Noticias

4.000 millones de personas sin Protección Social: OIT

Ginebra, 1 de diciembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Reuters.-  A pesar de los progresos significativos que se han alcanzado en la extensión de la Protección Social en muchas regiones, el derecho humano a la Seguridad Social todavía no es una realidad para gran parte de la población mundial, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según los nuevos datos presentados en el Informe Mundial sobre la Protección Social 2017-2019: La Protección Social universal para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sólo 45% de la población mundial se beneficia efectivamente de al menos una prestación social, mientras que el otro 55%, unos 4.000 millones de personas, no tiene ninguna protección.

Sólo un 29% de la población mundial dispone del acceso a una seguridad social integral, que implica un pequeño aumento frente al 27% de 2014-2015, mientras que el 71% restante, 5.200 millones de personas, no están protegidas o lo están sólo parcialmente.

“La falta de Protección Social deja a las personas vulnerables a las enfermedades, la pobreza, la desigualdad y la exclusión social a lo largo de su ciclo de vida. Negar este derecho humano a 4.000 millones de personas en el mundo, constituye un gran obstáculo para el desarrollo social y económico. Si bien numerosos países han realizado importantes progresos en el fortalecimiento de sus sistemas de Protección Social, todavía es necesario realizar grandes esfuerzos a fin de garantizar que el derecho a la Protección Social sea una realidad para todos”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder.

El informe recomienda aumentar el gasto público destinado a la Protección Social a fin de extender su cobertura, sobre todo en África, Asia y los Estados Árabes, para garantizar al menos un piso de protección social básico para todos.

El informe pone de manifiesto que la protección social universal contribuye a erradicar la pobreza, reducir las desigualdades, promover el crecimiento económico y la justicia social, así como a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS), y muestra cómo muchos países en desarrollo han establecido regímenes universales.

Este reporte destaca la necesidad de extender la protección social a los trabajadores de la economía informal, como una manera de formalizar su actividad y mejorar sus condiciones de trabajo.

“Sin embargo, los recortes de austeridad a corto plazo van en contra de los esfuerzos de desarrollo a largo plazo. Los ajustes de consolidación fiscal tienen importantes repercusiones sociales negativas y comprometen la realización de los ODS”, declaró Isabel Ortiz, Directora del Departamento de Protección Social de la OIT.

“Hasta los países más pobres tienen espacio fiscal para extender la protección social. Los gobiernos deben explorar activamente todas las opciones de financiación posibles para lograr los ODS y el desarrollo nacional a través del empleo decente y la protección social”, agregó Ortiz.

Frente a este panorama, la OIT instó a los gobiernos a redoblar los esfuerzos para hacer de la Protección Social una realidad para todos.

Acidificación de océanos destruye la vida marina

Kiel, 26 de noviembre de 2017. Por Redacción Ecos. Foto: Prezi.- Un reciente Informe del Centro de Estudio sobre el Océano de Kiel (GEOMAR) demuestra que el aumento de la cantidad de dióxido de carbono en la atmosfera, convierte los océanos en lugares inhabitables para las criaturas marinas y amenaza todos los ecosistemas del océano.

La vida terrestre empezó primero en el mar. Desde hacen miles de años los océanos albergaron una miríada de especies, desde el mamífero más grande del mundo hasta la psicodélica profusión de vida que crece en las barreras de coral.  Sin embargo, desde la revolución industrial, las aguas, que cubren más de dos tercios de nuestro planeta, se convirtieron en lugares cada vez más hostiles para sus habitantes.

La sobrepesca, la contaminación por los plásticos y el calentamiento del aguas comprometen la sobrevivencia de una vida acuática. Pero ahora, nuestra amenaza más grande es una de las consecuencias más insidiosas de nuestra habilidad para botar carbono en la atmosfera: la acidificación de los océanos.

Ulf Riebesell, investigador del centro de estudio sobre el océano de Kiel (GEOMAR), explica que los océanos absorben más un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono. "El dióxido de carbono reacciona con el agua de mar para formar lo que llamamos ácido carbónico.  Cuanto más dióxido de carbono absorban los océanos, más se acidifican”, comenta.

