Principales

La violencia global cuesta US2.000 por persona

Londres, 7 de junio  de 2018. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: El Comercio de Peru.- El actual Índice de violencia en el mundo no ha disminuido, al contrario, más allá del sufrimiento humano, los costos económicos de los conflictos y las guerras, son gigantescos: 2.000 dólares por cada persona que vive en el planeta.

De acuerdo al índice de Paz Global, el mundo no fue un lugar más pacífico en el 2017. Así lo señala un informe publicado en Londres por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP, por sus siglas en inglés).

En 2017, la paz disminuyó en 92 naciones, mientras que hubo mejoras solo en 71 países, reporta Steve Killelea, fundador y Presidente del IEP. La tendencia negativa se mantiene por cuarto año consecutivo.

En general, la paz mundial ha disminuido en la última década, según el analista Killelea. Esto se debe principalmente a los conflictos en Medio Oriente. Según el GPI, el Medio Oriente y el norte de África son las regiones menos pacíficas del mundo. En el fondo de la clasificación de 163 Estados se ubica Siria. Otros países al final de esta escala son Afganistán, Sudán del Sur, Irak y Somalia.

El IEP ha identificado a Europa como la región más pacífica de nueve regiones del mundo. Cuatro de los cinco países más pacíficos del planeta están en Europa: Islandia, Austria, Portugal y Dinamarca. El otro es Nueva Zelanda. Alemania todavía está en el lugar 17.

Sin embargo, Killelea dice: "23 de los 36 países que contamos como Europa se deterioraron durante el año pasado". Estos se encuentran principalmente en Europa Occidental. En términos generales, Europa del este ha incluso mejorado.

El Índice de Paz Global se calcula sobre la base de 23 indicadores en las áreas de "seguridad en la sociedad", "conflictos permanentes" y "militarización". En el área de seguridad en la sociedad, los investigadores del IEP analizan, por ejemplo, la tasa de homicidios, el número de detenidos, el número de agentes de policía e incluso la percepción de criminalidad. El área de militarización incluye el número de soldados, el gasto militar en relación con la producción económica y también las posibles exportaciones de armas.

Mientras que Europa está bajo presión de la administración estadounidense para que aumente su presupuesto armamentístico, la tendencia mundial del gasto en Defensa está apuntando hacia abajo.

Killelea explica que: "Durante la última década, 104 países han reducido su gasto armamentístico en relación con la producción económica y 115 países han reducido su personal militar".

Sin embargo, una mirada a los últimos diez años también revela que la intensidad de los conflictos ha aumentado significativamente. Killelea lo expresa en números: "La cifra de muertos en los campos de batalla del mundo ha aumentado 246% y el número de muertos por terrorismo se ha incrementado 203% en la última década".

Los cambios positivos más grandes en el Índice de Paz Global han resultado en África subsahariana. Gambia, por ejemplo, escaló 35 lugares en el ranking, la mejoría más grande en el índice. Pero también Liberia, Burundi y Senegal figuran entre los cinco países con mayores avances.

Paz Positiva, nueva categoría del Índice de Paz Global

El Índice de Paz Global también presenta la categoría "paz positiva" por primera vez este año. El ranking intenta no tratar la paz simplemente como una ausencia de conflicto y guerra.

La "paz positiva" examina las estructuras, los factores sociales y las instituciones que contribuyen con la paz de las sociedades. Y lo que es bueno para la paz también es bueno para la economía, dice Killelea: "Cada porcentaje de mejora de la paz positiva va de la mano con un crecimiento económico de 1,8 por ciento".

Ante la escalofriante cifra del costo global de la violencia, es importante estimar que los dividendos de la paz positiva son factores indispensables.

Ninguna nación que sufra el conflicto armado, la crisis humanitaria y los desmanes del terrorismo, podrá lograr un desarrollo sostenible, no solo por la inversión en el gasto de Defensa, sino porque es imposible la productividad, la inversión y el intercambio. Sin estimar otros aspectos vinculados al desarrollo como la formación, la creación cultural y la preservación del patrimonio material e inmaterial.