Economía

Economía Conductual gana el Nobel

Maracay, 9 de octubre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: npr.org.-  El estadounidense Richard H. Thaler de la Universidad de Chicago, fue galardonado con el Premio Nobel de Economía por sus estudios de la Economía Conductual, anunció la Real Academia Sueca de las Ciencias.

El galardón reconoce el trabajo de Thaler por integrar la economía y la psicología, explorando "cómo las limitaciones en el raciocinio, las preferencias sociales y la falta de autocontrol afectan a las decisiones individuales y a las tendencias en el mercado".

El fallo asegura, asimismo, que el estadounidense ha sido un "pionero" en este ámbito, al contribuir de forma decisiva "a construir un puente entre los análisis psicológicos y económicos de los procesos de decisión individuales".

La perspectiva conductual incorpora a la economía "un análisis más realista de cómo piensan y actúan las personas cuando están tomando decisiones económicas", lo que ayuda a "diseñar medidas e instituciones que incrementan los beneficios para el conjunto de la sociedad".

Esta aproximación a la economía difiere de la teoría tradicional, que asumía que las personas tenían buen acceso a la información y podían procesarla de forma correcta, algo que en ocasiones distaba mucho de la realidad.

La contribución de Thaler fue redefinir el análisis de las decisiones, incluyendo elementos psicológicos que "influyen de forma sistemática la toma de decisiones económicas".

Thaler, de 72 años, nació en East Orange (EEUU), se graduó en 1967 en la Universidad Case Western Reserve y se doctoró en la de Rochester en 1974.

Antes de comenzar a trabajar en la Universidad de Chicago en 1995 enseñó en la de Rochester and Cornell, además de ser profesor visitante en la Universidad de British Columbia y diversos centros superiores de estudios en el país.

Como cada uno de los restantes Premios Nobel, el de Economía está dotado con 9 millones de coronas suecas (943.784 euros, 1,1 millones de dólares).

Es el único de los seis premios Nobel que no fue instituido por el creador de los premios, el magnate sueco Alfred Nobel, sino por el Banco Nacional de Suecia en 1968.

El Premio del Banco Nacional de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel, como se llama oficialmente, distinguió el año pasado las contribuciones del estadounidense Oliver Hart y el finés Bengt Holmström a la teoría de los contratos, con múltiples aplicaciones que van desde la legislación sobre quiebras hasta las constituciones nacionales.

Con este galardón se cierra este año la ronda de los premios Nobel, tras concederse la semana pasada los de Medicina, Física, Química, Literatura y el de la Paz.

Reconstrucción, palabra clave

Maracay, 1 de octubre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: FSS.- A pocas semanas de los desastres naturales que golpearon duramente  los territorios continentales de América del Norte y América Central y los estados insulares del Caribe, se plantea, luego de la urgente asistencia de emergencia, que los gobiernos nacionales, regionales y locales, piensen en el proceso más importante, el de la Reconstrucción.

Lastimosamente las tragedias naturales suelen tener un saldo insolvente con la población y las regiones. Basta mirar cómo aún, en muchos países, sobreviven escombros, edificios fracturados, puentes destrozados e incluso patrimonios culturales desechos.

Cuestiones éstas que jamás se verá en los EE.UU., que subsiguientemente a la asistencia de emergencia, comienza la reconstrucción no sólo de las estructuras de todo tipo, sino incluso del paisajismo de las ciudades. Era impactante observar, luego de la Tormentas Brett y de Andrew, cómo en la Florida se recogían los restos vegetales y se incorporaban las nuevas plantas en las avenidas y paseos, con las labores intensivas de limpieza y reconstrucción de calzadas. Acciones que impactan a los sobrevivientes.

Hay dos impactos ineludibles luego de una tragedia natural: el impacto económico y el de la reconstrucción. No asumimos el psicosocial, porque este aspecto merece consideraciones de profesionales especializados, ya que el tejido social tendrá cicatrices superiores a una viga fracturada. Sus huellas son importantísimas y requieren intervenciones a mediano y largo plazo.

El impacto en la actividad económica hay que dividirlo en el corto plazo y en el largo plazo. Lo que típicamente sucede es que sí existe un impacto inmediato en la actividad económica y depende de varios factores, como la severidad del evento, el daño a la infraestructura y la afectación a la planta productiva.