En los últimos ocho años, Riebesell dirigió el programa de búsqueda Biological Impact of Ocean Acidification (BIOACID) y califica la acidificación de los océanos de "maldito hermano” del cambio climático porque ambos están estrechamente vinculados.

Si reaccionaran cantidades normales de dióxido de carbono con el agua de mar no habría ningún problema. Pero los niveles de dióxido de carbono en las atmosfera no son normales desde hace tiempo, incluso alcanzaron cifras récords en 2016, según la Organización Meteorológica Mundial. Esto repercute en los océanos, cuya acidez alcanza niveles peligrosos.

"La acidificación continua, pero los océanos pierden también lo que llamamos su capacidad tampón”, dice Riebesell. Cuanto más se acidifica, menos dióxido de carbono puede absorber.”

Si los océanos absorben menos dióxido de carbono, esto significa que se queda más dióxido de carbono se queda en la atmosfera, acelerando el calentamiento global en una situación en la que pierden ambos, el mar y la atmosfera.

El agua de mar no contaminado tiene un pH de 8,2. Desde la revolución industrial este pH cayó a 8,1. No parece mucho, pero representa una disminución de 26% en comparación con los niveles preindustriales.

La última investigación muestra que la tasa actual de acidificación es más de 10 veces más rápida que en cualquier periodo de los últimos 55 millones de años. Eso significa que muchas especies no tendrán ninguna posibilidad de adaptarse a su nuevo entorno a través de la evolución.

Y esto afecta a los individuos. La industria de ostras de la costa del estado norteamericano de Oregón ya se vio afectada por la acidificación de los océanos. Y los peces pueden ser un peligro también, por  culpa de los efectos de la acidificación de los océanos sobre su desarrollo pero también porque se alimentan con especies alteradas. Los cambios en la química del océano están ocurriendo más rápido de lo que las especies marinas pueden tolerar.

Los científicos que participaron del informe BIOACID advierten que la única manera de detener la acidificación de los océanos es un recorte drástico en las emisiones mundiales de CO2. Sin embargo, incluso si el planeta lograra reducir sus emisiones tal y como lo indica el Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de 2 grados Celsius (3.6 grados Fahrenheit), podría no ser suficiente para detener la acidificación.

En América Latina, las Mujeres están en peligro

Seguimos apostando al desarrollo: Orlando Velandia

Bogotá, D.C., 24 de noviembre de 2017. Por Redacción Ecos. Foto: ANH.-  El Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos  (ANH), Orlando Velandia Sepúlveda participó en la EXPO Oil&Gas 2017, que se realizó en la sede de Corferias en Bogotá,  con una  Conferencia Magistral: Nuevo entorno para el desarrollo de la industria petrolera.

Durante su intervención, el Presidente Velandia destacó que "La industria hidrocarburífera colombiana lleva 100 años jalonando la economía y el desarrollo social del país. Somos mejores gracias a la industria petrolera".

Velandia resaltó que Colombia es un país en el que el 40% de sus montos de exportación son de la industria hidrocarburífera, donde en el 2012 - 2013 se llegó a financiar el 60% de la inversión social y regional.

El Presidente de la ANH también destacó la importancia del trabajo articulado con las comunidades, el cual se viene desarrollando mediante la Estrategia Territorial de Hidrocarburos. "No hay negocios viables en entornos fallidos".

Por otro lado, el alto funcionario de la Agencia dio un balance en cuanto a pozos perforados. "En el 2015 perforamos 25 pozos, en el 2016 bajamos a 21. Tomamos las medidas correspondientes para lograr que las compañías mantuvieran sus contratos, y se ve reflejado en las cifras de este año. En lo corrido del 2017 se han perforado 48 pozos exploratorios, y 5 están perforación. Lo anterior es una señal de la reactivación del sector".

"En el reciente Proceso de Asignación estamos ofertando áreas con mayor información geológica y adecuados índices de prospectividad, como en la Cuenca Sinú San Jacinto ubicada en la parte Noroccidental del país. Le seguimos apostando al desarrollo", puntualizó el Presidente Velandia.

