Economía

Industria Petrolera Colombiana con buenas expectativas: Velandia

Bogotá, D.C. 17 de febrero de 2018. Por Redacción Ecos. Foto: Diario El País.- La industria de los hidrocarburos en Colombia ha generado excelentes noticias en los últimos meses, que generan expectativas muy positivas para el 2018, considerando lo que significa para las finanzas públicas.

Orlando Velandia Sepúlveda es una voz calificada de un sector estratégico para el futuro de Colombia y el Postconflicto, por ser el Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH). Sus planteamientos pueden indicarnos cómo es la realidad del sector, las proyecciones de producción, las expectativas del mercado petrolero y la operatividad de la industria.

Primero que cualquier otra interrogante, Velandia Sepúlveda reporta el Balance del Sector de Hidrocarburos en el 2017: “Fue un año en el que hubo unas evidentes señales de recuperación. Los indicadores que tenemos que mirar son taladros, pozos exploratorios y producción. Después de un año crítico como 2016, donde había 27 taladros operando en actividades de exploración o en el desarrollo de campos, el año pasado terminamos casi con 130, significando un enorme aumento en este aspecto” afirma.

En cuanto a la producción, el Presidente de la ANH señala que el 2017 terminó “con más de 10.000 barriles de producción diaria, por encima de la meta fiscal, que eran 840.000 barriles diarios y se registró un promedio de 854.121 barriles”.

“Hubo una buena señal de recuperación, pero estábamos todavía en US$47 o US$48 por barril, pero al finalizar el 2017 y lo que vamos de 2018, tenemos precios por encima de los US$60”, especificó el alto funcionario.

En lo referente a las expectativas sobre la exploración, el titular de la ANH expresó que se espera “mantener una tendencia creciente en pozos exploratorios y nos hemos puesto una meta de 65, es decir, crecer casi un 20% respecto a los del año pasado, cuando tuvimos una clara recuperación, perforando 54 pozos al 31 de diciembre. Esto teniendo en cuenta que, en 2016, tuvimos 21 pozos, cuando en los buenos años, 2013-2012, superamos los 100”.

El PIB no lo es todo, existe otra riqueza

Maracay, 4 de febrero de 2018. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Enonomy Press.- La situación financiera y económica de las naciones y su complejidad ha promovido examinar los indicadores y parámetros de análisis de la productividad, la riqueza y el bienestar económico.

Se acostumbra a medir la actividad económica de un país basado en su Producto Interior Bruto (PIB), es decir, en todos los bienes y servicios producidos dentro de sus fronteras, restando lo traído del exterior. Pero no se considera lo que en verdad genera crecimiento económico sostenible: las personas que lo habitan y sus vastos recursos naturales.

Esta es la idea central de un nuevo Reporte del Banco Mundial, The Changing Wealth of Nations 2018, La Riqueza Cambiante de las Naciones 2018, que analizó la composición de la riqueza de 141 países en un periodo de 20 años.

En este sentido, las estimaciones de riqueza de las naciones estudiadas se calcularon de acuerdo con cuatro clases de activos:

• Capital producido: maquinarias, edificios, suelo urbano residencial y suelo urbano no residencial, todos medidos a precio de mercado.

• Capital natural: fuentes de energía (petróleo, gas y carbón), minerales (incluyendo diez categorías), tierra fértil (para el cultivo y para pasturas), bosques y áreas protegidas. El capital natural se mide como la suma del valor de las rentas generadas durante la vida de un activo.

• Capital humano: el valor de las habilidades, la experiencia y el esfuerzo del trabajo de la población a lo largo de su vida desglosada por sexo y por situación laboral (empleado, autónomo). El capital humano se mide como el valor de las ganancias a lo largo de la vida de una persona.

• Activos extranjeros netos: la suma de los activos y pasivos externos de un país; por ejemplo, la inversión extranjera directa o las reservas monetarias.

De esta manera, el nivel de desarrollo económico de un país está estrechamente relacionado con la composición de su riqueza nacional.

Según el Informe del BM, la riqueza mundial creció un 66% de 1995 a 2014, pero lo hizo de forma desigual: la riqueza per cápita en los países de altos ingresos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) es 52 veces mayor que la de los países de ingresos bajos.

En el mundo, el capital humano representa dos tercios de la riqueza total, constituyéndose, así, como el componente más importante. En el caso de América Latina, el capital humano conforma el 60% de su riqueza, mientras que el 24% es capital producido y el 18% es capital natural.

