Personaje

Francisco, el Papa que persevera por la paz y la renovación de la iglesia

Bogotá, D.C, 9 de septiembre de 2017.-Por Luis Fernando García Forero. La visita pastoral del papa Francisco a Colombia remueve la conciencia de millones de compatriotas católicos y de otros credos, que no han despertado de la realidad nacional: la terminación de una guerra con las Farc, razón por la cual el vicario de Cristo ha sido contundente en manifestar a quienes se oponen al proceso de la concordia nacional "no pierdan la paz por la cizaña". 

Desde que el papa Francisco llegó el pasado miércoles a nuestra patria, millones de colombianos y de católicos del mundo, no han perdido la continuidad de los pasos de su Santidad en los diferentes eventos en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, última ciudad de su periplo  por Colombia, donde vivimos un momento histórico en busca de la reconciliación nacional.

En cada encuentro del Papa Francisco con personalidades del Gobierno, con las Víctimas y victimarios del conflicto, con los niños, jóvenes, ancianos, artistas, feligreses y jerarcas de la misma iglesia; salen palabras de aliento para que asumamos el compromiso de seguir adelante el proceso de alcanzar la paz y la convivencia nacional.    

Nos ha alertado de las amenazas que le ciernen a Colombia, no solo por quienes se oponen al proceso que inició el Gobierno de Juan Manuel Santos y que busca además el fin del conflicto con el ELN, sino que es contundente en señalar que si no se acaba con la corrupción, la desigualdad social y la sed de venganza, no se logra la verdadera reconciliación nacional. 

"Hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos", sostuvo el papa Francisco en la homilía en el parque Simón Bolívar de la capital de Colombia ante más de un millón de feligreses. 

El papa Francisco se convirtió en el personaje en Colombia esta semana. En el Encuentro de Oración por la Reconciliación Nacional en el Parque Las Malocas de Villavicencio, la puerta de entrada a los llanos orientales, donde tuvo un encuentro con las víctimas del conflicto, dejó ante los presentes y televidentes del mundo entero,no solo un escalofriante sentimiento de que la vida debe ser paz y amor y no muerte violenta y dolor. 

“¡Cuánto bien nos hace escuchar sus historias! Estoy conmovido. Son historias de sufrimiento y amargura, pero también historias de amor y perdón que nos hablan de vida y esperanza; de no dejar que el odio, la venganza o el dolor se apoderen de nuestro corazón”, aseveró el papa Francisco ante la mirada de las víctimas del conflicto. 

Su santidad Francisco exhortó a las víctimas a que curen el dolor y acojan a todo ser humano que cometió delitos, que lo reconozca, se arrepienta y se comprometa a repararlas, contribuyendo así a la construcción del nuevo orden donde brille la justicia y la paz. 

Fueron palabras que conmovieron no sólo a las victimas, sino a los victimarios presentes en dicho Encuentro, cuyas imágenes le dieron la vuelta al mundo y derramaron lagrimas de miles de presentes y millones de televidentes.

Un momento que jamás borraremos de nuestra mente ya que el sumo pontífice insistió una vez más que el perdón es fundamental en el proceso de reconciliación porque "la violencia engendra más violencia, el odio más odio, y la muerte más muerte. Tenemos que romper esa cadena que se presenta como ineludible, y eso sólo es posible con el perdón y la reconciliación”, dijo el papa Francisco. 

El llamado también se hizo extensivo a la jerarquía eclesiástica para que no cesen de seguir en el trabajo que conlleve a la reconciliación cuando les pidió no sucumbir ante "los halagos de los poderosos del turno". 

A miles de jóvenes que asistieron a la Plaza de Bolívar, el Obispo de Roma les dijo que "mantengan viva la alegría y no se la dejen robar". Los exhortó a que siguieran a cristo: "estoy seguro de que ustedes tienen el potencial necesario para construir la nación que siempre hemos soñado. Los jóvenes son la esperanza de Colombia y de la Iglesia…" 

Son muchos los momentos que por la visita a nuestro país del papa Francisco, se han impregnado miles de compatriotas de fe y esperanza por una Colombia mejor. 

Solo practicando las misiones que nos ha encomendado lo lograremos: no perder la oportunidad de paz por la cizaña, que las víctimas acepten el perdón, los victimarios digan la verdad, que los gobernantes luchen por la desigualdad e inequidad, que acaben con los corruptos; pero además, seguir al Maestro, para alcanzar la reconciliación que nos lleva a una verdadera y duradera paz.