Principales

Pensionados le siguen ganando la partida al Presidente Santos

Bogotá, D.C, 8 de diciembre de 2017.- Redacción Ecos.- Otro revés legislativo tuvo el Presidente Juan Manuel Santos en el Congreso de la República: el Senado le negó las objeciones para que se rechazara la reducción del 8 % en los aportes de salud de los pensionados, lo que significa que si la Plenaria de la Cámara decide lo mismo, sería la Corte Constitucional la que defina en ultima instancia sobre el tema.

Fueron 53 senadores y ninguno en contra que se negaron a aceptar la petición del Gobierno. La mayoría de congresistas argumentaron su voto señalando que es una injusticia con los pensionados de Colombia que le entregaron su vida al trabajo y al servicio del Estado, para que ahora con una ley que se aprobó y que fue prometida por el presidente Juan Manuel Santos, para que lo reeligieran, “ahora les amarre conejo”.

El Presidente le había manifestado a los pensionados del país en junio del 2014 que “Sé que un anhelo de todos los pensionados es que se reduzca la contribución a la salud, hay un proyecto de ley, y voy a apoyarlo. Eso, en plata blanca, quiere decir que se aumentan sus ingresos”.

Sin embargo el jefe de Estado cambió de parecer y le dio la espalda a ese importante sector de la sociedad colombiana, negando la decisión de Congreso cuando aprobó que se redujeran los aportes del 12 % a 4 % la cotización a salud de los pensionados del país.

“Las objeciones presentadas no tenían ningún fundamento, por eso la plenaria del Senado las negó”, aseguró el senador del Polo Democrático Alexander López quien lideró el proyecto que beneficia a cerca de un millón 400 mil pensionados.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, manifestó que esta decisión perjudicaría las finanzas de la nación, pues se generaría un déficit de unos tres billones de pesos, que se destinan para la salud de unos 3 millones de colombianos, a través del régimen subsidiado de salud. 

Sin embargo el Senado hizo caso omiso a ese argumento y rechazó las objeciones. Si la plenaria de la Cámara aprueba lo mismo, la Corte Constitucional tendría la última palabra.