Pero a pesar de que la gran riqueza de las naciones está en su gente, en la actualidad las mujeres representan menos del 40% de la riqueza del capital humano mundial debido a menores ingresos, menor participación laboral y menos horas promedio de trabajo. Una mayor paridad de género podría generar un aumento del 18% de la riqueza, señala el estudio.

Por su parte, los recursos renovables, la tierra agrícola, los bosques y las áreas protegidas, pueden producir beneficios a perpetuidad si se los gestiona de manera sostenible. En países de bajos y medianos ingresos, como es el caso de América Latina y el Caribe, el valor de los activos renovables se duplicó con creces, manteniéndose al día con el crecimiento de la población en promedio.

A diferencia de los recursos renovables, el capital natural no renovable, como los combustibles fósiles y los minerales, ofrecen una única oportunidad para financiar el desarrollo mediante la inversión de rentas de recursos. Es decir, solo se pueden reinvertir una sola vez, ya que el capital natural está agotado.

El capital natural tiene mayor preponderancia en los países de ingresos bajos (representaba el 47% de su riqueza en 2014). Pero hacerse rico no tiene que ver con liquidar los activos naturales para crear otros activos: el capital natural por persona en los países de ingresos altos de OCDE fue tres veces mayor que en los países de ingresos bajos en 2014, aunque la participación del capital natural en los países de altos ingresos de la OCDE fue solo del 3%.

Casi dos tercios de los países que han tenido ingresos bajos desde 1995 se clasifican como países ricos en recursos o países frágiles o en conflicto, o ambos. Esto demuestra que los recursos naturales por sí solos no pueden garantizar el desarrollo: se necesitan instituciones sólidas y un buen gobierno para garantizar que las rentas se reinviertan y no se utilicen por completo para el consumo.

Debido a esto, el estudio afirma que, dado que la composición de la riqueza cambia con el desarrollo económico, los países deben administrarla como una cartera de activos. El crecimiento se debe en parte al uso más eficiente del capital natural y a la inversión de las ganancias de las fuentes de capital natural, como los minerales, en infraestructura y educación. Justamente, esta inversión da como resultado un crecimiento de la riqueza total. 

El estudio es concluyente: el PIB no lo es todo. Esta medida deja afuera valiosos recursos de los países y la manera en que se invierte. La riqueza debe usarse como un indicador de sostenibilidad en los países.

El Blockchain abre sus espacios

Maracay, 13 de enero de 2018. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: CrytoEconomy.- La Blockchain es una de las opciones que el universo digital aportará a diferentes sectores económicos y financieros este 2018.

Los avances en las investigaciones de su impacto y valor agregado, tomando en consideración que la Blockchain es una lista inmutable de registros de transacciones que está replicada en múltiples entidades, la está haciendo muy atractiva para sectores que requieren versatilidad en sus estrategias y operaciones.

Originalmente se había adaptado como base del Bitcoin y se usó en otras criptomonedas, pero su uso podría escribir un nuevo hito en la historia tecnológica de la próxima década.

Entre los hitos recientes se encuentran de la Blockhain se puede mencionar el interés generado por las criptomonedas y las ICOs, la explosión del ecosistema Ethereum, el debut de Japón como primera Gran Economía en aceptar al Bitcoin como un instrumento oficial de pagos, la emisión de los primeros futuros del Bitcoin por parte de la Chicago Mercantile Exchange, el estudio por parte de una veintena de países para emitir sus propias criptomonedas, la preparación de grandes bancos y corporaciones para la masificación de aplicaciones basadas en la Blockchain y el avance para el respaldo monetario de criptomonedas más allá de la Tecnología.

Según investigadores asociados al Foro de Davos, se espera que, en 2018,  se desarrollen aplicaciones basadas en la Blockchain para los siguientes 10 rubros bancarios, financieros, gubernamentales, actuariales, investigativos, entre muchos otros:

1. Servicios Bancarios – Pagos y servicios mercantiles, intercambio de divisas y transacciones internacionales, incluyendo remesas.

2. Servicios Financieros – Plataformas para préstamos, monederos digitales, pagos peer-to-peer, gestión de activos, seguros de todo tipo

3. Levantamiento de Capital – Plataformas para Crowdfunding y emisión de ICOs

4. Contratos Inteligentes – Auto ejecutables y complementados por el aprendizaje automático.

5. Gestiones Diversas – De Identidad, de Seguridad, Certificaciones y Credenciales, principalmente mediante el uso de Ethereum.

