Principales

La jugada más grande desde el poder es apostarle a la paz: Orlando Velandia Sepúlveda

Bogotá, D.C, 30 de noviembre de 2017. Por Luis Fernando García Forero. Foto Carolina Peña.- El Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos habló con Ecos. Con precisión meridiana abordó nuestras inquietudes sobre uno de los sectores económicos más complejos de la Agenda Pública, la Gestión del Oro Negro, tan polémico como importante para construir un país sostenible a largo plazo.

Como cultor de uno de los mecanismos más efectivos de la negociación, el diálogo, Orlando Velandia Sepúlveda definió con realismo, visión y esperanza el futuro de Colombia en tiempos de Paz, desde un sector que conoce muy cercanamente los costos del conflicto armado en el entorno, en su capital humano y en las inversiones del campo de los hidrocarburos.

Con una mirada optimista, por los logros alcanzados, en plena crisis de los precios del crudo, Velandia Sepúlveda nos respondió.

ECOS: ¿Qué impacto ha tenido el Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc en el mercado de hidrocarburos?

OV: He estado en varios países del mundo promoviendo todo el tema de nuestro proceso de asignación de áreas y la lectura que tienen las compañías y aún los inversionistas sobre los beneficios del proceso de paz, la gente en Colombia no lo dimensiona. Una industria que ha tenido que lidiar de frente con toda la crudeza del conflicto armado. Vivir en carne propia la afectación de sus inversiones por atentados, secuestros, muerte de sus ingenieros y trabajadores, sabiendo que en las zonas donde ellos estaban eran poseedoras de unos importantes potenciales. Sabían que no se podían acometer estos trabajos por el sin sentido conflicto armado. Luego ellos celebran mucho esto. Creo que las primeras señales de interés en inversión en Colombia, ahora en un entorno de paz, son evidentes y palpables.

ECOS: El éxito del posconflicto depende mucho del desarrollo en las regiones. ¿Qué papel juega la ANH en ese proceso de integración regional para el desarrollo y el logro de mejores resultados en el posconflicto?

OV: Diseñamos hace tres años la estrategia territorial de hidrocarburos que nos ha dado excelentes resultados. Las comunidades han podido tomar más parte en las decisiones de inversión de las compañías. Se han articulado proyectos de mayor impacto en las regiones y porque en cierta forma nos ha permitido generar un mecanismo de articulación y de mejor diálogo en las localidades donde se explota. Con el posconflicto tenemos que fortalecer esa estrategia, aprender de los bueno que hemos hecho, fortalecerlo y mejorarlo en algunos aspectos.

ECOS: El desarrollo sostenible será más factible en municipios que tienen la actividad de hidrocarburos, esto lo han manifestado muchos analistas del sector. También señalan que es de suma importancia para el PIB. ¿Qué planes tiene la ANH para empoderarse directamente de esos espacios y lograrlo a nivel regional?  

OV: Tanto la ANH, sus funcionarios y la industria, han hecho presencia histórica en estas regiones y en muchos casos se convirtió casi en la única institucionalidad que veían en esas localidades de alto conflicto. Tenemos que aprovechar ese conocimiento que se tiene de esas comunidades y a través de un diálogo eficiente, sincero, podernos involucrar directamente en el resurgir, en las inversiones sociales que se requieran y de un mejor proceso de fortalecimiento de la presencia del Estado. En esas regiones muchas veces el Estado no ha estado.

ECOS: Se ve que recorre las regiones y las localidades. ¿La ANH no da un paso atrás para estar también en las soluciones sociales de esas comunidades?

OV: No lo hemos dado ni lo vamos a dar. Algo que hemos aprendido en todo este proceso es saber que el diálogo nos acerca y esa es la palabra que tenemos implícita en el lenguaje institucional: dialogar con las comunidades. Nos falta mucho por hacer, pero creo que hemos empezado a aprender y entender la importancia del diálogo.

ECOS: ¿Qué perspectiva desde el punto de vista de la ANH tiene el negocio de hidrocarburos en nuestro país?

