Economía

El Oro Blanco: El Litio, la esperanza minera

Por Felicia Saturno Hartt. Fotos Mining Press*.- En medio de la crisis de los combustibles fósiles, que ha frustrado a toda la industria minera mundial, hay un punto brillante y esperanzador en el horizonte de los mercados: el del litio, el oro blanco.

Este 2016 parece ser clave para la apertura de la producción de ese metal, imprescindible para el funcionamiento de baterías de autos eléctricos, celulares, máquinas y otros artefactos de alta tecnología.

Por eso, mientras los países monoproductores petroleros negocian su producción y pelean sin acuerdo en Qatar y las empresas mineras intentan sobrevivir al desastre de los mercados, el sector minero del litio aplaude su bonanza y promete traer grandes beneficios a varios países sudamericanos, encabezados por Argentina, Chile y Bolivia.

Los precios del litio importado a China se duplicaron en cuestión de dos meses, entre noviembre y diciembre de 2015, llegando a US$13.000 por tonelada, según reportó The Economist.

El interés por el litio es tal que el banco de inversión Goldman Sachs lo bautizó como "la nueva gasolina", según reporte de la BBC.

Un informe de la Consultora Allied Market Research estima que el mercado mundial de las baterías de litio podría acercarse a US$46.000 millones en 2022.

Parte de la euforia tiene que ver con el anuncio del empresario Elon Musk, Ceo de Tesla, a comienzos de este mes, acerca de sus deseos por expandir la producción de los autos eléctricos, una alternativa ecológica frente a otras opciones menos manejables.

Cientos de miles de personas han encargado con anticipación su nuevo Modelo 3 y Tesla está construyendo una gigantesca fábrica de baterías para esos autos en el desierto de Nevada, en EEUU.

"Para producir 500.000 vehículos al año, básicamente necesitamos absorber toda la producción de litio del mundo", dijo a los medios, el CEO de Tesla, Elon Musk.

Y ese es apenas uno de los competidores en el mercado de los autos eléctricos, sin mencionar a productores de baterías de computadoras y de otros artefactos electrónicos, igualmente necesitados de asegurar buenas fuentes de litio.

En América Latina hay razones para mirar con mucho interés estos desarrollos: tres naciones ubicadas en una especie de "triángulo de oro" del litio concentran reservas importantes del metal.

Argentina, Bolivia y Chile están en la mira de la industria. Entre los tres países, agrupan cerca de 60% de las reservas conocidas de litio, según estudios del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Ello llevó a la revista estadounidense Forbes a declarar hace unos años que la zona es la "Arabia Saudita del litio".

Bolivia tiene entre el vistoso paisaje de su Salar de Uyuni el que es, tal vez, el mayor yacimiento del mineral. Pero como asegura el experto boliviano en litio Oscar Ballivián Chávez, el gran problema que tiene Bolivia es que el litio de su salar está muy mezclado con magnesio y se necesitan insumos caros para poder separarlos.

El gobierno del residente boliviano Evo Morales ha buscado establecer condiciones a las multinacionales interesadas que permitan al país sudamericano retener un control importante de la industria.

Asegura que busca no repetir la historia minera del país, en la que por siglos entidades extranjeras explotaron sus recursos sin dejar grandes beneficios a las comunidades locales. La producción a gran escala de litio en Bolivia todavía no ha comenzado. Pero el mismo estado boliviano ensaya con una planta experimental de producción de carbonato de litio en el área.

En Argentina y Chile, por su parte, varias empresas privadas están extrayendo el mineral, aunque, al igual que en Bolivia, algunos aseguran que los esfuerzos de esas naciones deberían concentrarse en la producción de las baterías, de mayor valor agregado, más que en la simple extracción del metal.

Chile ha venido liderando la producción de litio, con cerca del 33% de la oferta mundial.

Pero muchos creen que la reciente llegada al poder en Argentina de un presidente con abierta simpatía por la inversión extranjera, como es el caso de Mauricio Macri, dinamizará la llegada de capitales foráneos al sector de explotación en litio en esa nación.

Empresas japonesas, estadounidenses, australianas y de varias naciones europeas, entre otras, participan ya con planes o proyectos en marcha en esta fiebre por asegurarse a fuentes de litio.

No obstante, al igual que pasa con muchos otros sectores mineros en América Latina, hay quienes advierten de las posibles consecuencias sociales y ambientales de esta bonanza en ciernes.