En la medida que se afecta más en cada área, el impacto inmediato es mayor y puede tener efecto que dure algunos meses, pero puede ser recuperada porque este sector suele tener mejores condiciones de operatividad, activos y una organización que asume los costos, tiene seguros y desea operar.

Los efectos de la reconstrucción son un poco más complicados. Este proceso se puede dar de varias maneras. La primera es la reconstrucción de la infraestructura, que permite que la economía pueda seguir operando. La segunda es la reposición de la capacidad productiva instalada.  Y, la tercera es la reposición del patrimonio de las familias, empresas y gobierno, actividad de retorno inmediato. Ésta última se relaciona con reconstruir las casas de las familias y reponer al menos una parte de sus contenidos.

Por la severidad de los eventos ocurridos en este septiembre, se requiere de la acción evaluativa: 1) Saber cuál es el nivel de afectación a las empresas productivas (infraestructura, equipos, personal, etc) para saber cómo se impactó la actividad y el crecimiento económico. 2) Definir los daños de las organizaciones gubernamentales que, al fin y al cabo, son las gerenciadoras de la reconstrucción, en término de urgencia. Escuelas, centros de salud, centros de acopio, albergues, oficinas ministeriales deben estar operativas para manejar el mapa de desastre y gerenciar apoyos, donaciones y necesidades. Y 3) Evaluar el estado de las perdidas para así reponer el patrimonio familiar y espacios públicos, a corto y mediano plazo, y tener certeza del estado de las viviendas, las calles, los sistemas hídricos, eléctricos y de telecomunicaciones.

La reconstrucción tiene que ser un proceso efectivo y eficiente, para generar, por un lado la reposición pronta de las fuentes de empleo y trabajo y, por el otro, la confianza de la superación de la tragedia en los habitantes y sus familias, ante lo traumático del proceso de rescate.

El Impuesto Robot

Maracay, 27 de septiembre de 2017. Por Felicia Saturno Hartt. Foto: industrytap.com.- Uno de las actividades gubernamentales infalibles es la tributación. Ninguno se salva de pagar impuestos, sea directa o indirectamente. Inclusive los robots ya están siendo vistos como tributadores, a muy corto plazo.

Ningún escritor de ciencia ficción se pudo imaginar esta realidad, que puede ser un thriller, pero significa lo poderoso que pueden los sistemas de tributación financiera.

Pero el “Impuesto Robot”es un tema real ya en Europa, e incluso desde febrero del año 2016, se viene discutiendo en el Consejo de Europa la posibilidad del pago de tributos.

Un argumento establecido, desde hace mucho tiempo, es que los avances cada vez más rápidos en inteligencia artificial (IA) y en la automatización, la denominada revolución robótica, provocaría un enorme desempleo.

Un estudio ampliamente citado de los economistas de la Universidad de Oxford, Carl Frey y Michael Osborne, pronostica que dentro de las próximas dos décadas, casi el 50% del empleo total en EE.UU. está en "alto riesgo" de perderse por la automatización y la computarización.

En mayo de 2016, una moción propuesta por el Parlamento Europeo sugirió que los robots pronto podrían clasificarse como "personas electrónicas", cuyos propietarios estarían obligados a pagar impuestos en su nombre.

Para tratar de que la irrupción robótica sea lo menos transgresora posible, la europarlamentaria del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, Mady Delvaux, ha propuesto en el Parlamento Europeo un plan para hacer frente a la nueva realidad que se avecina.

De este modo, proponen que los 'trabajadores robots' de Europa podrían ser clasificados como "personas electrónicas", una denominación que haría  que sus propietarios sean responsables de pagar la seguridad social por ellos así como asumir una responsabilidad legal por sus acciones.

La propuesta también plantea que habría que decidir "si se debe crear un registro y fondo general para todos los robots autónomos inteligentes o bien crear un fondo individual para cada categoría de robot y si una contribución debe ser pagado en concepto de gastos al colocar el robot en el mercado o si la contribución [de quién instale la máquina] deben ser pagados durante la vida útil del robot".

En febrero de este año, esos planes fueron rechazados en última instancia, aunque el parlamento propuso preparar una legislación en toda la UE para regular el aumento de la robótica en una serie de áreas. Pero a pesar de la decisión de la UE, el asunto sigue ganando importancia con el tiempo.

