Personaje

Cristo y su carta de presentación al servicio del Estado

Por Luis Fernando García Forero. Foto: La Opinión.- Quienes asistieron al homenaje al ex ministro Juan Fernando Cristo en Bogotá, expresaron las calidades, cualidades políticas y de hombre de Estado del Expresidente del Congreso, pero susurraron por no escuchar su aspiración a la Presidencia de la República, pese a que dijo en la apertura del evento, que sólo se referiría a su paso como Ministro del Interior, donde el tema del proceso de paz fue el contexto de su labor en dicha cartera.

Más de 2000 mil personas asistieron a la sede del cubo de Colsubsidio en la Carrera 30 con calle 53 de la capital de Colombia, donde su familia, el expresidente Cesar Gaviria, el exjefe negociador del proceso de paz, Humberto De la Calle; el copresidente del Partido Liberal Horacio Serpa; ministros, exministros, senadores y representantes de todas las colectividades; el Contralor, la senadora Claudia López quien controvirtió en muchas ocasiones con Cristo en el Congreso, así como cientos de víctimas del conflicto armado, funcionarios públicos, entre otros,  llenaron el recinto.

Alcaldes, gobernadores no faltaron. Antitaurinos, representantes de las diferentes iglesias, obispos, curas; afros, sindicalistas, campesinos, comunidad Lgtbi; se sumaron al reconocimiento de Juan Fernando Cristo.

Los primeros en darle apertura al evento fueron las víctimas. Una de ellas, precisamente quien hizo las veces de presentadora, llegó desde Los Montes de María e inauguró el homenaje diciendo: “gracias doctor Cristo porque cuando nos cerraron las puertas, usted nos abrió su corazón”.

Seguidamente habló el exministro Yesid Reyes, despúes Liliana Pachané, indígena del Cauca; el exsindicalista y ex ministro Lucho Garzón, una representante de los afrodescendientes, entre otros compatriotas.

Cristo haciendo uso de un micrófono de diadema y recorriendo la tarima de izquierda a derecha y viceversa, inició su disertación con una fluidez, al punto, que su extraordinaria memoria le daba velocidad a sus palabras sin que le fallaran temas, espacios y cifras, de lo que fue su paso por la cartera política, incluyendo las reuniones en La Habana con el equipo negociador del Gobierno y las Farc.

"Quiero invitar a los colombianos, los que votaron por el Sí, a los que votaron por el No, a los que no salieron de sus casas a votar seguramente convencidos de que el Sí ya había ganado, a los que votaron por el No porque tenían dudas sobre los acuerdos de paz, (…) a cumplir lo que falta, y que lo que se haga sobre el futuro, sea sobre la base de un país sin guerra", afirmó el homenajeado y dirigente liberal Juan Fernando Cristo.

Insistió en que todavía restan iniciativas importantes que requieren el respaldo de senadores y representantes a quienes les pidió que persistan en aprobar esas normas, "porque los acuerdos que firmamos hay que cumplirlos, primero que todo porque si queremos garantizar una paz sostenible y duradera hacia el futuro, tenemos que hacer las transformaciones políticas y sociales que requiere el país y esas políticas están en esos proyectos de ley y de acto legislativo que van a beneficiar a la sociedad colombiana".

Fue claro en referirse a su trabajo al frente del Ministerio del Interior porque permitió sacar adelante una agenda legislativa "reformista, progresista y en favor de la paz, pero también mantener un ministerio de puertas abiertas, generando confianza entre las comunidades más vulnerables, además de lograr una importante inversión en la infraestructura para la seguridad y la convivencia en las distintas regiones”, señaló Cristo.

Destacó lo que se consiguió con la Reforma al Equilibrio de Poderes. Lamentó las decisiones de la Corte Constitucional, como la eliminación del Tribunal de Aforados. "Tanto esta instancia, como el Consejo de Gobierno Judicial que se pretendía crear, hubiesen sido instrumentos que permitirían revivir la credibilidad de la ciudadanía en la justicia".

Fue un discurso rodeado de la necesidad de la reconciliación en Colombia. Recordó dos aspectos negros y tristes en su vida: la muerte de su padre asesinado por el ELN en Cúcuta en agosto de 1997, y el 2 de octubre del 2016, cuando se perdió el referendo por la paz.

Para el exministro Cristo el perdón y resarcir a las víctimas son los fundamentos del camino de la reconciliación para alcanzar una paz verdadera y duradera, teniendo como presente la implementación de lo acordado en la firma del fin del conflicto y la realización de las principales reformas para lograr la convivencia.