Los paisajes dramáticos y hoy casi intactos de los grandes salares andinos pueden estar condenados a desaparecer para satisfacer la demanda extranjera por baterías. Falta ver si las comunidades que viven a su alrededor recibirán los beneficios de ser el epicentro mundial de la producción de la "nueva gasolina".

 *Collage de la autora by Pizap.

 

CAF y el NBD establecen alianza estratégica

Por Felicia Saturno Hartt-  El Presidente Ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Enrique García, y el Presidente del New Development Bank (NDB), K. V. Kamath, se reunieron en Washington, acompañados por sus equipos directivos, con el fin de establecer una alianza estratégica para explorar nuevas avenidas de cooperación. Así lo dio a conocer la CAF por medio de una nota de prensa.

El encuentro respondió al interés de CAF y del NDB, brazo financiero del grupo de potencias emergentes BRICS, por profundizar las relaciones entre el llamado Sur Global, una alianza de países en desarrollo que refleja la creciente influencia del mundo emergente en el nuevo orden global, donde los países BRICS están llamados a ocupar un rol de relevancia.

“Los bancos de desarrollo tienen un rol vital en la promoción del desarrollo con inclusión social y sostenibilidad”, dijo García. “Como instituciones del Sur Global, CAF y el NDB tienen razones de ser e intereses coincidentes. Explorar posibilidades de cooperación entre nosotros es fundamental”.

Durante la reunión, celebrada en el histórico Hotel Mayflower de Washington D.C., en el marco de los encuentros de primavera del FMI y el Banco Mundial, se acordó promover intercambios de información y mejores prácticas entre ambas instituciones, dados los avances que ha realizado el NDB y los desafíos que enfrenta CAF para financiar proyectos en América Latina.

La reunión se inscribe dentro del marco de la cooperación Sur-Sur, una iniciativa que promueve una amplia agenda de colaboración entre los países emergentes en el campo político, económico, social, cultural y ambiental, con el objetivo de intercambiar conocimientos, experiencias y recursos. La profundización de esta cooperación en los últimos años se ha visto reflejada en un aumento en el comercio Sur-Sur y en los flujos de inversiones y de transferencia tecnológica.

El New Development Bank, anteriormente conocido como el banco de desarrollo de los países BRICS, es un banco multilateral operado por los Estados BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) como una alternativa al actual sistema dominado por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

La misión del NDB es impulsar una mayor cooperación financiera para el desarrollo entre estas cinco potencias emergentes y financiar proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible.

Los cuatro países que originalmente conformaron el grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China) dan vida a un mercado de más de 3.000 millones de personas, equivalente al 41,4 por ciento de la población mundial, y representan más de un 25 por ciento del Producto Interno Bruto global.

El banco tiene su sede en la ciudad china de Shanghái y en su estructura cada país miembro tiene un voto y ningún Estado posee poder de veto.

Hasta el momento, sus miembros son los países BRICS, pero hay un grupo de 11 países que podrían sumarse, en vista de su potencial de convertirse en grandes economías durante este siglo, como Bangladesh, Egipto, Indonesia, Irán, México, Nigeria, Pakistán, Turquía, Corea del Sur y Vietnam.

EL G20 exige transparencia global

Por Felicia Saturno Hartt.- Los países del G-20 o Grupo de los 20 alertaron que adoptarán “medidas defensivas” contra los países que no se unan al programa de intercambio automático de información fiscal.

La cumbre de Washington estuvo marcada por la filtración masiva de datos de cuentas opacas radicadas en Panamá para evitar el pago de impuestos y por la constatación de lo frágil que es la reactivación económica global. Lo hecho hasta ahora no ha bastado para consolidar la recuperación o erradicar las malas artes tributarias.

El G20 reafirmó hoy la importancia de "una efectiva y extensa implementación" de los "estándares internacionales acordados sobre transparencia" y abogó por considerar sanciones "contra las jurisdicciones que no cumplan".

El G20 hizo esa declaración en el comunicado emitido por China, que ocupa este año la presidencia de turno del grupo, al término de su cumbre ministerial celebrada en el marco de la reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Reiteramos la alta prioridad que otorgamos a la transparencia financiera y la efectiva implementación de los estándares de transparencia por todas las partes", subrayó la nota.

Asimismo, el G20 pidió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) presentar "criterios objetivos" en la reunión que el grupo celebrará en julio en China "para identificar las jurisdicciones que no cooperan respecto a la transparencia internacional".

