Historia

“El gran error del actual Gobierno fue fracturar a Colombia entre amigos y enemigos de la paz”: Iván Duque Márquez

Bogotá, D. C, 13 de noviembre de 2017. Por Luis Fernando García Forero. Foto Leonardo Vargas.- En medio del acelere en la recta final de este año legislativo, el candidato a la Presidencia de la República por el Centro Democrático, senador Iván Duque Márquez, antes de registrarse a la plenaria de la corporación, en el Capitolio Nacional, tuvo que agradecer y estrechar la mano a seguidores y contradictores que lo felicitaban por su triunfo y le expresaban éxitos en la campaña por la jefatura de Estado.

Las fotos posando y el trancón a su alrededor, en la sede social contiguo al recinto donde se debate, discuten y aprueban proyectos, no impidieron la entrevista con el  joven candidato por el Partido más opositor al Gobierno Santos.

ECOS: ¿Se le adelantó el sueño para ser candidato a la Presidencia de la República?

IDM: Nosotros empezamos a trabajar y a recorrer el país con esa convicción. Con la idea de crecer todos los días recoger adeptos y afectos, ganarnos el respaldo de la ciudadanía, objetivo que se cumplió. El 73 % de los colombianos somos menores de 45 años, queremos un país distinto, pensar hacía el futuro. Me siento muy contento de haber tenido esa gran reacción en una campaña de propuestas, alegre recorriendo cada rincón de Colombia.

ECOS: ¿Cuándo le picó el bicho de la política, a qué edad, cómo fue?

IDM: Desde niño le cogí amor a la buena política, la que está pensando en proyectos, propuestas, planeación y progreso. Esa es la política que a mí me gusta y que siempre he practicado.

ECOS: ¿Siente que la vida le está dando la oportunidad de servirle a Colombia?

IDM: La vida me dio la oportunidad de llegar al Congreso, cumplir el propósito de estar en la actividad legislativa y de servirle a Colombia. Construimos una candidatura con esa P mayúscula de propuestas, principios, proyectos y progreso, por eso nos está respondiendo la ciudadanía en forma positiva.

ECOS: Entendido que la vida le está dando esa oportunidad, pero su hogar giró en torno a la política. Su señora madre politóloga, su padre ex ministro y ex registrador, QEPD.

IDM: Así es, mi mamá Juliana Márquez, politóloga,  con un gran sentido político. Mi padre Iván Duque Escobar, un humanista en todo el sentido de la palabra, mi abuela Stella, todos de alguna manera me estimularon este gusto que lo tenía y lo que hecho a lo largo de mi vida es cultivar eso, prepárame y tratar de aplicar los principios de la buena política.

ECOS: ¿Qué recuerda de su padre?

IDM: Mi padre era un humanista, gran historiador, un hombre de letras, de mucha lectura y un gran conversador, una persona con un gran sentido humano y social. Él me formó y educó así. Me dejó muchas enseñanzas, una de ellas: nunca sentirse más que nadie pero tampoco menos que nadie.

ECOS: ¿Se preparó para este compromiso de buscar la ruta que le permita alcanzar la jefatura de Estado?

IDM: Sí. Toda mi vida ha sido de formación académica, pensando en esto. Fui durante muchos años representante de Colombia ante el BID y aprendí mucho de política de desarrollo. Me involucré mucho en el tema de políticas públicas en nuestro país, después fui jefe de una división, hice desde ese cargo proyectos en América Latina, estuve en el Ministerio de Hacienda, en Naciones Unidas. He escrito varios libros, columnista, profesor universitario. Todo eso me ha llevado a tener una experiencia siempre pensando en el país, al servicio de Colombia.

ECOS: ¿Siente como mentor al ex presidente Álvaro Uribe Vélez?

IDM: Sin lugar a dudas. Para mí el honor más grande fue haber estado en su Gobierno, pero además después de que dejó el Gobierno, ser su asesor en Naciones Unidas, manejando su agenda internacional, participando en el proyecto de sus memorias. Me llena de orgullo el haber estado con un gran líder, con un colombiano como él que además ha sido mi mentor y me ha orientado en muchas cosas de mi carrera.

ECOS: ¿Nos legó la navidad en este 2017 y sigue el país dividido, qué piensa sobre eso?

IDM: El gran error del actual Gobierno fue fracturar a Colombia entre amigos y enemigos de la paz. Todos somos amigo de la paz, lo que teníamos que hacer era consolidar una propuesta clara en materia de seguridad y de legalidad para poder negociar con fortaleza frente a los violentos. Este gobierno fracturó al país entre amigos y enemigos y lo curioso es que después de ocho años los victimarios están cercanos de llegar al Congreso, las víctimas no van a ser reparadas, no han recibido un mensaje claro por parte de del Estado, eso demuestra que hubo un proceso de impunidad.

