Historia

“Practica del Fracking sería bajo estricta aplicación de la norma” Orlando Velandia

Por Luis Fernando García Forero. Foto: hablemosdemineria.com.-  (La estimulación hidráulica, conocido como “fracking” es un proceso por el cual se fracturan las rocas deliberadamente a través de la inyección de fluidos a alta presión con el fin de aumentar la extracción de gas y petróleo).

El crudo se forma por la acumulación de material orgánico, organismos vivos o muertos que se acumulan, y con el correr de los años se van formando segmentos o capas. Se aumenta la presión a profundidad y las condiciones de presión y temperatura hacen que eso se descomponga, dicho proceso tarda miles de años. Ese hidrocarburo que está presionando, busca proceso de emigración, el cual llamamos reservorio. Lo anterior, es un yacimiento convencional.

Otras veces, el hidrocarburo no pasa al reservorio, sino se queda en la roca generadora. En ese momento, hay que empezar a romper la roca, para así sacar el hidrocarburo. Dicha técnica es más costosa, pues toca inyectar agua, fracturar la roca y sacarlo. Esto es un yacimiento no convencional. Cabe resaltar que Estados Unidos ha desarrollado este proceso, y de ser un país importador de crudo, pasó hoy a tener la autosuficiencia garantizada)

La fracturación hidráulica ha sido objeto de mucha atención internacional y donde Colombia no es ajena al tema. Por ello, hemos dialogado con el Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, Orlando Velandia Sepúlveda, quien nos respondió inquietudes acerca del fracking.

ECOS: El debate respecto a la técnica del fracking no es ajeno a los colombianos. ¿Lo cree conveniente?

OV: Son debates interesantes y necesarios para que la gente tenga una contextualización real de lo que pasa con esta técnica. Muchas cosas se han dicho que el gobierno las ha tenido en cuenta, otras carecen de contexto. Aquí no se trata de atacar a las personas sino de ver y analizar los argumentos para tomar las mejores decisiones.

ECOS: Desde la óptica de la ANH, ¿Qué  puede decir respecto a este tema?

OV: El Gobierno siempre ha estado atento a escuchar las inquietudes y propuestas de la ciudadanía, buscando implementar una reglamentación elaborada con rigurosidad, con pautas y normas claras que garanticen una actividad responsable, donde se realice con parámetros que protejan el medio ambiente.

ECOS: ¿Hay una legislación severa para poder aplicar ese mecanismo de exploración de hidrocarburos?

OV: Si, los invito a que comparen la normatividad que hay en otros países donde se adelanta esta tecnología y la confronten con lo  que establecimos nosotros en las normas. Se darán cuenta que Colombia es uno de los países  más estrictos en la aplicación de los parámetros con los que se debe desarrollar esta industria. Esto le puede generar tranquilidad a la ciudadanía. No vamos a permitir por ningún motivo que se vayan a violentar estos parámetros tan exigentes que hemos establecido.

ECOS: Es complejo el tema desde el punto de vista del daño por el gasto hídrico. ¿Qué hacer por ejemplo en un yacimiento donde se establezca que es rico en hidrocarburos?

OV: Lo primero es evaluar el verdadero potencial de hidrocarburos en roca generadora, y establecer la relación costo beneficio de su extracción, pero debemos precisar que el Estado Colombiano, no se podría dar el lujo de no aprovechar en el eventual caso de encontrar yacimientos asociados a rocas generadoras conocidos como yacimientos no convencionales dadas las circunstancias de autosuficiencia petrolera del país.

ECOS: ¿La ANH es consciente de que esta tecnología es altamente perjudicial y atenta contra el ecosistema?

OV: Todas las actividades que realiza el hombre sobre la tierra presentan  riesgos e impactos. La estimulación hidráulica puede generar algunos impactos, pero es la normatividad, la encargada de determinar, prevenir y mitigar o corregir cualquier riesgo derivado de esta. De lo contrario, si cualquier actividad del hombre que generara riesgo la prohibiéramos, estaríamos en el peor de los mundos. No se desarrollaría la humanidad. 

ECOS: ¿En qué escenario estamos en Colombia respecto a esa tecnología de exploración?

OV: Ante esa iniciativa hace unos cuatro o cinco años, otorgamos unas licencias para que se busque si realmente esos yacimientos se encuentran en ese tipo de roca. Pero, primero hay que ver si  los hay. Segundo, saber en qué cantidades están, y tercero, saber con qué técnicas se podrían explotar. No necesariamente la estimulación hidráulica es la única técnica. Existen hoy en día un sin número de mecanismos, dependerá de la condición de cada yacimiento.

ECOS: Para claridad de los lectores, en este momento la ANH tiene establecido alguna exploración con esta tecnología.

OV: Hemos asignado unas áreas. Simplemente están en la fase de exploración. Una vez se tenga el conocimiento del potencial existente, determinaremos si hay el recurso, en qué cantidades y si es económicamente aprovechable. Así mismo, se estudiaría con qué técnica se aplicaría (opción de utilizar el fracking o no) pero estamos lejos de tomar esa decisión.

ECOS: A nivel nacional, ¿Qué estudios se han hecho que establezcan en cuántos proyectos va a estar la Agencia Nacional de Hidrocarburos en este tema?

OV: De los resultados de estos seis bloques que se han asignado hasta el momento, dependerá hacia dónde seguimos. Si los resultados son positivos, continuaremos con la asignación de otras áreas en cuencas donde tengamos la posibilidad de encontrar este tipo de yacimientos.

ECOS: Y actualmente, ¿Dónde están?

OV: En el Valle Medio e inferior del Magdalena. Allí creemos que están las zonas más promisorias para el hallazgo de este tipo de yacimientos.

ECOS: ¿Podemos darle tranquilidad a los Colombianos, en una tecnología que atenta contra los recursos naturales?

 

OV: Partir de la afirmación que esta tecnología atenta contra los recursos naturales es prejuzgar. Sin embrago, debe existir total tranquilidad, pues las entidades del Estado no son ajenas al tema. La línea del Gobierno es contundente: “si se realiza esta práctica, será bajo los más altos estándares ambientales y técnicos, con compañías que tengan la experiencia y el conocimiento, para que garanticemos la sostenibilidad del ecosistema en Colombia”.