Personaje

Día Mundial del Turismo, 27/9

Bogotá, 27 de septiembre de 2017. Redacción Ecos. Foto: Ecos Media.- Durante los últimos 60 años, el Turismo como actividad ha crecido y se ha diversificado de manera constante. Se ha transformado así en uno de los sectores más importantes y de mayor crecimiento del mundo, del que se benefician infinitos países en todo el mundo.

Los viajes turísticos, a escala mundial, han pasado de 25 millones en 1950 a 1200 millones en 2015. En el mismo periodo, los ingresos provenientes del Turismo, en los países de destino, aumentaron de 2000 millones de dólares USD a 1260 billones.

Se calcula que este importante sector representa el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, emplea al 10% de los trabajadores del planeta, y continuará creciendo, a una medida anual del 3,3% hasta 2030.

La causa del crecimiento durante la segunda mitad del siglo XX y el siglo XXI se debe a que la posibilidad de viajar ha aumentado gracias al reconocimiento del derecho a las vacaciones, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la aprobación en muchos países de los derechos laborales y el crecimiento de la clase media.

Además, el uso de las nuevas tecnologías aplicadas al Turismo y el abaratamiento del transporte, especialmente el aéreo, han generado un aumento de los viajes internacionales.

Es importante destacar la resiliencia del sector mostrada en los años recientes que siguió creciendo de manera casi ininterrumpida, a pesar de la crisis económica mundial, las catástrofes naturales y las pandemias.

Como cualquier actividad, el Turismo tiene un poderoso efecto sobre la economía, la sociedad y el medioambiente, tanto en los países de origen como en los de destino, pero sobre todo en estos últimos.

Además de las repercusiones socioeconómicas, este sector, si se gestiona de manera sostenible, puede contribuir a la conservación del medio ambiente, la apreciación de las culturas y el entendimiento entre los pueblos.

Este año, la celebración del Día Mundial del Turismo se centra en cómo el Turismo Sostenible puede contribuir al desarrollo y éste se entiende aquel que tiene en cuenta los efectos presentes y futuros que esta actividad tiene en la economía, la sociedad y el medio ambiente, además de atender las necesidades de los visitantes, el sector, la naturaleza y las comunidades receptoras.

Por todo ello, debe usar de manera óptima los recursos naturales, respetar las comunidades que reciben a los visitantes y asegurar que las actividades económicas son viables a largo plazo, y que los beneficios se distribuyen equitativamente entre los diferentes actores.

El Turismo es una poderosa herramienta para acabar con la pobreza, proteger el medio ambiente y mejorar la calidad de vida, especialmente en los países en desarrollo. Bien concebido y gestionado, este sector puede contribuir de manera significativa a los tres aspectos del desarrollo sostenible —el económico, el social y el medioambiental—, está relacionado con otros sectores y puede generar empleo digno y oportunidades comerciales.

Es esencial que todos los actores, incluidas las empresas turísticas, sean conscientes tanto de las oportunidades como de las responsabilidades que conlleva esta actividad y actúen de manera que el impacto en las comunidades sea positivo y garantice la sostenibilidad.

Como viajeros, la diversidad de nuestro mundo nos une y nos brinda la oportunidad de explorar, conocer de primera mano y experimentar lo mejor de cada cultura y de cada comunidad. Respetar nuestro mundo, y todo aquello que nos hace diferentes y únicos, hará que su viaje sea una experiencia más valiosa.