Tecnología

Exoesqueleto robótico cambia el futuro de niños con parálisis cerebral

Maracay, 12 de septiembre de 2017.- Por Felicia Saturno Hartt. Foto: NIH.-  Un exoesqueleto robótico podría transformar el futuro de miles de niños que sufren de parálisis cerebral, por medio de un proyecto desarrollado por los investigadores tecno- médicos del National Institute of Health (NIH).

Durante los últimos años, se ha llevado a cabo un sorprendente trabajo dirigido al desarrollo de exoesqueletos robóticos que han podido auxiliar a los adultos, con parálisis o problemas de movilidad, mediante la sustitución de la función perdida de los músculos, para restaurar así su capacidad de caminar.

Lo que los científicos del NIH han desarrollado es un exoesqueleto diseñado especialmente para ayudar a los niños con parálisis cerebral (PC), un complicado trastorno neurológico que afecta el movimiento y la coordinación.

En particular, este exoesqueleto tiene la intención de auxiliar a un tipo predominante de parálisis cerebral inducida por el trastorno o patología, llamado crouch gait, o “postura  agachada”.

“En lugar de restaurar la función perdida, nuestro exoesqueleto fue diseñado para cambiar la forma en la que los niños caminan con la postura agachada, hacia caminar con CP”, expresó el Dr. Thomas Bulea, quien es una de las figuras centrales del Equipo del Departamento de Medicina de Rehabilitación de NIH.

En este sentido, el exoesqueleto puede lograr esta capacidad mediante el seguimiento de las extremidades del niño y el suministro de asistencia motorizada para la extensión de las rodillas, en los momentos apropiados del ciclo de caminar.

Bulea señaló, asimismo, que “estos niños han desarrollado su postura agachada para compensar la forma en que su sistema nervioso se desarrolló, y por lo tanto, se desconoce cómo responderían a este nuevo tipo de asistencia robótica”.

Afortunadamente, la asistencia robótica tuvo éxito. De los siete niños equipados con los exoesqueletos robóticos, como parte del estudio del NIH, seis de ellos demostraron la extensión mejorada de la rodilla y fueron capaces de caminar mejor con la ayuda robótica adicional.

“Nuestros resultados muestran que el exoesqueleto puede cambiar de forma segura y eficaz la postura de un niño mientras es utilizado. Lo más emocionante es que la actividad muscular de los niños se preservó cuando empezaron a caminar en esta nueva forma con el exoesqueleto, lo que sugiere que el uso a largo plazo de este dispositivo podría ser una forma viable para entrenar un nuevo patrón de caminar en las personas afectadas” señaló el Director del Proyecto.

Dado que el aumento de las dificultades físicas significa que aproximadamente el 50% de los enfermos de parálisis cerebral dejarán de caminar cuando lleguen a la edad adulta, esta corrección de la postura agachada a una edad temprana, podría tener un impacto importante en la movilidad futura de los pacientes.

“El siguiente paso es realizar un estudio a largo plazo del exoesqueleto para la rehabilitación de la marcha en niños con PC”, dijo Bulea. “Nuestro objetivo final es entrenar a estos niños a caminar de una nueva manera; por lo tanto, el principal desafío restante es traducir el patrón de caminar mejor que observamos con el exoesqueleto y llevarlos a caminar sin él”.