6. Aplicaciones de Gobierno – Votaciones y referendos, legislación, eliminación de burocracia, ciudades inteligentes y acceso a servicios electrónicos gubernamentales.

7. Descentralización de Mercados – Incluyendo la evolución de la Economía Colaborativa

8. Cadenas de Suministro – Internet de las Cosas (IoT), principalmente a través de IOTA.

9. Almacenamiento de Datos - Descentralización de servidores en la nube, registro de bienes raíces y otras propiedades, aplicaciones de salud.

10. Plataformas de Predicción y Consumo de Contenido – Juegos de azar, Paywalls.

Estas aplicaciones tienen en común que: a) Se requiere un libro de registro; b) Existe diferentes interesados en ver o modificar dicho registro; c) No hay un tercero de confianza irrebatible; d) Los diferentes actores no se conocen y; e) Se requiere una verificación pública. 

Sin estas premisas, es mejor construir bases de datos, en vez de hacer aplicaciones basadas en la Blockchain. Una decisión importante sería, para el sector gubernamental, porque el Blockhain contribuiría a la verificación publica de escenarios como las elecciones, referendas, licitaciones, etc.

Una mirada económica al 2018

Maracay, 10 de enero de 2018. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: PIKcaso. Existe un interesante estado de ánimo en los mercados y en los analistas económicos para este 2018. Un consenso internacional, entre analistas, académicos y funcionarios gubernamentales expresa que este año será tan bueno o quizás mejor que el 2017, en términos de consumo, empleo, inflación y crecimiento.

En este orden de ideas,  esto no se explicará, con la excepción de países como España y otras naciones de América Latina, solo por la recuperación de la crisis, sino también por la fortaleza de sus mercados. Cada vez son más las grandes naciones que, como EE.UU., han alcanzado su PIB potencial y se disponen a superarlo.

Pero las preocupaciones también están presentes. La primera es el estancamiento de los salarios reales y la lentitud en la recuperación de la productividad. Otra importante son los riesgos geopolíticos de líderes imprevisibles y escépticos ante la globalización como Donald Trump, vuelcos inesperados como el Brexit, violencia incontenible como la de México o crisis territoriales como la de Cataluña.

Indudablemente surgirán distintos debates. Destacan, entre ellos, cómo debe dividirse el poder o distribuirse la riqueza, hasta qué punto necesitamos más reformas estructurales para mejorar la productividad, estimular la promoción social, reducir la precariedad y la pobreza y garantizar la sostenibilidad de las pensiones y ayudas de intervención de las poblaciones vulnerables.

El Fondo Monetario Internacional, que siempre es más prudente que de optimista, ha tenido que revisar al alza sus previsiones mundiales de crecimiento para el que viene. Abandonamos, según el FMI, un año donde el PIB global habrá aumentado un considerable 3,6% y llegamos a otro donde avanzará una décima más.

Goldman Sachs, más optimista, se anima a apuntar que ellos esperan un 4% de crecimiento en 2018. Son cifras menores pero muy parecidas a las de los años anteriores a la crisis económica. El temido enfriamiento de China seguirá siendo un factor relevante.

El crecimiento es,  sustancialmente, el propio impulso de la recuperación económica, el fortalecimiento de la demanda sobre todo en China y en los países desarrollados y, en términos más globales, el incremento de la confianza y la actividad de los inversores, la reactivación de la producción industrial, la mejora en el acceso al capital y las condiciones de financiación y, por fin, unos precios del petróleo que, a pesar de su recuperación, se mantendrán el año próximo por debajo de los niveles de 2010.

El crecimiento económico acelerado se traducirá en millones de puestos de trabajo. Eb los últimos cinco años, el desempleo se ha reducido cerca del 40% en las economías avanzadas hasta el punto de que algunas de ellas, como Alemania, han alcanzado el pleno empleo. Es cierto que sigue y seguirá habiendo situaciones preocupantes como las de Grecia o España, pero también lo es que, por ejemplo en el caso de España, el desempleo caerá en un 37% entre 2012 y 2018.

Liderarán el crecimiento económico los países emergentes y, muy especialmente, los asiáticos. Destacarán entre ellos Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam. La región de naciones emergentes que menos crecerá será América Latina y el Caribe, muy por detrás de Oriente Medio y el Norte de África y de la media de los países subsaharianos.

