Internacional

Mugabe, adiós para siempre

Harare, 22 de noviembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Zimbabwe, Crisis Group.- Robert Mugabe, el golpista sempieterno Presidente de Zimbabue,  dimitió este martes tras 37 años en el poder, anunció el Presidente de la Cámara Baja, Jacob Mudenda, mientras el Parlamento debatía una moción de censura contra él.

Mudenda interrumpió la sesión conjunta de la Asamblea Nacional y el Senado para leer la carta de dimisión, con efectos inmediatos, de Mugabe como presidente y anunció que se nombrará un nuevo mandatario.

De no haber dimitido, las cámaras se disponían a aprobar una moción de censura impulsada por el partido del propio Mugabe y la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), que cuenta con mayoría en ambas salas y que era apoyada por la principal formación de la oposición, el Movimiento por el Cambio Democrático (MDC-T).

En las calles, la noticia fue recibida con vítores y los automóviles hicieron sonar sus bocinas por las calles de Harare y otras ciudades del país surafricano.

La primera reacción oficial internacional provino de Reino Unido. La primera ministra británica, Theresa May, afirmó que con la renuncia de Mugabe, "para Zimbabue es posible un futuro libre de opresión."

Mugabe parecía resistirse a abandonar el cargo que ostentaba desde 1987, aunque gobernaba como primer ministro desde 1980, pese a que los militares habían tomado el control del país la pasada semana.

El detonante del alzamiento militar fue la destitución del Vicepresidente Emmerson Mnangagwa, forzada por la facción del partido gobernante afín a las ambiciones de la Primera Dama, Grace Mugabe, de convertirse en la sucesora y heredera de su marido en el poder.

Desde entonces, la ZANU-PF, cofundada por Mugabe, destituyó al veterano líder, de 93 años, como número uno de la formación y lo sustituyó por Mnangagwa, además de expulsar a Grace Mugabe y a sus aliados.

Pese al rechazo popular y de su propio partido, Mugabe no dimitió ni cuando la ZANU-PF le dio un ultimátum que expiró ayer a las 12.00 hora local (10.00 GMT).

Por ello, la formación inició los trámites para poner en marcha la moción de censura parlamentaria, que finalmente no se consumará tras la renuncia definitiva del mandatario.

A sus 93 años, Mugabe había anunciado su intención de presentarse a las elecciones del próximo año, para cumplir su octavo mandato presidencial.

Los críticos de Mugabe, como el periodista y empresario de medios Trevor Ncube, reaccionaron emocionalmente. "Nunca pensé que podría presenciar este día”, tuiteó. "Mugabe renuncia mientras estoy vivo. Este es un hito en el camino hacia esa Zimbabue que queremos. Pero no será fácil", añadió. 

Por segunda vez en 48 horas, personas de todas las razas, generaciones y tiendas políticas se abrazaron. Zimbabue celebró su propia primavera africana y después de 37 años, la era de Mugabe llegó a su fin.

Una era que comenzó con mucha esperanza, pero después fue precaria, y en la que al menos tres elecciones fueron manipuladas. El país está experimentando ahora, en todas las trincheras políticas, un punto de quiebre y un alivio interminable.