En ese sentido hizo un reconocimiento al Presidente Juan Manuel Santos al afirmar que el jefe de Estado se la jugó con todo y por encima de todo, pese a los críticos y enemigos políticos, para lograr el fin del conflicto y la reconciliación.  

Un discurso cuyo final no fue el de lanzar su precandidatura sino una invitación a los pesimistas y que votaron por el No al Acuerdo con las Farc para que le den una oportunidad a la búsqueda de la convivencia.

Por ahora sus seguidores sólo esperan que recorra el país y decida su aspiración a la Presidencia de la República con el objeto de seguir defendiendo y trabajando el legado de su ex jefe y mandatario de los colombianos: la paz.

7 años de logros y equivocaciones de Santos

Por Luis Fernando García Forero. Foto SIG.- “Este lunes comienza mi último año de gobierno. Hemos llegado a este punto luego de un camino de siete años, marcados por grandes retos e importantes logros, también algunas frustraciones y tareas pendientes, siempre buscando mejorar la vida de los colombianos”.

De esa manera se refirió el Presidente Juan Manuel Santos a todos sus compatriotas en una alocución televisiva cuando este lunes siete de agosto comienza su carrera final en su último año de gobierno y donde fue contundente en señalar que ha tomado decisiones difíciles y hasta impopulares, pero según él, “todas necesarias”.  Pero fue más allá y en tono reflexivo señaló: “También, sin duda, me he equivocado...”

No fue esquivo en aceptar sus equivocaciones por eso en su disertación fue sincero en resaltar que algunos colombianos lo han llamado terco o testarudo, pero aseguró que toma decisiones como jefe de Estado porque su norte es hacerles frente a los problemas del país. “A retos que, por una u otra razón, no se habían resuelto, y que nos estaban impidiendo construir una mejor Colombia”.

La paz

Se refirió principalmente a su capital político: la paz, para cambiarle la vida a los colombianos que padecían la violencia día tras día. “Le apostamos al futuro, enfocándonos en ampliar el acceso a la educación y mejorar su calidad; también nos la jugamos por darles un techo a cientos de miles de familias en el país; e invertimos en proyectos de infraestructura que están transformando para bien las vidas de los colombianos”.

Fue enfático en destacar que los colombianos hoy pueden sentirse orgullosos, por ser un país donde se construye paz, pero resaltó que es consciente que “todavía hay muchos colombianos que pasan necesidades y no la tienen fácil para salir adelante”.

Sostuvo que la inseguridad es uno de los temas que más les preocupa y precisó que “el tema del empleo ha sido, es y seguirá siendo una prioridad. A pesar de los avances, sé que en muchas familias hay personas que buscan un trabajo digno y no pueden conseguirlo”.

Se refirió a los retos en temas sociales que forman parte del posconflicto para lograr la verdadera y duradera paz en  Colombia. 

El manjar político de Santos fue haber logrado el fin de la guerra con las Farc, hecho que le dio nombre y lo llevó a ser el Nobel de la Paz. Con eso ya queda en la historia como el mandatario que logró a través de la solución política terminar el más largo conflicto en América Latina, y aún más, como un país que a través de una justicia especial: transicional, es y será modelo y ejemplo, para lograr la pacificación de otros países que no cesan la violencia armada.

Tributo al Padre Miguel D'Escoto

Por Redacción Ecos: Foto: F&S Arts.- El Presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas,  Peter Thomson, recordó en un merecido homenaje, la figura del Padre Miguel D'Escoto Brockmann y le describió como una persona que dedicó su vida a la justicia social y al servicio de los pobres y marginados del mundo.

Thomson encabezó una ceremonia celebrada este viernes en la sede de Naciones Unidas en Nueva York, en memoria del sacerdote y ex canciller nicaragüense fallecido el pasado 8 de junio en Managua, donde recalcó los retos que tuvo que afrontar D'Escoto como Presidente de la Asamblea entre los años 2008 y 2009, entre ellos,  la crisis financiera global.

Asimismo, el alto funcionario destacó su apasionada defensa del multilateralismo y su visión como precursor de los Objetivos de Desarrollo Sostenible siete años antes de su aprobación.

“Debemos ser lo suficientemente valientes como para desafiar las enormes desigualdades que existen en nuestro mundo. Y, por muy poco atractivo que parezca, este mundo requiere de nuestros sacrificios. Debemos reordenar nuestras prioridades si queremos cumplir las promesas de seguridad y bienestar que millones de personas nos han encargado”, dijo Thomson citando a D’Escoto.