La inflación se mantendrá en unos niveles extraordinariamente modestos por una mezcla entre los bajos precios de las materias primas, en especial, de la energía, y por una lenta recuperación de los salarios. La inflación media en las economías desarrolladas no llegará al 2%, la cifra que suele invitar a los bancos centrales a elevar los tipos de interés y, en consecuencia, a encarecer la financiación.

En los países emergentes y en desarrollo, aunque se espera que repunten los precios dos décimas más rápido que este año, lo cierto es que a mediados de 2017 su inflación cayó a mínimos de los últimos ocho años. En 2018, el FMI cree que la inflación de los emergentes y países en desarrollo, con la exclusión de casos especiales como Venezuela, se situará en el 4,4%.

Otros debates como nuevos retrasos de la edad de jubilación (la sostenibilidad de las pensiones sigue sin estar asegurada), la necesidad de una renta mínima que mitigue la embestida de la robótica, una reforma laboral que recorte la dualidad y la discriminación de determinados colectivos o la apuesta por una educación excelente y continua que, además, reduzca el fracaso escolar, serán muy certeros escenarios de consenso.

Café Colombiano y Sostenibilidad

Ginebra, 26 de diciembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: CIAT.- El Café de Colombia es uno de los protagonistas del último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre Sostenibilidad, donde reporta que “esta experiencia podría ser replicada en otras cadenas mundiales de valor”.

La preferencia de los consumidores por un café producido en condiciones sostenibles, desde el punto de vista social, económico y medio ambiental, ha contribuido a promover las medidas de seguridad y salud en el trabajo (SST) en el sector del café en Colombia.

Los productores que adhieren a las normas voluntarias de sostenibilidad (NVS), tienen una mayor tendencia, que los productores tradicionales a adoptar buenas prácticas, incluso en materia de SST

Estos programas son un fuerte impulso para el mercado, ya que contribuyen a sensibilizar desde el consumidor hasta la industria y a los mismos productores en lo que se refiere a la necesidad de invertir en la mejora de las condiciones de trabajo.

El informe, asimismo, constata un aumento significativo del número de cultivadores colombianos de café que participan en programas NVS, tales como la Etiqueta UTZ, la Certificación Rainforest Alliance y el Programa AAA de Nespresso, el café del Postconflicto, para una calidad sostenible, lo cual les permite vender el café a un mejor precio.

Colombia es uno de los principales productores de café respetuoso de las normas de sostenibilidad, con una cuota de mercado de 18% del volumen certificado o controlado.

OIT señala que la experiencia del sector del café en Colombia ha alcanzado un punto en que podría servir de modelo para el desarrollo de otras cadenas de suministro en el país, en un momento en que el Acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla de las FARC ofrece una oportunidad única de mejorar las condiciones de trabajo en las zonas rurales, integrándolas con una estrategia de competitividad comercial.

Al mismo tiempo, la experiencia de Colombia podría beneficiar a otras cadenas de suministro del café en otros países productores, indica el informe, agregando que los compradores internacionales consultados tienen una percepción positiva de la implementación de SST en Colombia en comparación con otros países.

El Informe forma parte de un proyecto OIT-UE dirigido a mejorar la base de conocimientos sobre la SST en las cadenas mundiales de suministro, que se estima representan entre 60 y 80% del comercio mundial.

Efecto Trump daña el Multilateralismo

Paraísos Fiscales: Evasión y Corrupción

La Paz, 1 de diciembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Diario Responsable.-  La utilización de paraísos fiscales se multiplicó por cinco en América Latina, en un periodo de 15 años, en un contexto de internacionalización de las economías en el que fondos billonarios han escapado especialmente a Europa, no sólo al Caribe.

Un lista negra de los destinos de la evasión fiscal con sanciones de verdad efectivas haría más difícil la huida de este dinero necesario para escuelas y hospitales públicos, producto de los tributos, advierte un Informe de Oxfam, presentado en La Paz por Susana Ruiz, Responsable de Justicia en esta ONG.

Ruiz  apunta que "Holanda, Panamá, Suiza y Luxemburgo" son los países más utilizados por los latinoamericanos para evitar impuestos a través de cuentas bancarias.

Saber cuánto dinero está oculto "es difícil, precisamente por la naturaleza misma de estos flujos", pero hay investigadores que calculan que suma "aproximadamente entre 20 y 32 billones de dólares" a nivel global. "Un volumen equivalente al PIB de las dos potencias mundiales, EE.UU. y China, juntas", señala Oxfam.