En este sentido, subrayó que se tomarían "medidas defensivas" contra los países que no colaboren "si no realizan progresos", aunque no ofreció detalles sobre estas sanciones.

El comunicado del G20 no comentó expresamente los papeles de Panamá, la masiva filtración de 11,5 millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca, especializado en la gestión de capitales en paraísos fiscales, que afecta a más de 140 políticos y altos funcionarios de todo el mundo.

Durante la semana, no obstante, la directora del FMI, Christine Lagarde, calificó la revelación de los papeles de Panamá como "una llamada de alerta" ante el problema global de la evasión fiscal.

De los cinco ministros que presentaron una iniciativa para conocer quién está detrás de las empresas, y evitar malas artes tributarias, dos, el británico George Osborne y el español Luis de Guindos, tenían a miembros de su Gobiernos salpicados por los Papeles de Panamá.

El primer ministro, David Cameron, admitió haberse beneficiado del fondo de inversión que dirigía su padre en un paraíso fiscal, mientras que el ministro español de Industria, José Manuel Soria, dimitió este viernes tras conocerse que fue administrador de una sociedad radicada en el paraíso fiscal de Jersey.

 

El Grupo de los Veinte (G-20) es un espacio para la reflexión y un foro para la cooperación (www.G20.org), donde los países miembro tratan temas relacionados con el sistema financiero internacional, la estabilidad y el crecimiento económicos. Participan países industrializados y economías emergentes.

Cambio Climático: Amenaza Financiera

Por Felicia Saturno Hartt.- Las peores consecuencias del cambio climático, como los eventos climáticos extremos, podrían amenazar hasta 24.2 billones de dólares en activos financieros globales (el 17 % del total) poniendo en un brete la economía mundial, según un estudio publicado en la revista científica Nature Climate Change, importante publicación dedicada a reportar los impactos de los cambios climáticos y sociales.

El estudio, realizado por investigadores de la London School of Economics y del Centro Grantham de Investigación del Cambio Climático, ambos en el Reino Unido, alerta de que el impacto del calentamiento "destruirá directamente parte de los bienes de capital".

Investigaciones anteriores habían advertido del riesgo de los activos financieros relacionados con las actividades que provocan el cambio climático, como es el caso de las inversiones en reservas de petróleo, carbón y gas, ya que las políticas para combatir este fenómeno podrían hacer que estos activos no puedan utilizarse y pierdan su valor.

Sin embargo, hasta hoy, apenas había estudios sobre los activos en riesgo a causa de los daños que se prevéen que cause el calentamiento global.

Los investigadores Simon Dietz, Alex Bowen, Charlie Dixon y Philip Gradwell han realizado este novedoso análisis y detectado que si los países mantienen la trayectoria de emisiones de CO2 actual el 1.8 % del valor de mercado actual de los activos financieros está en riesgo, lo que equivale a 2.5 billones de dólares.

Si además de no actuar contra el calentamiento se tienen en cuenta las predicciones científicas (de los informes del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático, IPCC) sobre cuáles serán sus efectos, cerca de 24.2 billones de dólares en activos financieros están en riesgo (el 17 % del valor de mercado total), según este estudio.

Las pérdidas se deberían a la destrucción directa de los activos por el aumento de los fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor, incendios, o sequías), y a la reducción de ganancias por el impacto que tendría en las actividades económicas el aumento de temperatura.

El estudio concluye que la aplicación de políticas para evitar que las temperaturas suban más de 2 grados centígrados a finales de siglo, respecto a niveles preindustriales, reduciría significativamente este riesgo.

"Los inversores a largo plazo saldrían ganando claramente en un mundo bajo en carbono", subraya el director del estudio y profesor de la London School of Economics, Simon Dietz, quien cree que los poseedores de planes de pensiones deben "reflexionar seriamente sobre esta cuestión".

El pasado enero 2016 el Foro Económico Mundial de Davos ya alertó de que una catástrofe causada por el cambio climático es la mayor amenaza potencial para la economía mundial en el año 2016.

La Economía de las Conexiones

Por Felicia Saturno Hartt.- La Tecnología ha capitalizado el mundo. Desde ser uno de los mejores aliados de la biomedicina a propiciar el fabuloso mundo de las interacciones. Hoy por hoy, las posibilidades de la Era Digital son infinitas y todas las organizaciones, desde las más pequeñitas hasta las más globales, en productos y servicios, tienen una conexión con la tecnología.