Gobierno niega que haya autorizado explotación minera en Santurban

Bogotá, D.C, 22 de noviembre de 2017.- Redacción Ecos. Foto Minambiente.- “No hay ninguna actividad ni proceso de licenciamiento de ningún proyecto en área de páramo”, aseveró al Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, al responder las declaraciones del alcalde de Bucaramanga Rodolfo Hernández, quien sostuvo que el Gobierno autorizó la explotación minera en el Páramo de Santurban.

 “So afirmaciones irresponsables y desinformadas” declaró el ministro Luis Gilberto Murillo y dijo que  “las afirmaciones del señor Alcalde no tienen ningún asidero en la realidad porque  el Gobierno “ha garantizado la protección del agua de los colombianos”.

Destacó que “el proyecto de ‘Soto Norte’ de la empresa Minesa está por fuera de ese páramo y está sujeto a los procesos de licenciamiento que lidera la Anla (Autoridad Nacional de Licencias Ambientales)”.

El ministro Murillo fue contundente en señalar que “el país puede tener la tranquilidad que no se va a hacer ni se está haciendo minería en páramos, porque está prohibida, porque tenemos un compromiso con la protección del agua. En ningún momento se ha descuidado la protección del agua de la población del Santander y de Bucaramanga”.

Explicó que durante este Gobierno se delimitó el primer páramo y que al día de hoy se completan 23 con cerca de 1,8 millones de hectáreas. Aseguró que en Santander hay 4 páramos delimitados, “cerca de 167 mil hectáreas de páramos, incluyendo las 98 mil del Páramo de Santurbán”.

El titular de la cartera de ambiente invitó a la población a la población de Santander y del país a participar en los procesos de delimitación de los páramos. Y aseguró que se publicarán todos los estudios que sirvieron de base para la delimitación del Páramo de Santurbán. 

“Vamos a aplicar en detalle el fallo de la Corte Constitucional, que, entre otras cosas, deja en firme la delimitación actual del Páramo de Santurbán”, sostuvo Murillo quien agregó que “esa delimitación la vamos a revisar de acuerdo con la metodología de participación que estableció la Corte en su reciente fallo para poder llegar a la mejor delimitación de ese Páramo”.

ACNUR alerta sobre amenazas y asesinatos en zonas del conflicto

Nueva York. 20 de noviembre de 2017. Por Redacción Ecos. Foto: Telesur.- La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), expresó preocupación ante el aumento en los asesinatos y las amenazas contra defensores de los DD.HH. y líderes comunitarios en la región de la costa del Pacífico de Colombia. En la mayoría de los casos, las víctimas son de comunidades indígenas y afrocolombianas.

Al menos 78 líderes comunitarios han sido asesinados en lo que lleva del año y muchos más amenazados según la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los DD.HH. Siete de ellos desde el 17 de octubre, en una serie que comenzó con la muerte de Jose Jair Cortés, líder de la comunidad afrocolombiana de Alto Mira y Frontera en la ciudad de Tumaco.

"Algunas de las personas que han sufrido estos ataques estaban bajo medidas de protección de las autoridades. De lo que se trata es de hacer que estas medidas funcionen en la práctica y que haya una presencia más importante del Estado", aseguró William Spindler, portavoz de ACNUR.

Cortés era líder de un consejo comunitario en una zona afectada por el desplazamiento masivo y el confinamiento a causa de la violencia de grupos armados.

"Muchas veces que las comunidades no pueden salir y cultivar sus productos, o ir al mercado o ir a pescar u otras actividades para asegurar su subsistencia, entonces son situaciones muy difíciles en las que el Estado tiene que tomar las medidas necesarias para garantizar los derechos de estas personas", asegura Spindler.

La implementación del Acuerdo de Paz de Colombia con las FARC, que se anunció hace un año, ha representado muchos desafíos para las comunidades afectadas por la presencia de grupos armados y actividades ilícitas como el tráfico de drogas y la minería ilegal.