"Más de la mitad del comercio mundial pasa por paraísos fiscales" que, a su vez, generan "el 45% de los beneficios empresariales", recalca Oxfam, citando datos del reconocido economista francés Gabriel Zucman, autor del libro "La riqueza oculta de las naciones: Investigación sobre los paraísos fiscales".

Esta organización mantiene que, de los 170.000 millones de dólares que los países en desarrollo dejan de recaudar cada año, 100.000 millones se deben a la evasión fiscal de las grandes empresas. Esa cantidad sería suficiente para proporcionar educación a 124 millones de niños sin escolarizar y para costear la atención sanitaria, que podría salvar la vida de seis millones de niños, según el análisis de Oxfam sobre unos paraísos que solo unos pocos pueden "disfrutar".

Dato escalofriante: No hay empleo para Jóvenes

Ginebra, 22 de noviembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Alain Bachellier/OIM.- La persistencia del desempleo y la falta de oportunidades de calidad continúan obstaculizando la búsqueda de trabajo decente entre los jóvenes, reveló el nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Los jóvenes representan más del 35% de la población desempleada en el mundo y la tasa de desempleo juvenil, en la actualidad asciende al 13%. Un número que la OIT prevé aumentará para 2018.

A nivel mundial, un considerable aumento del desempleo juvenil, entre 2010 y 2016, en el norte de África, los Estados Árabes y América Latina y el Caribe, ha sido contrarrestado por mejoras en el mercado de trabajo en Europa, Norteamérica y África Subsahariana.

"En promedio las personas jóvenes son tres veces más propensas a estar desempleados que los adultos, este número no ha cambiado casi en los pasados 10 años, demostrando los grandes desafíos que enfrentan los jóvenes para entrar al mercado laboral", declaró Azita Berar Awad, Directora del Departamento de Empleo de la OIT.

El informe señala, además, las persistentes vulnerabilidades que afectan a las mujeres jóvenes en el mercado laboral. Del 21.8% de los jóvenes que no están empleados ni están estudiando o formándose, más de tres cuartas partes son mujeres.

"A nivel mundial, la tasa de mujeres en esta situación es de 34.4% comparado a un 9.8% de los hombres. Podemos ver una gran brecha de género en estas cifras" agrega Azita.

Asimismo, muchos jóvenes dependen de la economía informal como medio de subsistencia. A nivel mundial, tres de cada cuatro mujeres y hombres jóvenes, están empleados en la economía informal, frente a tres de cada cinco adultos. En los países en desarrollo, la cifra llega hasta 9 de cada 10 mujeres y hombres jóvenes.

Para la OIT, el problema del empleo juvenil no solo consiste en crear más oportunidades, sino mejorar también la calidad del trabajo y el empleo decente.

El informe de la OIT es contundente al recomendar la creación de asociaciones estratégicas e intensificar la acción a favor del empleo juvenil en apoyo a la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. 

Justicia tributaria para evitar la evasión fiscal

Ginebra, 11 de noviembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: ONU.- Los Estados deben poner fin a la dañina competencia tributaria entre ellos y trabajar unidos para poner fin a los sistemas de evasión fiscal poco éticos, usados por algunas personas con ingentes ingresos y empresas multinacionales, destacó el experto de la ONU en deuda externa y derechos humanos, Juan Pablo Bohoslavsky

Bohoslavsky, hizo esa afirmación en relación a los "Papeles del Paraíso", una reciente filtración de documentos a los medios de comunicación, que revelan los planes de evasión fiscal, llevados a cabo por corporaciones internacionales, en paraísos fiscales como las Islas Caimán o Bermuda.

Ante esta situación, diversos expertos en DD.HH. de Naciones Unidas consideraron que las agencias calificadoras y los fondos de inversión deberían rebajar la calificación de esas empresas en su actuación social, ambiental y de políticas de manejo empresarial.

"Hacemos un llamamiento a las empresas para que asuman su responsabilidad corporativa, de acuerdo con los principios rectores de Naciones Unidas sobre empresas y DD.HH. “, dijo Surya Deva, Presidente del Grupo de Trabajo de la ONU sobre DD.HH., empresas transnacionales y otras empresas.

Los expertos subrayaron que las empresas deben cumplir "tanto la letra como el espíritu" de las leyes fiscales y "contribuir puntualmente a las finanzas públicas en los países en los que operan", tal y como se indica en las normas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) para empresas multinacionales.

Añadieron que, en vez de disminuir el gasto en seguridad social, salud pública, vivienda o educación, los gobiernos han de realizar "mayores esfuerzos" para asegurar la justicia tributaria.