Por lo expuesto, es muy interesante explorar los planteamientos que Betsy Burton, Vicepresidenta y CEO de Gartner, empresa de consultoría e investigación en TIC, expone, porque esa avanzada nos va a influenciar, aun no creyendo en su impacto, en nuestras vidas y labor, interacciones y vínculos.

En este sentido, Burton señala que, en la era de los negocios digitales, las empresas deben construir su arquitectura digital como organización, donde tienen un papel cada persona, los bienes, los negocios, los socios, los clientes, el entorno y la tecnología.

En otras palabras, armar un diseño de las conexiones, a los fines de estructurar sus inversiones de forma que puedan capitalizar las oportunidades de una economía digital y tener estrategias que lo hagan un negocio digital progresista, seguro y ético.

Llega un momento, expresa Burton, en que “el cliente puede ser desde socio a competidor”.

Por ello, la CEO de Gartner afirma que "el negocio digital requiere una arquitectura de organización, que se adapte a la perfección a los agentes económicos, en diferentes roles, dependiendo del contexto,  con capacidad para hacer frente al aumento exponencial de las interacciones que se van a dar entre cosas, personas y clientes".

Gartner, como consultora de TIC, ha definido a estos nuevos modelos económicos, que surgen del negocio digital, la "Economía de Conexiones" y se basa en la Ley de Metcalfe, utilizada originalmente para describir las redes de telecomunicaciones y que establece que el valor de un agente dentro de una red aumenta exponencialmente a medida que lo hace el número de conexiones.

"El negocio digital está cambiando significativamente el cálculo del valor que guía las decisiones de inversión. En primer lugar, tendremos decenas de miles de millones de cosas conectadas que unirán a miles de millones de personas con millones de negocios online. En segundo lugar, cualquier agente podrá tener varios roles: cliente, socio, proveedor, competidor, o una combinación de ellos”, afirma Burton.

Otra consecuencia que se deriva del aumento de las conexiones y de los diferentes papeles que un agente puede tener en una red es que "personas, procesos, información y tecnología” ahora están más integrados. Y eso, según Gartner, impacta concisamente en las arquitecturas empresariales, que tendrán que diseñarse para poder soportar las conexiones.

Además, las arquitecturas empresariales deben crear estrategias que ayuden a las empresas y líderes de TIC a conectar con los distintos agentes, más allá de la transacción inicial.

En este sentido, un buen punto de partida podría ser contactar con los responsables de los departamentos de marketing digital y experiencia del cliente, pero el alcance de la oportunidad que genera la economía de las conexiones debe incluir también a socios, empleados, suministradores, clientes, fans, etc.

Por ello, Burton concluye que "las arquitecturas empresariales necesitan empezar a desarrollar soluciones unificadas que hagan seguimiento de la información contextual dinámica, sobre los agentes en sus diferentes roles, así como de lo que motiva su comportamiento”.

“Con este ecosistema, pueden identificarse los agentes críticos y cuantificar su valor, en términos de dinero, bienes, influencia y reputación" señala la experta de Gartner.

En Ecos estamos ya pensando en generar nuestra propia arquitectura de conexiones y, por eso, buscamos la interacción con nuestros lectores.

 

 

 

 

Una ley para congelar cuentas de dictadores

Swissinfo.ch El Parlamento suizo ratifica una ley que facilitará el bloqueo y la restitución de los patrimonios ilícitos pertenecientes a potentados extranjeros caídos en desgracia. Las tentativas para edulcorar el proyecto de ley fracasaron en la cámara baja.

La nueva ley fue el primer expediente con el que el nuevo Parlamento, salido de las elecciones de octubre 2015, abrió la 50ª legislatura. Un tema de gran alcance simbólico: Desde Ferdinand Marcos en 1986, Suiza se ha visto confrontada a un número importante de casos de patrimonios de potentados que han empañado su imagen y su plaza financiera. Cerca 1 000 millones de francos congelados a raíz de las revueltas árabes permanecen aún bloqueados en cajas fuertes helvéticas.

La nueva ley sobre valores patrimoniales de origen ilícito (LVR) que el Parlamento aprobó, debería tener un efecto disuasivo sobre todos los dictadores que consideren aún que Suiza es un lugar seguro para guardar el dinero que han robado a sus pueblos. “Este texto responde, tanto a una necesidad jurídica y moral, como a los intereses de Suiza”, subrayó el ministro de Asuntos Exteriores, Didier Burkhalter, quien defendió el proyecto ante el Parlamento.