ECOS: ¿Cuál sería la fórmula para lograr la unidad nacional?

IDM: El país necesita grandes acuerdos sobre los temas estructurales. El próximo gobierno es de cuatro años, debe tener la capacidad de hacer las reformas y motivar políticas de Estado de largo plazo para que tenga un buen impacto en el tiempo. Ese el camino a la unidad nacional.

ECOS: ¿Cuáles deben ser esas reformas estructurales?

IDM: La pensional, de la justicia, la salud, la fiscal; pero deben ser serias. Mi mayor objetivo es unir al país en torno a esos propósitos comunes en tres derroteros: la legalidad; derrotar cualquier forma de criminalidad en el país, que se sienta el imperio de la ley frente a los violentos; el emprendimiento para que Colombia tenga empresas que crezcan, generen empleo; y una equidad que empiece por la generación de empleos formales. Así logramos el mejor futuro para todos los colombianos.

ECOS: ¿Qué le critica al Congreso del que usted forma parte?

IDM: El Congreso es más grande que lo que debería, es más costoso de lo que debería y hace mucho menos de lo que debería. Necesita reformarse. Reducir su tamaño, los congresistas no deben estar en más de dos periodos y adicionalmente que haya requisitos para llegar a ser senador o representante. Eso renueve la política. Si el Congreso tuviera listas cerradas permitiría que llegaran, con la fuerza de los partidos, personas que vienen con una gran formación en otros temas para aportar al proceso legislativo.

ECOS: ¿Cree que el mismo Congreso es capaz de reformarse?

IDM: No es fácil, pero hay que invitar al Congreso a que lo haga, y si no, tendrán que buscarse los mecanismos que contempla la constitución. Sería muy importante que el propio Congreso tomara una decisión pensando en el futuro de los colombianos y no solamente en la conveniencia transitoria de algunos parlamentarios.

ECOS: ¿Si llega a la jefatura de Estado convocaría a una Asamblea Nacional Constituyente?

IDM: Es una opción que siempre está abierta. La forma como se convoca y estructura una constituyente, es demasiado larga y lenta. Debe pasar por revisiones de la Corte Constitucional porque debe tener una delimitación muy precisa que hace complejo un proceso constituyente, quizás termine en incertidumbre, pero es una herramienta disponible para hacer las reformas estructurales en Colombia.

ECOS: ¿Empieza su campaña recorriendo el país en paz?

IDM: Las Farc siguen en armas a través de sus disidencias. Desmovilizaron 7.000 hombres, no entregaron la lista completa de sus milicianos y de ese número hay poco menos de 2.000 que están. Eso es una cifra muy alta, demuestra que por lo menos tres de cada 10 desmovilizados están reincidiendo, eso es grave. Debemos tener cuidado en no sobredimensionar la palabra paz. Hay regiones que han tenido menos asesinatos por confrontación, eventualmente sí, el problema es que la extorsión ha vuelto por parte de esas disidencias  enfrentando e intimidando a la sociedad.

ECOS: ¿Cómo cree que se logra la verdadera paz?

IDM: Con un Estado que sea fuerte, que tenga la seguridad y la justicia como hermanas, por eso hablo de legalidad.

ECOS: ¿Cree en el buen futuro de Colombia?

IDM: Sin duda alguna. Soy un gran optimista porque pertenezco a la generación del 73 % de los colombianos menores de 45 años que vemos el futuro con optimismo, energía, con muchos deseos de transformar a la Nación.

ECOS: ¿Qué le dice a sus contendores que están en el mismo camino de lograr la Presidencia de Colombia?

IDM: Ni siquiera son contendores porque no estoy haciendo campaña en contra de nadie, sino por Colombia, pensando en nuestro país, en el futuro de la patria. Si uno hace campaña en contra, ya inicia mal, las campañas no son contra nadie, estamos en ese propósito por un país distinto, para pasar las páginas de la impunidad, del Estado derrochón, para pasar las páginas de un Estado que se ha vuelto poco efectivo para generar una reducción de la desigualdad. Eso es lo que voy a hacer, recorrer Colombia con entusiasmo, alegría y la única competencia es contra mi propia capacidad de generar afecto.

ECOS: ¿Qué mensaje a los colombianos en navidad y año nuevo?

IDM: Gratitud a la gente que me ha respaldado para ser el candidato del Centro Democrático, afecto por este país, compromiso. Que superemos esos debates anacrónicos, no se trata ni de izquierdas ni derechas, pensemos en el futuro de Colombia.

ECOS: ¿Le va a pedir al niño Dios votos? 

IDM: Votos, pero algo más y lo hago todos los días: sabiduría, que me dé templanza, capacidad de tener siempre inteligencia emocional, prudencia y que me permita recordar una frase que acuñó un viejo español que dice: “prudencia y paciencia verbal, continencia, no mostrar mucha ciencia, presencia y ausencia, según conveniencia”.