Región

No a la ampliación de cárcel de San Gil

Bogotá, septiembre 23 de 2017.Redacción y foto Ecos.- El senador Jaime Enríque Durán Barrera, se sumó al rechazo a la ampliación de la Cárcel de San Gil y exhortó al Gobierno Nacional para que suspenda de inmediato el proceso licitatorio, por considerar que requiere de su socialización y legitimación por parte de toda la comunidad de la capital turística del departamento. 

En carta enviada al ministro de justicia Enrique Gil Botero, el senador Durán Barrera fue enfático en señalar que “desde el punto de vista urbanístico, aun cuando históricamente la cárcel ha estado ubicada en el casco urbano, por su antigüedad y tradición arquitectónica, hoy en día, no es recomendable que este tipo de instituciones penitenciarias estén ubicados en estos sectores. Por ello, se estima que el proyecto debería contemplar más que la ampliación, la reubicación de la Penitenciaría de San Gil”. 

La siguiente es la misiva enviada al titular de la cartera de justicia de parte del senador Jaime Enrique Durán Barrera: 

Bogotá, D.C, 21 de septiembre de 2017

Doctor

Enrique Gil Botero

Ministro de Justicia y del Derecho

Estimado Ministro: 

Me dirijo a usted con el fin de solicitarle respetuosamente la suspensión del proyecto de ampliación de la cárcel del Municipio San Gil en el Departamento de Santander. 

Varias razones me llevan a presentarle esta petición, debido al impacto social del mencionado proyecto de ampliación penitenciario, ya que una propuesta de esta naturaleza requiere no sólo de su socialización en el contexto sociopolítico, sino de su legitimación por parte de la comunidad, organizaciones públicas y privadas del municipio. 

Desde el punto de vista urbanístico, aun cuando históricamente la cárcel ha estado ubicada en el casco urbano, por su antigüedad y tradición arquitectónica, hoy en día, no es recomendable que este tipo de instituciones penitenciarias estén ubicados en estos sectores. Por ello, se estima que el proyecto debería contemplar más que la ampliación, la reubicación de la Penitenciaría de San Gil. 

Desde la perspectiva socioeconómica, el municipio es una población geográfica con inmensas posibilidades de desarrollo turístico sostenible. De hecho, esta comunidad, fundada en 1689, ya es visualizada como un importante destino  eco turístico nacional e internacional, lo que permite catalogar a San Gil en excelente perspectiva de crecimiento económico. 

La ampliación de la cárcel, con la construcción de 700 celdas y sus 900 internos foráneos, sólo traerá un inmenso rechazo de la población de San Gil, porque la ubicación de la misma y la presencia de los problemas asociados a sus funciones, el desarrollo de las acostumbradas actividades delictivas que se generan en los entornos carcelarios, no hará posible una percepción apropiada como destino turístico y por su cercanía al Colegio San Carlos no es recomendable. 

Señor Ministro, al igual que en 2013, no se estima viable este proyecto de ampliación del referido centro penitenciario. 

Como senador de la República y oriundo de San Gil,  le solicito formalmente que se detenga la licitación y por ende, no se realice la ampliación de la Cárcel de la capital turística de Santander y más bien reubicarla en otro lugar más idóneo con su misión como organización penitenciaria. 

Atentamente: 

Jaime Enríque Durán Barrera 

Senador de la República.