El vacío de poder dejado por la desmovilización de las FARC ha convertido muchas áreas en territorios disputados entre grupos criminales nuevos y existentes. Las demoras y los problemas relacionados con la aplicación local de los principales objetivos del Acuerdo de Paz, como la sustitución voluntaria de cultivos ilícitos o el desarrollo local, han aumentado la incertidumbre en un entorno en el que la presencia del Estado sigue siendo débil.

Alrededor de 1.500 personas han sido desplazadas en 2017 y muchas más han estado viviendo confinadas en la zona del Pacífico colombiano. Entre el 7 y el 12 de noviembre, más de 46 familias fueron desplazadas por la fuerza de los municipios de Barbacoas y Tumaco (Departamento de Nariño). Los líderes de estas áreas creen que la cantidad real de víctimas podría ser mucho mayor porque la gente tiene miedo de denunciar los abusos, reveló ACNUR.

Se vaticina Reactivación del Sector de Hidrocarburos

Bogotá, D.C. 18 de noviembre de 2017. Por Redacción Ecos. Foto: elhereldoco.com.-  El importante sector de Hidrocarburos de Colombia está mostrando significativos indicios para su reactivación. En 2017, 41 pozos exploratorios perforados y la adjudicación de 15 bloques para la exploración y producción de hidrocarburos, animan la tendencia en ascenso, que llegó a una caída de precios por barril de US$40 en 2015,  de un factible progreso petrolero del país.

Un reporte técnico que revisa la actividad de las empresas del sector presentado a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), señala que, en el transcurso de 2017, se han presentado 20 avisos de descubrimientos de yacimientos de crudo. De éstos, siete pertenecen a pozos perforados durante el año 2016, pero los 13 restantes son parte de los 41 pozos exploratorios perforados durante el año arrojando una tasa de éxito del 31,7 %.

16 pozos exploratorios se encuentran en evaluación y pruebas para definir un posible aviso de descubrimiento y existe expectativa, además, por el caso de dos pozos exploratorios suspendidos que, en futuras intervenciones, podrían dar paso a nuevos descubrimientos.

Estos pozos exploratorios están en los Departamentos del Casanare, Cundinamarca, Putumayo, Cesar, Antioquia, Córdoba, Meta, Boyacá y Santander. Las regiones con mayor cantidad de pozos son Casanare, con 14; seguido de Meta, con ocho y tres están en Putumayo. El documento muestra también exploraciones mediante la adjudicación de otros cuatro pozos off shore en el mar Caribe, cerca de los Departamentos de La Guajira y Córdoba.

Orlando Velandia, Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, (ANH), expuso que “esta es sin duda una gran noticia para el país, porque demuestra que el sector, luego de haber estado en crisis por la caída de los precios del crudo, muestra una clara reactivación, pues se pasó de 25 pozos perforados en 2015, a 21 en 2016 y a 41 en lo que va corrido del año”, señalando que actualmente se encuentran en etapa de perforación siete pozos exploratorios más.

El Sector Hidrocarburífero en Colombia, pasó de dedicarse casi que exclusivamente a la producción de hidrocarburos, a de igual forma a invertir más en la actividad exploratoria, lo que permitirá en un futuro cercano aumentar las probabilidades de nuevos hallazgos de recursos y, con ello, regalías, empleos e inversión social que impactan la economía del país.

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), el pasado agosto, dio inicio a uno de los procesos de adjudicación de bloques de petróleo y gas denominado la ronda Sinú-San Jacinto. Se trata de la adjudicación de 15 bloques para la exploración y producción de hidrocarburos. La iniciativa busca, mediante el esquema de asignación permanente, el desarrollo de una política pública y una estrategia gubernamental con el fin de incrementar las reservas de petróleo y gas en Colombia.

Los 15 bloques de Sinú-San Jacinto están ubicados en las cuencas de los Llanos Orientales y el valle medio del Magdalena y hacen parte de un paquete de 40 que entrarán en la subasta. Se tiene previsto entregarlos antes de finalizar el año e iniciar otro proceso de entrega de bloques en 2018.