Por su parte, la embajadora nicaragüense ante la ONU, María Rubiales de Chamorro, se refirió al sacerdote como un líder espiritual, un formidable representante del pueblo de Nicaragua y de todos los pueblos de la Tierra que claman justicia.

La representante permanente también remarcó su faceta como defensor del Derecho Internacional y de la Igualdad de los Estados, y recordó su anhelo de ver a árabes y judíos alcanzar la paz en Oriente Medio.

“Ese es el carácter, la actitud de Miguel. Y ese es el legado que nos deja: enfrentarnos a todos los desafíos y a todos los retos con fe. Y de la fe es que viene la fortaleza, la firmeza, la consecuencia, la capacidad de mantenermos caminando. A pesar de los retos, a pesar de las dificultades, caminando, con la esperanza y la confianza en las victorias que vamos construyendo paso a paso”, dijo Chamorro.

El Padre Miguel D'Escoto Brockmann siempre vivirá en la Memoria de las Naciones que luchan por la Equidad y Justicia Sociales.

Liu Xiaobo viajó a la eternidad

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: S&S.- Los regímenes totalitarios temen el poder de la asociación y de las ideas libres, porque que son poderosas herramientas para exigir el derecho a la libertad. Ese fue el delito que Liu Xiaobo cometió y el Gobierno Chino denominó "socavar la autoridad del Estado". Con él murió un importante crítico del Partido Comunista de China, un intelectual comprometido y un activista de los DD.HH sin dobleces.

Liu Xiaobo fue un verdadero ciudadano. Un hombre con visión y con una misión con su país. No se dejó intimidar por el todopoderoso Partido Comunista. Con una insistencia admirable, se mantuvo firme en su opinión que la Democracia, la Separación de Poderes y el Estado de Derecho eran mejores para China que la Dictadura Unipartidista del Partido Comunista.

Este profesor de literatura y famoso traductor era consciente de que esa postura le traería problemas. "Perder la libertad es uno de los riesgos profesionales de la disidencia”, explicó en una entrevista antes de los Juegos Olímpicos de Pekín, momento en que las autoridades chinas se mostraban más abiertas con los medios extranjeros.

Desde la década de los 90, Xiaobo conoció la prisión. La primera vez, después de la violenta represión del Movimiento Democrático Chino, en junio de 1989. Liu había regresado de una estadía de investigación en EE.UU. Quería formar parte de este movimiento.

En la noche del 3 al 4 de julio de 1989 Xiaobo tuvo un papel crucial cuando negoció la salida pacífica con un grupo de estudiantes que se manifestaba en la Plaza de Tiananmen. Consiguió que no hubiese más víctimas por los ataques del Ejército contra su propio pueblo, pero esa masacre lo marcó. Como superviviente, consideró que tenía el deber moral de luchar para hacer justicia con los fallecidos. "No puedo evitar tener un sentimiento de obligación con las víctimas”, comentó en 2007.

En diciembre de 2008, Liu Xiaobo publicó junto a otros 300 Intelectuales y Activistas Chinos la Carta 08, un manifiesto para pedir reformas democráticas por medios pacíficos. Entre ellas, se mencionaban 19 medidas destinadas a mejorar la situación de los DD.HH. en China.

Por ejemplo, un sistema judicial independiente, el respeto a la libertad de asociación y el fin del sistema de partido único. Para el régimen fue un ataque frontal, considerado aún más grave por el hecho de que estuviese firmado por intelectuales de signos muy diferentes.

Pocos días después, Xiaobo fue detenido como el impulsor principal. No pudo contar con jueces independientes y un 25 de diciembre fue condenado a 11 años de prisión por "incitar a la subversión”.

Según John Kamm, fundador del grupo de asistencia legal Dui Hua de EE.UU, Xiaobo recibió la pena más larga desde que se introdujo el delito de incitación a la subversión en 1997. El director del proceso anunció del veredicto el 25 de diciembre de 2009. Una fecha en la que las autoridades chinas sabían que los corresponsales extranjeros estarían en su casa por Navidad y habría menos titulares negativos.

En febrero de 2010, todo el mundo pudo leer la respuesta de Liu Xiaobo a su detención, juicio y veredicto en un ensayo: "Quiero decirle al régimen que me privó de libertad que no tengo enemigos”.