El fundador de Microsoft, Bill Gates, expresó un fuerte apoyo a la idea de un impuesto sobre la automatización y dijo que su introducción era inevitable. Parte del argumento de Gates a favor de un "impuesto robot" es que la desaceleración del ritmo de los avances de automatización daría a los gobiernos más tiempo para proponer "programas de transición" adecuados para hacer frente a las consecuencias sociales.

"Este argumento ya lo estamos escuchando dese hace siglos", dice Enzo Weber, economista y especialista en temas del mercado laboral del Instituto alemán para la Investigación sobre el Empleo (IAB). "Alguien siempre quiere proteger a algunos trabajadores, pero esto acabaría con el ritmo del progreso tecnológico y esto realmente no sería sensato", dijo Weber.

"En general, estaría en contra de la idea de un "impuesto robot" porque los resultados de nuestra investigación no muestran una caída del empleo tal como se ha sugerido", sostiene el experto.

Un estudio en 2016 de la economista Katharina Dengler sobre el impacto de la digitalización en el mercado laboral en Alemania llegó a conclusiones similares, contrarrestando  el estudio de Fry y Osbourne, e incluso sugiriendo que la digitalización podría crear nuevos empleos y conducir a un aumento general del empleo. Teoría que compartimos.

Industria de las Armas en Cifras

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: El Carabobeño.-  El Informe 2017 de la Organización ‘Small Arms Survey’, entidad de investigación del Instituto Universitario de Altos Estudios Internacionales de Ginebra, dibuja un panorama preocupante sobre una industria polémica y de difícil control de las armas.

Eric Berman, Director de SAS, presentó reportó datos y análisis sobre el comercio autorizado de armas pequeñas, a nivel global, en la sede europea de Naciones Unidas, en Ginebra.

Las ventas globales de armas pequeñas alcanzaron un valor de 6.000 millones de dólares (5.017 millones de euros) en 2014, un 3,4 % más que en 2013, que revela que Brasil y Corea del Sur son dos de los cinco primeros exportadores.

Según el estudio sobre Armas Pequeñas de 2017, EEUU continúa siendo el primer exportador de armas pequeñas en el mundo, con unas ventas de 1.000 millones de dólares (836 millones de euros) en 2014, último año para el que se cuenta con datos consolidados.

A EEUU le siguen Italia con 689 millones de dólares (576 millones de euros), Brasil con 591 millones de dólares (494 millones de euros), Alemania con 475 millones de dólares (397 millones de euros) y Corea del Sur con 349 millones de dólares (292 millones de euros).

“La presencia de Brasil y Corea del Sur entre los primeros cinco exportadores demuestra un cambio en las dinámicas del comercio internacional de armas pequeñas, en particular por la creciente globalización de las fuentes de suministro”, señaló Berman.

Junto con Corea del Sur, “dos países no europeos, no norteamericanos exportadores de pequeñas armas entre los primeros cinco exportadores y es la primera vez que se da esta constelación”, recalcó el investigador sénior de Small Arms Survey, Paul Holtom. “Es la primera vez que Brasil supera el umbral de los 500 millones de dólares”, subrayó.

Las exportaciones brasileñas de armas pequeñas fueron sobre todo a Indonesia (en más de un 80 %), EEUU y los Emiratos Árabes Unidos.

Según Holtom una tendencia que se ha observado entre 2013 y 2014 es “un incremento importante en el valor de las exportaciones de armas de fuego militares”, dado que aumentó un 49 % hasta 708 millones de dólares (592 millones de euros).

Ello se debe principalmente a un fuerte aumento en el valor de las exportaciones brasileñas documentadas desde menos de 1 millón de dólares (836.620 euros) en 2013 a 198 millones de dólares (165 millones de euros) en 2014, indicó.

En cuanto a las importaciones de armas pequeñas, EEUU sigue siendo el principal comprador, pero por primera vez desde 2001 su valor descendió en 2014 y lo hizo en un 12 % hasta 2.200 millones de dólares (1.840 millones de euros).

Le siguieron Canadá con 364 millones de dólares (289 millones de euros), Indonesia (331 millones de dólares – 277 millones de euros), Arabia Saudí (209 millones de dólares – 175 millones de euros) y Alemania (198 millones de dólares – 166 millones de euros).

Por regiones, las Américas representaron el 40% de las importaciones totales de armas pequeñas, seguida de Europa (30%), Asia y el Pacífico (26%) y África (4%).

