Principales

2017, un saldo terrible para el Periodismo

Bogotá, 30 de diciembre de 2017. Por Luis Fernando García Forero. Foto: Ecos Media.-  Si la Libertad de Prensa es el pilar de la Democracia, el panorama mundial del 2017 revela que las libertades y derechos están en peligro de muerte.

Sólo en Venezuela cerraron 69 medios de comunicación social en 2017, en medio de una escalada de agresiones contra periodistas, denunció el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) en su balance anual. El listado incluye 46 radios, tres cadenas de televisión y una veintena de periódicos. Estas cifras se suman lo realizado en los 18 años del Chavismo.

El SNTP registró 498 agresiones y 66 detenciones contra periodistas este año y atribuyó al gobierno de Nicolás Maduro la “intención” de “silenciar, a cualquier precio, el descontento por la cada vez más crítica situación económica y social”, con hiperinflación y escasez aguda de alimentos y medicinas.

Si se ubica la lupa en México, la violencia no da tregua. Catorce periodistas fueron asesinados en lo que va de 2017. Los crímenes aún no están resueltos. Todos han sido atacados a sangre fría y muchos han sido asesinados en plena calle en presencia de sus familiares.

La situación de la prensa en México preocupa al mundo. A pesar de que se ha creado un mecanismo de protección a periodistas y una fiscalía especial para delitos contra comunicadores, aún se requieren “pasos audaces” en medio de una creciente violencia, advirtieron relatores internacionales de libertad de expresión de la ONU y la CIDH. Los asesinatos no cesan.

Desde otra perspectiva, se observa la tendencia al cierre de medios por los grandes grupos económicos. Postmedia y Torstar, dos de los principales grupos canadienses de prensa, anunciaron que 34 periódicos locales se cerrarán definitivamente, incluidos los gratuitos Metro Ottawa y Metro Winnipeg, quedando 300 empleados sin trabajo.

Freedom House reportó un incremento de la manipulación y censura de información en las redes sociales en la mitad de los 65 países evaluados por su último informe, los cuales representan el 87% de los internautas en el planeta.

En Ukrania, desde el 2014, ha aumentado el maltrato contra los periodistas. Existe un creciente número de secuestros en los alrededores de Sloviansk, una ciudad al este y han desaparecido o han sido tomados como rehenes algunos reporteros y periodistas que han denunciado la corrupción de los gobernantes.

El Presidente Tayyip Erdogan de Turquia, desde hace más de cinco años, inició una etapa de censura a la libertad de pensamiento. Uno de sus ataques contra la noticia libre constituyó el arresto de 42 periodistas, entre los cuales está Erkan Ilicak, director de información del diario Ozgur Dusunce y el presentador de noticias de la TV-Can Erzincan Erkan Akkus.

Además, en ese país,  tres agencias de prensa, 45 diarios, 16 cadenas de TV, 23 estaciones de radio, 15 revistas y 29 editoriales fueron clausuradas.

En el último trimestre del año, la crueldad ejercida contra los periodistas superó a las armas y utilizó las bombas. Ese es el caso de Daphne Caruana Galizia, una periodista cuyas investigaciones sobre la corrupción fueron fundamentales en los conocidos como Papeles de Panamá, quien fue asesinada en Malta al explotar una bomba en su automóvil.

Sus revelaciones más recientes señalaron al Primer Ministro de Malta, Joseph Muscat y a dos de sus ayudantes más cercanos como conectados a compañías extraterritoriales vinculadas con la venta de pasaportes malteses y pagos del Gobierno de Azerbaiyán.

Hay una escalada de violencia contra el periodismo. Y ojalá el 2018 traiga la justicia necesaria para no sólo superar la impunidad ante la violencia a los periodistas, sino el respeto de los DDHH de los trabajadores de los medios y redes y de la libertad de expresión, pilar de la verdadera democracia.