En esa afirmación, este intelectual chino incluía explícitamente a jueces, policías y fiscales: "No acepto su supervisión, su detención, sus juicios, pero respeto su trabajo y su persona…” Liu también escribió contra el odio: "El odio corroe la sabiduría y la conciencia de una persona. El pensamiento de enemistad puede envenenar el espíritu de una nación, destruir la tolerancia y la humanidad, y bloquear el camino al progreso y la democracia. Espero ser capaz de poder enfrentarme a la hostilidad del régimen con las mejores intenciones y calmar el odio con el amor”.

Este texto fue leído durante la que quizás sea su "presentación" más conocida: una silla vacía que representaba a este preso político en el podio, en la entrega del Premio Nobel de la Paz en 2010. El Comité Noruego de los premios le concedió el galardón por su larga y pacífica lucha por los DD.HH. fundamentales en China”. A la ceremonia tampoco pudo viajar su mujer, Liu Xia, que se encuentra en arresto domiciliario desde 2010.

Las peticiones para que el gobierno chino libere a los disidentes enfermos no tuvieron éxito. A finales de junio de 2017, Liu Xiaobo pudo salir de la cárcel para ser hospitalizado inmediatamente por un cáncer de hígado en fase terminal. Según su abogado, le concedieron la libertad condicional para el tratamiento médico.

Sin embargo, ni a él ni a su mujer les permitieron salir al extranjero para someterse a tratamiento. Liu Xiaobo murió de cáncer a la edad de 61 años.

El Ministerio de Exteriores Chino rechazó las críticas recibidas por otros Gobiernos tras la muerte del escritor y activista disidente y les exigió que no se entrometan en cuestiones internas del país, informaron medios estatales.

Los países que criticaron a Pekín por su actuación respecto al activista disidente, según la Dictadura China deben respetar la "Justicia y Soberanía del país", dijo un portavoz del Ministerio citado por la agencia de noticias Xinhua. La gestión del caso es "un asunto interno y otros países no están en posición de hacer observaciones inadecuadas", recalcaron.

La Directora de HRW para China, Sophie Richardson, expresó los que todos sentimos: "aunque el Gobierno Chino actúa con una arrogancia, crueldad e insensibilidad estremecedoras, la lucha de Liu Xioabo por una China Democrática, donde se respeten, los DD.HH., seguirá viva".

Adiós a Simone Veil

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Media S&S.- Este viernes murió uno de los personajes femeninos más interesantes y controvertidos de la segunda mitad del siglo pasado: Simone Veil, quien partió a la luz, en su casa de París, a los 89 años.

Fue una de las líderes femeninas fundamentales para entender la lucha, siempre pendiente, por los DD.HH. y plenos de las mujeres en el mundo. Destacó por su extraordinaria labor en política, tanto nacional como internacional.

Veil fue la primera mujer que fue elegida Presidenta del Parlamento Europeo, en 1979. Considerada, además, como una figura del Feminismo, tras despenalizar el aborto en Francia en 1974, como Ministra de Sanidad.

Esta destacada líder nació el 13 de julio de 1927 en Niza, con el nombre de Simone Annie Jacob, en el seno de una familia judía y, según cuenta en su autobiografía, aunque vivían lejos de todas las sinagogas, su padre, arquitecto de profesión "reivindicaba su pertenencia a la comunidad judía, pero no por razones religiosas, sino culturales".

Veil, superviviente como adolescente judía al campo de exterminio nazi de Auschwitz, fue detenida por la Gestapo en 1944, con buena parte de sus familiares, algunos de los cuales (sus padres y un hermano) no sobrevivieron al arresto.

Empezó a coquetear con la política, desafiando a su época y abriéndose un espacio meritorio en el gobierno francés, asumiendo cargos de alta responsabilidad, a su egreso universitario.

Estudió derecho y ciencias políticas, donde conoció a su marido, Antoine Veil, con el que contrajo matrimonio el 26 de octubre de 1946 y con el que tuvo 3 hijos.

Había trabajado como alta funcionaria en la magistratura hasta que, en mayo de 1974, el recién elegido presidente, Valéry Giscard d'Estaing, la nombró Ministra de Sanidad, un cargo en el que fue conocida por la "Ley Veil", que despenalizó la interrupción voluntaria del embarazo, legalizó el aborto y el acceso a los anticonceptivos.

En la defensa de esa ley ante el Parlamento, Veil se enfrentó a una oposición particularmente dura de la derecha, con algunos diputados que le llegaron a reprochar que apostaba por el genocidio con un comportamiento similar al de los nazis.

Veil, elegida por unanimidad como Presidenta, estuvo de 1979 a 1982, al frente de la Eurocámara, en un momento histórico para la Comunidad Europea, ya que a partir de ese momento los miembros serían elegidos por sufragio universal.