La derecha, que tiene mayoría en el Consejo Nacional (cámara baja), intentó suavizar el texto, sin mucho éxito, porque la versión aceptada por el pleno no difiere mucho de la que pretendía el Gobierno.

En junio 2015 pasado, la cámara baja proponía, en primera lectura, introducir la prescripción penal –generalmente de 15 años a partir del momento en que se cometieron los actos ilícitos – para la confiscación del patrimonio. Durante el debate de más de cuatro horas, los representantes de los principales partidos de la derecha evocaban un principio del Estado de derecho para justificar el recurso a la prescripción penal.

Maniobra del ‘lobby’ de los abogados

Varios medios y ONG suizas denunciaban que se trataba de una maniobra del grupo de interés de los abogados. De hecho, la prescripción penal hubiera permitido a los abogados de los potentados multiplicar los recursos hasta llegar al plazo de la prescripción, una actividad que, dicho sea de paso, es más que rentable. “Los mandatos sobre fortunas de potentados se han convertido en una mina de oro para algunos bufetes”, declaraba Olivier Longchamp, experto en cuestiones financieras de la ONG Declaración de Berna, al diario ‘Der Bund’.

Para Didier Burkhalter, la prescripción penal hubiera supuesto un retroceso, ya que los procedimientos de restitución suelen ser largos y complicados. Y el Consejo de los Estados (cámara alta) suprimió esta enmienda durante la sesión de otoño. En la segunda lectura, los diputados se sumaron finalmente a la posición del Gobierno y de la cámara alta. Solo la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora) se opuso desde el inicio a la ley y no se movió un ápice de su posición.

El Consejo Nacional dio marcha atrás también en otro punto: restringir el círculo de familiares y vecinos de los potentados prevista en el derecho internacional. Inicialmente, los diputados querían que la ley se aplicara solamente a las personas que ayudaron o fueron utilizadas para desviar fondos. Una definición demasiado restrictiva que hubiera planteado enormes problemas de aplicación y “hubiera cortado las garras” a la ley, subrayó el jefe de la diplomacia suiza.

Estrechar la colaboración

La nueva ley, que los expertos del Banco Mundial califican de modélica, formaliza, consolida y agrupa en un único texto las medidas que ha adoptado el Gobierno en los últimos años en materia de bloqueo y restitución de patrimonios. De este modo, en el futuro no habrá que recurrir al derecho de urgencia para congelar cuentas de dictadores depuestos o cuyo derrocamiento parece “inexorable”.

Entre los puntos importantes del texto figura también la inversión de la carga de la prueba. No corresponderá a Suiza ni a los países en cuestión, por ejemplo Egipto o Túnez, demostrar que el patrimonio de sus exmandatarios proviene de actividades ilícitas. Serán los antiguos potentados quienes tendrán que demostrar el origen legal de sus bienes.

Otro elemento crucial: con base en las nuevas normas, en el futuro Suiza colaborará más estrechamente en la investigación con las autoridades de los países expoliados. En particular, podrá proporcionar información sobre las cuentas bancarias de los potentados antes de recibir una solicitud de asistencia judicial.

En el caso de que los fondos provengan de un Estado fallido (‘Failing States’), el Gobierno podrá ordenar que se congele el dinero. El texto retoma las disposiciones legales en materia de restitución de haberes ilícitos (Lex Duvalier), en vigor desde 2011 e inspirada en el caso de Haití. Finalmente, la nueva ley prevé explícitamente que el dinero restituido se destine a mejorar las condiciones de vida de la población y a reforzar el Estado de derecho.

El problema principal no está regulado

Sin embargo, las voces críticas afirman que esta ley no regula el problema principal, o sea, la aceptación o la gestión de estos patrimonios por bancos suizos. “¿Por qué es tan difícil decir que no queremos dinero de potentados en nuestros bancos?

Una plaza financiera limpia no necesita dinero de origen dudoso. Un miembro de un gobierno serio no conserva su fortuna en Suiza”, puntualizó el senador independiente Thomas Minder durante el debate en la cámara alta.

“Los instrumentos para actuar de forma previsora existen y funcionan”, respondió Didier Burkhalter, en alusión a la ley contra el blanqueo de dinero y a la debida diligencia que deben respetar los bancos cuando hacen negocios con personas políticamente expuestas (PEP).