En las Américas el valor de las importaciones ascendió en 2014 a caso 2.900 millones de dólares (2.425 millones de euros).

América Latina, en particular, representó menos del 10% de las importaciones de armas al continente americano, pero hubo dos casos, Colombia y Venezuela, en los que se observó un aumento significativo en armas de fuego militares entre 2006 y 2010. También se debió esta variación al incremento de las importaciones de Perú de armas pequeñas.

En el apartado de la transparencia, los peores países son Irán, Corea del Norte, Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y, por primera vez, también Israel.

Por contra, las mejores notas las sacan Alemania, Suiza, Holanda, Serbia y el Reino Unido de 49 exportadores.

Por categorías, el tipo de armas que más se venden son las municiones (38 %), seguida de armas con fines deportivos o de cacería (21 %), pistolas y revólveres (14 %), armas militares (12 %) y partes y componentes (12 %).

Dos datos de este informe los tomamos para la reflexión: 1) Los países de Oriente Medio aumentaron sus importaciones de armas de fuego y municiones casi el doble de un año para otro, y 2) Catar aumentó ocho veces las compras de armas, desde los dos millones de dólares hasta los 16. Arabia Saudí, por su parte, casi triplicó las importaciones de armas de fuego, desde los 54 millones de dólares hasta los 161 y Los Emiratos Árabes Unidos pasaron de los 71 millones de dólares hasta los 186.

La pregunta es: ¿Cuántas de estas armas están en las manos de los terroristas del Estado Islámico?.

Huracanes, impacto económico y desarrollo

Maracay, 12 de septiembre de 2017.-  Por Felicia Saturno Hartt. Foto: El País.- La furia desatada de los huracanes Harvey e Irma han devuelto a la opinión pública internacional el tema de estas catástrofes naturales, a más luces y más polémica, que años y décadas anteriores, trayendo a la reflexión de profesionales, gobiernos, organizaciones y comunidades las consecuencias materiales de estos eventos destructivos.

Es interesante señalar, más allá de las evidencias del impacto del Cambio Climático que sólo el Presidente de EEUU, Donald Trump y sus fundamentalistas seguidores negaban antes de estas trágicas experiencias naturales, que el tema ha sido objeto de importantes investigaciones académicas y profesionales, ya que sólo el impacto económico de estos eventos puede durar cerca de 2 décadas.

Solomon Hsiang, Profesor Asistente de Política Pública en la Universidad de California y Amir Jina, Investigador de la Universidad de Columbia, examinaron el rendimiento económico de las naciones afectadas por tormentas tropicales, en un estudio longitudinal que partió de 1950 al 2008.

El estudio, “El efecto causal de las catástrofes ambientales en el crecimiento económico a largo plazo: evidencia de 6,700 ciclones”, logra romper con una premisa que había prevalecido, que argumentaba que “estos desastres naturales estimulan el crecimiento económico y las naciones se recuperan rápidamente de las pérdidas económicas; sino, por el contrario, que las tormentas provocan una prolongada reducción en el Producto Interno Bruto (PIB) real per cápita de cada país.

Los investigadores encontraron que si durante un año un país experimenta una velocidad mayor en un huracán (cerca de 9.4 metros por segundo -alrededor de un extra de 38 kilómetros por hora-), esto daría lugar a ingresos 3.6% menores en 20 años de lo que hubiera sido sin la tormenta.

“Quince años después de una tormenta, el PIB es 0.38% más bajo por cada metro por segundo adicional de velocidad con la posibilidad de que no muestre signos de recuperación sino después de los 20 años”, anunciaron.

De acuerdo con estimaciones del estudio, con el cambio climático los huracanes podrían provocar que la economía global pierda 9.7 mil millones en ingresos en el largo plazo.

El estudio de Hsiang y Jina pone de relieve dos teorías económicas para reflexionar: 1) En primer lugar, "la geografía importa", dice Hsiang. La exposición de Filipinas a los tifones es una razón por la que su crecimiento económico ha sido menor que el de China que está más protegido ante ellos.

2) En segundo lugar, “deberíamos estar protegiendo todas las cosas antes de que las tormentas toquen tierra”, un ejemplo de ello es incluir códigos de construcción en las leyes y respetarlos.

Vale la pena revisar con interés metodológico y proyectivo este estudio para comprender que más que remediar o revolucionar está investigar las causas que han contribuido a las situaciones contextuales de las naciones.

