Principales

El ejercicio del periodismo bajo la irracionalidad y la barbarie

Bogotá, D. C, 14 de abril de 2018. Por Luis Fernando García Forero. Foto: zonacero.com.- "Tenemos información que confirma el asesinato de nuestros compatriotas": fue la sentida frase del Presidente de Ecuador, Lenin Moreno, quien informaba el crimen atroz de dos periodistas y el conductor del  diario El Comercio, en la frontera con Colombia por parte de la disidencia de las Farc, al mando de Alias Guacho; lo que alerta una vez más al mundo que el ejercicio del periodismo está bajo la amenaza de la irracionalidad, el salvajismo y la barbarie.

Ante el anuncio del jefe de estado ecuatoriano, reporteros que estaban atentos al desarrollo de los hechos, estallaron en llanto y abrazos de tristeza, amargura y rabia, al expresar su solidaridad por el cruel asesinato de sus colegas.

Javier Ortega, periodista; Paúl Rivas, fotógrafo, y Efraín Segarra, conductor, fueron secuestrados desde el 26 de marzo en Mataje, una población de la provincia de Esmeraldas, límites con el departamento de Nariño en la frontera colombo-ecuatoriana, lo que llevó a toda la familia de los retenidos, a las directivas y empleados de El Comercio, así como al Gobierno y ecuatoriano, a una incertidumbre diaria, que aumentó cuando se conoció en una foto que los mostraba encadenados y aún más angustiante, cuando se dieron a conocer a través de las redes sociales retratos de cadaveres tirados en el piso selvático.

Una violencia atroz, que no respeta límites ni frontera y que se desarrolla por parte de una disidencia de las Farc y que siguen delinquiendo y asesinando bajo el patrocinio y amparo del narcotráfico.

Luego del anuncio del Presidente de Ecuador Lenin Moreno, se dieron a conocer mensajes de solidaridad de mandatarios del mundo, organismos de derechos humanos como Human Rights Watch y ONGs, que se dedican a defender la libertad de expresión. De la misma manera expresó su condolencia el Presidente Juan Manuel Santos y hasta la guerrilla del ELN que negocia en Quito un acuerdo de paz similar al alcanzado con las FARC.

Ninguna concesión al terror

El inhumano hecho llevó una vez más a la Sociedad Interamericana de Prensa a llamar la atención sobre la preocupante situación de los periodistas en el mundo. “No hacer ninguna concesión al terror”, fue el clamor que en forma contundente dio a conocer desde Medellín ese gremio, en el marco de una Cumbre donde exhortó a las autoridades de los diferentes gobiernos a que ese vil asesinato contra los periodistas no quede en el olvido.

Las cifras contra la libertad de prensa se dieron a conocer una vez más en forma dramática: Entre 2012 y 2017, fueron asesinados en el mundo 584 periodistas y comunicadores, de acuerdo con los datos de la Unesco y Reporteros Sin Fronteras, donde se establece que en los escenarios de guerra se han registrado las mayores bajas.

La Unesco señala que entre 2012 y 2016 murieron en Siria 86 periodistas, a los que se sumaron 46 en Irak. México aparece en tercer lugar, con 37 homicidios de periodistas, en un país que enfrenta los horrores de los cruentos carteles del narcotráfico. Los reporteros de televisión y prensa escrita han sido los más azotados por la violencia: 166 asesinatos, 142 de prensa y la radio, con 118.

Más impunidad

Lo más grave aún de la situación que viven los periodistas en el mundo es que 9 de cada 10 crímenes de colegas, quedan impunes, según lo dio a conocer la Unesco. Los países árabes registran el mayor índice de impunidad: de 320 asesinatos, solo el 2% han fallado y en América Latina, de 204 casos, el 15% de las investigaciones fueron concluidas.

Reporteros sin Fronteras muestra otras formas de violaciones a la libertad de expresión. En 2017 esta fuente da cuenta de la muerte violenta de 65 periodistas. Adicionalmente, otros 326 se encontraban encarcelados y 54 habían sido secuestrados.

Desde todos los frentes el ejercicio del periodismo sigue siendo coartado.

La ONU, OEA, organizaciones en pro y de la libertad de expresión, entre otros organismos en defensa de los derechos humanos, están en mora de buscar los más drásticos mecanismos multilaterales para prevenir y evitar la violación el derecho a la información y los asesinatos de los periodistas en el mundo.

Informar con la verdad en la palabra, la imagen y lo escrito, no se callará jamás por el terror y las balas.