A su salida del ente comunitario, volvió a un puesto ministerial como titular de Sanidad y Asuntos Sociales, en el Gobierno del Primer Ministro Edouard Balladur, entre 1993 y 1995. Además, fue miembro del Consejo Constitucional entre 1998 y 2007 y entró a formar parte de la Academia Francesa en 2008.

En el 60 aniversario de la liberación del campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, en 2005, Veil volvió al campo para realizar un discurso de homenaje a las víctimas y en denuncia de los horrores de la guerra.

Aquel mismo año Veil fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional la defensa de la libertad, la dignidad de la persona, de los derechos humanos, la justicia, la solidaridad y el papel de la mujer en la sociedad moderna.

En 2008, ganó el Premio Carlos V, otorgado por la Fundación Academia Europea de Yuste, en honor a "sus reconocidos méritos en la lucha por el avance de la igualdad de las mujeres".

En una de las primeras reacciones sobre el fallecimiento de Simone Veil, el Presidente Francés, Emmanuel Macron, en un mensaje en su cuenta de Twitter envió su pésame a la familia y dijo esperar que Veil "pueda con su ejemplo inspirar a nuestros compatriotas, a que encontrarán lo mejor de Francia".

Combatir el terrorismo con contundencia

Por SIG.- Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Francia, Emmanuel Macron, coincidieron en afirmar que hay que combatir el terrorismo con contundencia.

El gobernante colombiano, que se reunió con su colega francés en el Palacio del Elíseo pocas horas después de comenzar su visita oficial y dijo que llegó a Francia con la “buena noticia” de que en Colombia la guerrilla está entregando las armas, luego de un proceso en el que Francia ha dado su decidido apoyo.

“Esta es la primera vez que vengo desde una Colombia que está en paz”, expresó el Mandatario colombiano, que es también el primer presidente en hacer una visita oficial a Francia desde que tomó posesión Emmanuel Macron.

Se refirió al atentado ocurrido en Bogotá el pasado sábado, en el que murieron tres personas (una de ellas de nacionalidad francesa) y reiteró que “no hay bombas que dobleguen la voluntad de un pueblo unido”.

Subrayó que “el terrorismo se combate con templanza, con resiliencia, con contundencia. Eso les sobra a nuestros pueblos, al pueblo francés y al colombiano y así tendremos que continuar”, dijo.

Comentó que “Francia ha sido nuestra aliada para buscar la paz, y es nuestra aliada y está siendo nuestra aliada en la consolidación de la paz, en esta nueva etapa del posconflicto”.

El Jefe de Estado fue recibido con música colombiana al llagar al encuentro bilateral, luego de los honores militares en el Palacio de los Inválidos.

“Muchas gracias por su generosidad por recibirnos de esta forma tan esplendida, con el día más largo comienzo del verano y el día de la música, oír música colombiana entrando a este palacio es realmente algo que nos llena de alegría los corazones”, sostuvo.

El Presidente de Colombia reconoció el respaldo de Francia al país en el Fondo Fiduciario de la Unión Europea y como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

También agradeció el apoyo francés al programa de desminado.

Así mismo, felicitó al Presidente Macron por los recientes resultados electorales que garantizan la gobernabilidad en Francia.

“Usted, con una propuesta más pragmática que ideológica, busca consolidar una Francia moderna y progresista, adalid en la defensa de los derechos humanos y del valor de la tolerancia. Y ese es el liderazgo que necesita el mundo”, señaló.

Afirmó que su gobierno ha buscado cerrar las brechas sociales en Colombia.

“El mundo está cansado de los extremismos y los fanatismos políticos, religiosos y de todo orden, de los nacionalismos y los chauvinismos, de los dogmas y las doctrinas mesiánicas. En eso, Presidente Macron, nos identificamos plenamente”, agregó el Presidente Santos.

Consideró que “este es el momento de reemplazar la política del miedo, el odio y la exclusión, por una nueva política que tienda puentes, incluya y construya”.

Además, agradeció a Francia el apoyo a la aspiración de Colombia de ingresar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), que precisamente tiene su sede en Paris.

“Nos identificamos también en la necesidad de salvar el planeta a través de combatir los efectos del cambio climático”, continuó el Mandatario de Colombia, en alusión al Acuerdo de París.

“Y quiero decirles que también el Congreso aprobó ese tratado la semana pasada por unanimidad”, destacó.

“El cambio Climático es una realidad, una realidad que tenemos que afrontar y que vamos a hacerlo juntos Francia Colombia y todos los países que sabemos que esto lo que representa es un esfuerzo por salvar la humanidad”, puntualizó.