Colombia y Chile países con menor riesgo de lavado de activos

Por Redacción Ecos. Foto: colombialegalcorp.com.- Chile y Colombia son los países con menor riesgo de lavado de activos y financiamiento del terrorismo (LA/FT) en América Latina y el Caribe según la sexta edición del Índice Antilavado de Dinero (AML 2017, por su sigla en inglés) que publica el Instituto de Basilea sobre Gobernanza.

El Lavado de Activos es un grave delito que consiste en dar una apariencia de origen legítimo o lícito a bienes, en dinero o no, que en realidad son productos o "ganancias" de delitos graves como: tráfico de drogas, trata de personas, corrupción, secuestros y otros.

El Índice AML evalúa anualmente el riesgo o vulnerabilidad de un país al LA/FT, a través de 14 indicadores, y es utilizado por el sector privado como una herramienta establecida de calificación de riesgo.

La versión 2017 evaluó a 146 países (versus 149 en 2016), siendo los tres con menor riesgo de LA/FT los mismos que el año pasado: Finlandia, Lituania y Estonia.

En contraste, los 10 países con mayor riesgo de LA/FT son: Irán, Afganistán, Guinea-Bissau, Tayikistán, Laos, Mozambique, Malí, Uganda, Camboya y Tanzania.

Las mayores mejoras en la puntuación, respecto de 2016, fueron las de Sudán, Taiwán (China), Israel y Bangladesh. En cambio, los países que más se deterioraron en sus puntuaciones fueron Jamaica, Túnez, Hungría, Uzbekistán y Perú.

“En la región de América Latina y el Caribe, Paraguay, Haití, Bolivia, Panamá, Trinidad y Argentina son considerados los países de mayor riesgo. Perú, Ecuador y Trinidad y Tobago han registrado el mayor deterioro en la región”, señala el informe del Índice AML 2017.

Inversión extranjera directa sigue bajando

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: CEPAL/ONU.- La CEPAL proyecta una nueva caída en 2017, en torno al 5%, por lo que exhorta a los países de la Región a generar políticas para atraer flujos que apoyen los procesos nacionales de desarrollo sostenible.

Los flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia América Latina y el Caribe disminuyeron 7,9% en 2016 en comparación con 2015, sumando 167.043 millones de dólares, lo que representa una caída de 17% desde el máximo alcanzado en 2011.

Estos resultados se explican por los bajos precios de las materias primas y su impacto en las inversiones dirigidas al sector de recursos naturales, por el lento crecimiento de la actividad económica en varias economías y por el escenario global de sofisticación tecnológica y expansión de la economía digital, que tiende hacia una concentración de las inversiones transnacionales en las economías desarrolladas.

En 2016, América Latina y el Caribe recibieron el 10% de la IED Global, participación similar a la de 2015, pero menor al 14% promedio que se había logrado entre 2011 y 2014. Pese a la tendencia a la baja, los flujos de IED representan el 3,6% del producto interno bruto (PIB) de la región, cuando el promedio global es de 2,5%, lo que da cuenta de la relevancia de estas entradas para las economías de América Latina y caribeñas.

Para 2017, la CEPAL proyecta un escenario no muy próspero, una nueva caída de los ingresos de IED, en torno al 5%.

“La inversión extranjera directa ha sido un factor importante para el desarrollo de actividades exportadoras clave para el crecimiento de América Latina y el Caribe, así como para la creación de nuevos sectores, pero las elevadas brechas de productividad que persisten en la región y los nuevos escenarios tecnológicos que plantea la cuarta revolución industrial exigen nuevas políticas para aprovechar los beneficios de la IED en los procesos nacionales de desarrollo sostenible”, planteó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Bárcena también llamó a mirar con atención el hecho de que en varios países de la región las salidas de capital por rentas de IED superaron el flujo de ingresos en el período 2010-2016.

Las nuevas inversiones anunciadas se concentraron en energías renovables, telecomunicaciones y la industria automotriz. Los proyectos en energías renovables representaron el 18% del monto anunciado en 2016 (en 2005-2010 fue de 6%), lo que posiciona a esta actividad como la más dinámica del período, especialmente en Chile y México.

En cuanto a los países inversionistas, el estudio indica que estos no se han diversificado: el 73% del total de la IED ingresó desde Estados Unidos (20%), principal inversor individual y la Unión Europea (53%).