OV: Mucho por hacer, tenemos importantes cuencas que no la hemos explorado con rigor y hasta tanto no acometamos estas labores de exploración y de conocimiento, no vamos a descartar si tenemos o no hidrocarburos. Creemos que hay muchísimo petróleo por descubrir, mucho por sacar, eso sí bajo los parámetros técnicos y ambientales y con un buen entendimiento con las comunidades.

ECOS: En ese aspecto usted ha sido un líder del sector en destacar que debe haber un diálogo sincero  con las comunidades para que se les diga la verdad en el tema de la exploración y explotación de hidrocarburos. ¿Cree que es parte de su éxito en la gestión al frente de la ANH?

OV: Gran parte de mi agenda y desde que estoy en la ANH lo he dedicado a escuchar a las comunidades. La verdad no hay proyectos viables en territorios fallidos. Si hay una circunstancia de animadversión por parte de las comunidades,  por errores que se hayan cometido, por temores que se puedan generar, de nada sirve que tengamos prospectividad, que haya compañías interesadas, que necesitemos el petróleo. Las comunidades son importantes en esto. Aprendimos que hay una nueva forma de arreglar nuestros conflictos. Ya no es por la vías de las armas sino con el dialogo y eso hay que fortalecerlo.

ECOS: En su gestión está la Responsabilidad Social Corporativa, ha sido un frente oportuno de la ANH: ¿Qué inversiones sociales se tienen por parte de la ANH para el 2018?

OV: Hay un gran potencial de recursos de inversión social que se tiene previsto para el año entrante. Lo que queremos es que esas inversiones se maximicen, que apunten a proyectos de mayor impacto en las regiones. Estamos haciendo un trabajo conjunto con los líderes comunales, con los alcaldes, las autoridades, para que busquemos que los recursos de inversión social no se atomicen y si vayan a financiar proyectos de alto impacto.

ECOS: ¿Qué prioridades debe tener en la agenda energética del país el próximo Presidente que elijan los colombianos en mayo del 2018?

OV: Entender la importancia de los hidrocarburos. Nadie le apuesta a que esto hay que explotarlo. Lo vamos a hacer, pero bien, con lo que establece nuestra legislación.

ECOS: ¿Colombia no se puede dar el lujo de no aprovechar esos recursos?

OV: Sabemos que los hidrocarburos no son un recurso infinito, pero debemos aprovechar los que tenemos. El llamado: hacer unas inversiones adecuadas para fortalecer otros sectores de la economía con los recursos que nos quedan. Si hay una tarea pendiente por hacer es que no hemos hecho la adecuada reinversión de los recursos para fortalecer otros sectores de la economía. Aprovechemos estos años que nos quedan de reservas, para hacer ese trabajo que no hemos hecho. No podemos decir de manera irresponsable que no vamos a aprovechar esos recursos y que vamos a cambiar el modelo económico. Eso no se cambia de la noche a la mañana.

ECOS: Lamentablemente el trancón legislativo tiene atrasado los proyectos de implementación de los Acuerdos de Paz. Esto incide en el desarrollo del posconflicto. ¿Qué llamado le hace al Congreso desde su sector, para avanzar en el tema de la paz?

OV: La jugada más grande desde el poder, es apostarle a la paz. La paz es un patrimonio de todos los colombianos y el beneficio es total. Cuando entendamos eso, se acabarán tantas mezquindades políticas. Los beneficiarios de la paz somos todos los colombianos, desde el más encopetado y prestigioso empresario, hasta el más humilde de todos los colombianos. Todos recibimos el beneficio de la paz. Hay que pensar y actuar por el interés general.

ECOS: ¿Ha tenido eco y repercusión su gestión en la ANH? 

OV: Recibimos la entidad en un año muy crítico, con unos precios muy bajos, con la actividad exploratoria por el suelo, oposición social muy fuerte, pero terminamos este segundo año con unos mejores indicadores. Es resultado de una labor conjunta del Gobierno Nacional, Ministerio de Minas y del mismo Congreso que nos ha ayudado cuando hemos ido a buscar incentivos para atraer más inversiones. Todo esto en cabeza del Presidente que siempre ha estado generando todos los mecanismos de diálogo, buscando los elementos necesarios para que Colombia siga siendo competitiva a nivel internacional y que las finanzas públicas sigan gozando de buena salud pese a las adversidades, gracias a esta industria que es tan importante.