Por último se refirió al Año Colombia-Francia, que esta semana empieza su segunda temporada, esta vez de la cultura colombiana en tierra francesa.

“Ahora es nuestro turno de traer a Francia lo mejor de Colombia desde hoy hasta diciembre y vamos a estar presentes en 19 ciudades. Serán cientos de proyectos culturales, artísticos, de gastronomía, de turismo, de educación, para que nuestras naciones se conozcan más y así se quieran más”, dijo. 

“Cuente con Colombia para construir un mundo mejor, cuente con Colombia para todos sus propósitos, aquí tiene un gran amigo y un país amigo”, finalizó el presidente Juan Manuel Santos.

Murió Helmut Kohl

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Ecos Media.-  Kohl fue "el Canciller de Hierro", "Herr Doktor" o "el Canciller de la Unidad", como nombraron a Otto von Bismarck en 1871. Pero, sobre todo para los alemanes fue "el Coloso", no sólo por sus 1,93 metros de estatura y sus 150 kilos de peso, sino porque Helmut Kohl, era un gigante de la política europea, que realizó la reunificación de su país y aceleró la construcción europea. Kohl murió el viernes a los 87 años, en su casa de Ludwigshafen, en el sudoeste de Alemania.

"Uno más uno es uno", se cansó de repetir en 1990 el hombre que fue jefe de gobierno alemán durante 16 años, cuando perseguía su sueño de unificación nacional. Con él, desaparece el último "monstruo sagrado" de la historia política del siglo XX.

Kohl nació el 3 de abril de 1930 en el seno de una familia de modestos católicos renanos. Su padre, empleado de impuestos, abandonó los "cascos de acero" cuando ese movimiento de ex combatientes nacionalistas juró fidelidad al nazismo. Su hermano mayor, paracaidista, cayó en el frente durante la Segunda Guerra Mundial.

A los 15 años, en presencia del Führer, Helmut se vio obligado a incorporarse a las Juventudes Hitlerianas, pero hizo de la unificación de su país y de Europa el objetivo de su vida.

Cuando apenas tenía 17 años Kohl se incorporó al Partido Unión Demócrata Cristiana (CDU), creado sobre las ruinas del nazismo y que reunió, por primera vez, a protestantes y católicos.

A los 25 años, a punto de terminar un doctorado en Historia, entró al comité directivo de la CDU en Renania-Palatinado. Diputado cuatro años después, en 1969 se convirtió en el jefe de gobierno más joven de ese Estado regional y en 1973, en presidente de la CDU.

"Terminarás por ser canciller", le predijo entonces Bruno Heck, secretario general del partido. Otros no pensaban lo mismo. "Kohl nunca será canciller. La profecía quedó hecha trizas en 1982 cuando, luego de algunos fracasos previos, Kohl consiguió instalarse en la cancillería.

Como su amigo François Mitterrand, el entonces presidente francés, Kohl gobernaba por el placer de ejercer el poder. Con su estilo franco y reactivo, marcó la vida política alemana y europea. "Cuando se ocupa una alta función política, el carácter es con frecuencia más importante que el conocimiento o la inteligencia", solía decir.

Kohl simbolizaba el alemán promedio y provincial. Al igual que su discípula y heredera política Angela Merkel, la simplicidad fue la clave que le aseguró el éxito ante la opinión pública de su país. Frío en público, nunca escatimó esfuerzos en crear sólidas relaciones personales, compartiendo un sauna con el presidente ruso, Boris Yeltsin o una especialidad de su Palatinado natal con Mitterrand o Jacques Chirac.

En 1973, la revista Time lo incluyó entre los líderes políticos que podían "cambiar el siglo". Pocos años después, la reunificación alemana fue para él una ocasión única. En 1989, después de aplastar una tentativa de putsch dentro de su propio partido y en medio de sondeos catastróficos, el Muro de Berlín cayó el 9 de noviembre.

En plena visita de Estado a Polonia, el canciller regresó a su país para -según su expresión- ver "girar la rueda de la Historia". Exactamente 330 días después, el 3 de octubre de 1990, a los 60 años de edad, Kohl celebró en Berlín el acta de nacimiento de la nueva Alemania.

Europeo convencido, una vez en política participó activamente en la construcción del bloque, intentando dar vida al gran proyecto de los Estados Unidos de Europa. Uno de los padres del euro, consiguió imponerlo a una población alemana profundamente apegada al marco, la moneda nacional.

