte del entorno criminal”, dice Bauer-Burst. Como la UE prohíbe a la policía involucrarse en actividades criminales, no puede lograr mucho en la lucha contra los delitos en la red. A escala internacional hay ejemplos bien diferentes.

A ese respecto, es especialmente importante aclarar qué facultades deberían tener los investigadores de la ‘Darknet'. De no hacer algo al respecto, advierten los expertos, casos como el de Friburgo serán solo uno más entre miles.

Todo esto sin apreciar el drama de los niños y adolescentes refugiados y las olas de migrantes que no sólo vienen del Medio Oriente y el África en guerra, sino de países como Venezuela, donde están emigrando centenares de personas con sus familias.