Noticias

4.000 millones de personas sin Protección Social: OIT

Ginebra, 1 de diciembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Reuters.-  A pesar de los progresos significativos que se han alcanzado en la extensión de la Protección Social en muchas regiones, el derecho humano a la Seguridad Social todavía no es una realidad para gran parte de la población mundial, señala la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según los nuevos datos presentados en el Informe Mundial sobre la Protección Social 2017-2019: La Protección Social universal para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, sólo 45% de la población mundial se beneficia efectivamente de al menos una prestación social, mientras que el otro 55%, unos 4.000 millones de personas, no tiene ninguna protección.

Sólo un 29% de la población mundial dispone del acceso a una seguridad social integral, que implica un pequeño aumento frente al 27% de 2014-2015, mientras que el 71% restante, 5.200 millones de personas, no están protegidas o lo están sólo parcialmente.

“La falta de Protección Social deja a las personas vulnerables a las enfermedades, la pobreza, la desigualdad y la exclusión social a lo largo de su ciclo de vida. Negar este derecho humano a 4.000 millones de personas en el mundo, constituye un gran obstáculo para el desarrollo social y económico. Si bien numerosos países han realizado importantes progresos en el fortalecimiento de sus sistemas de Protección Social, todavía es necesario realizar grandes esfuerzos a fin de garantizar que el derecho a la Protección Social sea una realidad para todos”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder.

El informe recomienda aumentar el gasto público destinado a la Protección Social a fin de extender su cobertura, sobre todo en África, Asia y los Estados Árabes, para garantizar al menos un piso de protección social básico para todos.

El informe pone de manifiesto que la protección social universal contribuye a erradicar la pobreza, reducir las desigualdades, promover el crecimiento económico y la justicia social, así como a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible  (ODS), y muestra cómo muchos países en desarrollo han establecido regímenes universales.

Este reporte destaca la necesidad de extender la protección social a los trabajadores de la economía informal, como una manera de formalizar su actividad y mejorar sus condiciones de trabajo.

“Sin embargo, los recortes de austeridad a corto plazo van en contra de los esfuerzos de desarrollo a largo plazo. Los ajustes de consolidación fiscal tienen importantes repercusiones sociales negativas y comprometen la realización de los ODS”, declaró Isabel Ortiz, Directora del Departamento de Protección Social de la OIT.

“Hasta los países más pobres tienen espacio fiscal para extender la protección social. Los gobiernos deben explorar activamente todas las opciones de financiación posibles para lograr los ODS y el desarrollo nacional a través del empleo decente y la protección social”, agregó Ortiz.

Frente a este panorama, la OIT instó a los gobiernos a redoblar los esfuerzos para hacer de la Protección Social una realidad para todos.