“Tal vez no funcione aún los suficientemente bien y es por ello que se necesita una legislación sobre los fondos ilícitos, incluso si estos patrimonios nunca desaparecerán y jamás podremos evitarlos completamente”, reconoció el Ministro de Exteriores.

El Petróleo aún tiene signos vitales

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), creada por la OCDE tras la crisis del petróleo de 1973, resaltó en su informe mensual sobre el mercado petrolero, que no se puede descartar que el descalabro del barril continúe.

"Para los precios, puede haber luz al final de lo que ha sido un largo y oscuro túnel, pero no podemos estar seguros de forma precisa sobre cuándo en 2017 el mercado del petróleo alcanzará el tan deseado equilibrio", explicó la agencia.

La AIE estima que este año la demanda mundial de petróleo será de 95,8 millones de barriles diarios, 1,2 millones de barriles diarios más que en 2015, un ascenso muy inferior al de 1,8 millones constatado en el año pasado.

Eso se explica por las dudas sobre la situación macroeconómica, pero también porque las temperaturas se están mostrando particularmente suaves, en el primer trimestre en el hemisferio norte, reduciendo las necesidades de calefacción.

Si bien algunos grandes países asiáticos están elevando sus importaciones de petróleo, en particular India, Corea del Sur, Indonesia y Filipinas, en el otro extremo, Brasil, Japón o Francia las disminuyen.

Los autores del informe de la AIE atribuyen una parte de la reciente recuperación del precio del petróleo a la depreciación del dólar, por eso lo que pueda suceder en los próximos meses, también dependerá del tipo de cambio, dependiente a su vez de posibles modificaciones de los tipos de interés.

Por el lado de la oferta, la agencia hizo notar que en febrero 2016 la extracción de crudo bajó en 180.000 barriles diarios hasta los 96,5 millones. En el caso de la OPEP, Irak, Nigeria y los Emiratos Árabes Unidos redujeron la producción de petróleo. Asimismo, Irán aportó menos de lo previsto.

Fuera de la OPEP, la AIE calculó que la producción en 2016 disminuirá en 750.000 barriles diarios y auguró que este año la producción de EEUU se recortará en 530.000 barriles diarios.

"Hay indicios claros de que las fuerzas del mercado (...) están haciendo funcionar su magia y los productores de mayor costo están reduciendo el bombeo. El regreso de Irán al mercado ha sido menos dramático de lo que los iraníes dijeron que sería", pronosticaron los técnicos energéticos.

La AIE resumió la situación precisando que el desequilibrio entre la oferta y la demanda de petróleo va a permanecer alto en la primera mitad de este año. La situación probablemente se corregirá en la segunda mitad de 2016.

La dependencia de América Latina al comercio de materias primas es muy elevada: supone el 86% de las exportaciones en Ecuador, el 79% en Colombia y más del 50% en Brasil. Los esfuerzos por la diversificación han dado escasos frutos en estos años.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya advertía en septiembre 2015 que la región debería adaptarse al nuevo entorno de bajos precios de las materias primas y, desde entonces, se han sucedido los anuncios de recortes de gastos: México ha ajustado su presupuesto en unos 6.300 millones de euros; en Brasil el ajuste asciende a 5.200 millones y a algo más de 1.600 millones en el caso de Colombia.

En unas economías en clara desaceleración, cuando no en fuerte recesión como es el caso de Brasil y Venezuela, los recortes de gasto debilitan las bases de crecimiento de la economía, agudizan la caída de las divisas y, a diferencia del resto del mundo, América Latina sufre presiones inflacionistas que impiden a los bancos centrales responder al frenazo económico con bajadas de los tipos de interés.

Un escenario que resucita el eterno fantasma de las crisis de balanzas de pagos, que pusieron fin a los boom, que ha vivido la región desde los años 80.

Cierto es que, en esta ocasión, los países han logrado acumular un notable colchón de reservas durante los años de bonanza, sus sistemas financieros están aparentemente saneados y los Estados se han endeudado mayoritariamente, y con moderación, en sus respectivas monedas nacionales. Pero es aquí donde la enorme deuda de las grandes petroleras de la región representa una doble amenaza.

Como bien ha demostrado la crisis de deuda europea, y en particular el caso de España, la deuda pública puede pasar en muy poco tiempo del 36% a casi el 100% del PIB cuando los Estados se ven obligados a acudir al rescate de sus sistemas financieros.

