Economía

China y los desafíos económicos de Xi Jinping

Maracay, 22 de octubre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: RTVE.es.- Durante el XVIII Congreso del Partido Comunista Chino, el líder chino Xi Jinping resaltó los problemas y desafíos a los que se enfrenta la economía china y de innegable repercusión social por la influencia de este poderoso país.

Xi Jiping es el hombre más poderoso en este escenario político chino, que se realiza cada cinco años. Xi es el Jefe de Estado y del Partido, y su palabra también es relevante en lo que a temas económicos se refiere.

"El problema es que nuestro desarrollo es desequilibrado y desproporcionado”, dijo Xi ante los delegados del PC. Una confesión que asume el peso de las decisiones futuras para manejar los problemas de los chinos de a pie.

Asimsimo, Xi prometió una mayor apertura del mercado y la protección de los intereses de los inversionistas extranjeros. Todas las empresas registradas en China serían tratadas de igual manera, aseguró Xi. Planteamientos imposibles de escuchar en el pasado.

Mientras EE. UU. se encuentra en retirada debido a la política de Donald Trump y su "EE.UU. primero”, Xi se perfiló en los últimos tiempos como un defensor de la globalización. Pero algunas empresas se quejaron que a sus palabras no siguieron hechos concretos y el Estado sigue teniendo el control de la economía.

De acuerdo con representantes de la economía estadounidense, la apertura de los mercados chinos a inversores extranjeros no es un tema prioritario en la agenda de Xi Jinping. Y también la reducción del alto endeudamiento del país se postergará para más tarde.

"Lo primero es la disciplina y el control. Quienes tienen participación en el mercado observarán esta vez el congreso del PC mucho más detenidamente”, predice Yan Kaiwen, analista de China Fortune Securities. "Se trata de averiguar si, en vista de la preocupación sobre el crecimiento económico, surgen planes de reforma sorpresivos”.

El índice bursátil chino CSI subió en un 0,5% y no hubo grandes oscilaciones en la bolsa de Shangái: el aumento fue de un 0,3%. China espera este año una vez más, sobre todo debido a los proyectos estatales, un fuerte crecimiento económico. El banco central chino calcula que será de un siete%.

Si bien Xi anunció una vez más durante su discurso en Pekín que apoyará el desarrollo de empresas privadas, así como una competencia justa, al mismo tiempo abogó por respaldar las compañías estatales chinas.

El Gobierno Chino propugna un "fortalecimiento, mejoramiento y ampliación de las empresas del capital estatal”, dijo el jefe de Gobierno chino. Además, subrayó que el gobierno "combatirá con eficacia la pérdida de propiedad estatal y la reforma de empresas del Estado, al tiempo que impulsará la formación de una economía mixta”.

Según observadores, Xi Jinping no prioriza una mayor liberalización de los mercados en este contexto de tensión entre empresas estatales y privadas, sino que pone el foco en la estabilidad, para la cual la intervención del Estado en la economía es un factor clave.

Algunos analistas ven con preocupación el alto endeudamiento público y de las empresas estatales chinas. La agencia de ráting Standard & Poor's señaló que China está dando solo "pequeños pasos" para frenar un vertiginoso aumento de su deuda.

Xi Jinping, por su parte, solo subrayó ante los delegados del PC en Pekín que el Gobierno chino quiere "impulsar aceleradamente la modernización del sistema impositivo y delimitar claramente las responsabilidades (…) en las relaciones financieras entre las autoridades locales y centrales”.