"Tal vez otro canciller hubiera sido capaz de acompañar la unificación de las dos Alemanias. Pero nunca la creación del euro. Él llevó el proyecto en brazos. Imperturbable, mantuvo su derrotero, sin jamás tomar en serio protestas o amenazas", recuerda un alto funcionario francés.

En 1986, junto a Mitterrand y a Jacques Delors, entonces presidente de la Comisión Europea, logró firma del Acta Única y en 1992 selló el Tratado de Maastricht. Asimismo, apoyó simultáneamente en favor de una nueva Ostpolitik (apertura al Este), con el fin de apoyar el desarrollo económico de los ex países comunistas.

Con el tiempo -que todo lo puede-, los alemanes terminaron por retirarle su apoyo. En 1998 perdió las elecciones legislativas y fue reemplazado por el socialdemócrata Gerhard Schröder. Después de 16 años de poder, su balance no era brillante: cuatro millones de desempleados y profundo descontento en los länder del Este: más del 17% de la población buscaba trabajo y el nivel de vida aún era sensiblemente inferior al de las regiones del Oeste.

Kohl quedará en la memoria de los europeos como el hombre que reforzó la reconciliación continental. Profundamente patriota, pero no nacionalista, el ex canciller hizo progresar el debate sobre los crímenes cometidos por el régimen nazi.

Austero, tenaz, laborioso, discretamente religioso e incluso irónico, el ex canciller sabía también ser un bon vivant. Así consta en el libro de sus memorias, donde escribió una frase digna de un epitafio: "Hay vida antes de la muerte y todo cristiano, protestante o católico, tiene derecho a gozarla".

Salud como Derecho Humano: Dr. Tedros/OMS

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Reuters.- El recientemente elegido Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, expresó que la salud como un derecho humano está en el centro de su visión para la organización que pronto dirigirá.

El ex Ministro de Salud de Etiopía, es el primer africano escogido para dirigir la OMS. Él superó a otros dos contendientes para el puesto al ganar 133 de los votos emitidos por los 185 estados miembros de la organización.

Tedros señala que la votación abrumadora le da la legitimidad que necesita para implantar su visión para la Organización Mundial de la Salud. Y él dice que el concepto de salud como un derecho humano estará en el centro de cualquier cosa que haga.

“La mitad de nuestra población no tiene acceso a cuidado de salud, cuidado de salud universal. Salud como un tema de derechos, un fin en sí mismo, salud como un medio para el desarrollo. Todas las vías deben conducir a una cobertura de salud universal y debe ser el centro de gravitación de nuestro movimiento” apunta contundentemente el nuevo alto personero de OMS.

Tedros, quien asume como Director General de la OMS el 1 de julio, expone que quiere lograr muchas cosas durante los próximos cinco años. Además de cuidado de salud universal, Tedros dice que otra gran prioridad es reformar la OMS, para hacerla mejor, una organización más sensible.

El Director General electo de OMS dice que la primera orden del día será fortalecer la capacidad de la OMS, para responder rápida y efectivamente a emergencias. Las epidemias pueden estallar en cualquier momento y la OMS debe estar preparada, agrega Tedros.

Agregó que otra cuestión importante es recuperar la confianza de los Estados Miembros de la OMS y garantizarles un mejor uso de sus contribuciones.

Aludiendo a la tradición etíope de llamar a las personas por su primer nombre, el nuevo Jefe de la OMS pidió a la prensa que le llamara solo Doctor Tedros y conversó con periodistas globales en Ginebra sobre los retos que enfrenta la Organización.

El grito antibelicista de Picasso cumple 80 años

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Fundación Picasso.- Desde que Pablo Ruiz Picasso pintó el Guernica en 1937, por encargo del Gobierno de la II República, para el pabellón de la Expo en París, esta obra se ha convertido en el grito antibelicista y el cuadro más célebre del siglo XX.

El 26 de Abril de 1.937 la aldea vasca de Guernica fue objeto de un cruel bombardeo por parte de la aviación alemana, que produjo numerosas víctimas inocentes y cuantiosos daños materiales.

El hecho se enmarca en el desarrollo de la Guerra Civil Española, comenzada el 18 de Julio de 1.936, y que enfrentaba al gobierno de la República, democráticamente elegido, con el ejército rebelde de Franco, sublevado contra el poder legítimo. Mientras los soviéticos de Stalin ayudaron a la República, Franco obtenía abundante ayuda humana y material de la Italia de Mussolini y de la Alemania de Hitler.