En este caso el mercado sobrentiende, cuando no está explícitamente reconocido en los contratos de los bonos, que la deuda de las grandes petroleras latinoamericanas está respaldada por sus soberanos y que en caso de dificultades de las compañías serán los países los que hagan frente al pago de sus obligaciones.

 La evolución de las primas de riesgo soberanas y corporativas de los próximos meses irá indicando si ese escenario se va acercando.

Reunión del G20: Crecimiento o antiterrorismo

XH. Los Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales del G20 están reunidos en Shanghái en busca de acuerdos para potenciar el crecimiento económico mundial o para cortar la financiación del terrorismo.

El G20 o Grupo de los 20 países en desarrollo G20+, es un grupo de 24 naciones en desarrollo, establecido el 20 de agosto de 2003. El grupo formalmente surgió en la 5ª Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Cancún, México, en 2003. Representa el 60% de la población del mundo, el 70% de sus agricultores y el 26% de las exportaciones agrícolas mundiales.

En momentos como el actual, donde el debilitamiento de la economía mundial intranquiliza a todos, los acuerdos entre los miembros del G20 contribuirían a evitar nuevos shocks financieros.

En el estreno del encuentro en Shangái, donde se reúnen los ministros de Economía y Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de las economías más importantes del planeta, la falta de conexión era más que innegable.

Si el premiere chino, Li Keqiang urgió a los allí presentes a tomar medidas coordinadas y considerar un plan de contención para evitar contagios, el secretario del Tesoro, Jack Lew, dejó claro que no es necesario tomar medidas contra una crisis que todavía no existe.

Por su parte, su homólogo alemán, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, no dudó en aclarar que "hablar de más estímulos no es más que una distracción de las tareas reales". Un ataque directo contra el Fondo Monetario Internacional y sus funcionarios.

La institución liderada por Christine Lagarde puso de manifiesto que las políticas monetarias ultraacomodaticias están perdiendo su magia de ahí que el encuentro incidiera en que los gobiernos no deben "intentar crear nuevos trucos sino desarrollar y completar los compromisos ya prometidos".

Entre ellos, destacan los cerca de 800 planes para simplificar regulaciones, impulsar el comercio, la inversión y el desarrollo tecnológico. Todos estos planes formaron parte de las reformas acordadas a lo largo de 2014 por los mandatarios del G-20. "Necesitamos acción en todos los frentes", sentenció ayer Lagarde.

Un mensaje que chocó con las declaraciones de Schaeuble, quien expuso que su país no estaba de acuerdo "en la creación de un paquete de estímulo fiscal" coordinado para las principales económicas del mundo. Lew respaldó este hecho al asegurar que existe incertidumbre económica pero "no es razonable ofrecer una respuesta a una crisis que no existe".

Un fondo común que también se distanció del mensaje del propio Li, quien dijo a los presentes que "la coordinación en políticas macroeconómicas debe fortalecerse" mientras reconoció que "la situación económica y financiera es más compleja y difícil".

Algo evidente dadas las turbulencias procedentes de la segunda mayor economía del mundo, donde las devaluaciones por sorpresa y las fugas de capitales se han dejado sentir en las bolsas de todo el mundo. Un hecho que, además, ha endurecido las condiciones financieras.

Aunque Li contó con el apoyo de otros miembros del G-20 en materia de mejorar la coordinación, las diferencias sobre cómo lograr este objetivo pusieron de manifiesto las divisiones entre las principales economías mundiales.

El gobernador del Banco Popular de China, Zhou Xiaochuan, se encargó de asegurar a sus homólogos del G-20 que su país no llevará a cabo próximas devaluaciones de su divisa en un intento por garantizar el apoyo a su economía.

"China intentará mantener un balance entre el crecimiento, los ajustes y la gestión de los riesgos", afirmó Zhou durante una conferencia organizada por el Instituto Internacional de Finanzas.

Por su parte, el ministro de Finanzas alemán aseguró que el modelo de crecimiento basado en la financiamiento de la deuda "ha alcanzado sus límites y estás creando nuevos problemas, incrementando el apalancamiento, generando burbujas y convirtiendo al economía en un muerto viviente".

 

Duras palabras a las que el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, añadió, “que llevar los tipos de interés a terreno negativo implica serios riesgos y retrasa la implementación de reformas económicas”.