La aviación alemana tomó la iniciativa de bombardear Guernica por cuenta propia, sin pedir ningún permiso ni notificarlo a Franco. Los aviones Junker alemanes de la Luftwaffe realizaron un bombardeo-alfombra contra la desprotegida villa.

La razón del ataque no podía ser la existencia de depósitos de armas, ni cuarteles o tropas, ni objetivos estratégicos ni que la aldea fuese un nudo de comunicaciones. Guernica carecía de cualquier importancia militar o estratégica.

La vergonzosa razón fue probar en fuego real los nuevos aviones y su armamento ante el avecinamiento de la Segunda Guerra Mundial. Para explicar lo inexplicable, Franco en una delirante declaración echó la culpa del ataque a los republicanos que así habrían conseguido una excusa, bombardeando una ciudad de su zona, para poder acusar a los nacionalistas de Franco. Ni que decir tiene que este argumento no fue tomado en consideración por ninguna persona.

El impacto de este evento fue profundo en la opinión pública internacional, no sólo por el sacrificio absurdo de personas inocentes, sino, sobre todo, por ser la primera vez en la historia en que se atacaba desde el aire una ciudad.

Técnicamente el Guernica tiene rasgos cubistas (reduce las formas naturales a formas geométricas) pero también emplea el expresionismo en los gestos extremos de los personajes y una gran pureza y definición de líneas que nos recuerda el neoclasicismo.

Finalizada la Guerra Civil Española con la derrota del gobierno republicano, el Guernica no volvió a España, sino que viajó al Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA). Por deseo expreso de Picasso, el cuadro no podría volver a España hasta que el país tuviese una democracia.

Con la muerte de Franco en 1.975, España recupera la democracia y el cuadro regresa de Nueva York, siendo expuesto en el Casón del Buen Retiro, una dependencia del Museo del Prado para las colecciones de los siglos XIX y XX.

Posteriormente se cambió su ubicación al Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, también de Madrid, donde actualmente se encuentra en exposición.

Hace pocos años fue solicitado por el Gobierno Vasco para exponerlo en el Museo Guggenheim, con el argumento de que era una pintura vasca pero su delicado estado de conservación desaconsejó el traslado.

Se provocó una gran polémica y Arzallus llegó a decir “en Madrid tienen el arte y nosotros sólo las bombas”. Lo cierto es que el argumento de que representa a una aldea vasca no es suficiente para que vaya allí.

El encargo lo hizo el gobierno de Madrid, Picasso dejó escrito su deseo de ver el Guernica colgado en El Prado, el cuadro es alusivo a la guerra de España y, como cualquier obra de arte es universal, ajena a nacionalismos y sectarismos.

El Guernica despierta una enorme expectación y miles de personas hacen colas interminables para contemplarlo, adquiriendo así ese carácter de símbolo imperecedero que lo caracteriza.

Muere el Padre de la Bandera Arcoíris

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Ecos Media.- Gilbert Baker, artista y activista LGBTTTI, creador de la Bandera Arcoíris o Bandera de la Libertad, símbolo de la Comunidad Sexodiversa, murió este viernes a los 65 años mientras dormía en su residencia de Nueva York.

Baker, nacido en 1951 en Chanute, Kansas, ingresó en el Ejército en 1970 y fue destinado a San Francisco (California) en pleno bullicio del movimiento por los derechos civiles y de las mujeres, así como de reivindicación de los derechos de los homosexuales.

Tras dejar el Ejército en 1972, Baker se quedó en San Francisco donde empezó una carrera como artista, que tuvo en la Bandera Arcoíris (1978) su creación más célebre y que se convirtió también en un símbolo recurrente de su obra.

Fue en ocasión del desfile del orgullo gay de 1978 que Harvey Milk, el primer representante electo abiertamente gay de EE UU, le encargó a Baker diseñar un símbolo que representara al colectivo.

Baker cosió unas telas, que él mismo había teñido, para crear esa Bandera Arcoíris que, en su primer modelo, tenía ocho barras de colores y que más adelante evolucionaría a las seis con las que pasó a la posteridad.

Los ocho colores originales eran el rosa (símbolo de la sexualidad), el rojo (la vida), el naranja (la salud), el amarillo (el sol), el verde (la naturaleza), el turquesa (la magia), el azul (la paz) y el violeta (el espíritu). Baker eliminó después el rosa porque su fabricación era muy costosa y combinó el turquesa y el azul.

Desde su creación, la Bandera del Arcoíris se convirtió en un símbolo, en todo el mundo, en pro de los derechos de del Colectivo Sexodiverso.