El informe también consigna que 2016 también fue un año débil para las empresas transnacionales latinoamericanas, conocidas como translatinas. Las salidas de IED desde los países de América Latina y el Caribe disminuyeron 50% hasta llegar a los 24.609 millones de dólares.

América Latina y el Caribe crecerá 1,1% en 2017: CEPAL

Por Redacción Ecos. Foto: Cepal/ONU.- Los países de América Latina y el Caribe crecerán un modesto 1,1% en 2017, tras dos años consecutivos de contracción, gracias a las mejores expectativas económicas internacionales y a un alza en los precios de las materias primas que exporta la región.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó el informe anual  correspondiente a este año, en Santiago de Chile.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, destacó, entre los factores positivos, en primer lugar, el dinamismo de la economía global, así sea moderado.

"En segundo lugar, hay mejoras en los precios de los commodities respecto al 2016, en promedio hay un aumento del 12%. Mayor dinamismo del comercio mundial, aunque partiendo de niveles muy bajos y, en cuarto lugar, una volatilidad financiera que se ha mantenido que se ha mantenido baja y estable en lo que va del año", explicó Bárcena.

En lo referido a los riesgos, Cepal mencionó la falta de claridad sobre la política económica de Estados Unidos.

"Hay una gran incertidumbre sobre cuáles van a ser las reformas en las que va a incurrir Estados Unidos en materia fiscal y comercial. Ya sabemos que se ha distanciado de los acuerdos comerciales. Por ahí ya vemos una tendencia muy clara, pero hay gran incertidumbre sobre qué va a hacer en el ámbito de la política fiscal", señaló la alta funcionaria.

La CEPAL consideró que para estimular el crecimiento en la región es importante fortalecer la estructura tributaria y reducir la evasión de impuestos.

Las proyecciones indican que México y Centroamérica serán las economías con una mayor expansión, 2,5% en promedio, gracias al aumento de las remesas y a las mejores expectativas de crecimiento en Estados Unidos.

El dinero y su indetenible evolución

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: Shutterstoc.- La evolucióin del dinero tuvo em la incursión de las tarjetas de crédito, las transferencias electrónicas, las tarjetas de débito y, hoy en día, las criptomonedas, un cambio progresivo, que puede facilitar los intercambios e incluso democratizar los accesos a bienes y servicios, donde los controles de cambio, como en Venezuela, coartan no sólo el comercio mundial, sino el acceso a la salud (medicinas, equipos médicos, tratamientos, etc.), educación (pago de matrículas, compra de materiales de estudio, equipos, etc) y al mantenimiento de la capacidad instalada de las empresas, públicas y privadas, entre otros aspectos.

En este contexto, el bitcoin, con sus múltiples nombres y empresas generadoras, está en todas partes. Inclusive las organizaciones gubernamentales lo tienen como aliado para sostener sus proyectos y programas. Esta moneda digital es una alternativa real para el comercio digital y la transferencia de fondos.

Teniendo esto en claro, se puede comprender a las divisas criptográficas como un medio digital de intercambio, cuya diferencia más notable frente a las divisas tradicionales en la forma en que ningún grupo o particular puede acelerar la producción de dinero y usarlo de forma ilegal o abusivamente de manera significativa.

Esto es debido a que la generación de una cierta cantidad de unidades de la moneda se hace colectivamente, a una velocidad que está limitada por un valor definido con anterioridad y conocido públicamente.

El impacto de las criptomonedas puede dividirse en tres grandes escenarios: 1) Inicialmente, contribuye a la aceleración drástica de los tiempos en las transacciones internacionales, disminuyendo a la vez las comisiones de de pago y entidades bancarias. El resultado son significantes reducciones en tiempos y comisiones de más de 50%: 2) Reduce significativamente las comisiones bancarias en el envío de remesas y ayuda familiar a nivel internacional: si quisiéramos enviar US$ 50 en bitcoin a un familiar en otro país, las comisiones y tasas de cambio son de aproximadamente 2 o 3%, es decir, entre 1 a US$ 1,5. 3) Finalmente, brinda otra alternativa de pago a la compra de bienes y servicios en el exterior, por caso, tiendas de aplicaciones, Amazon, PlayStation Store, etc., cuyo único método de pago actual es la tarjeta de crédito.

Para una porción del mercado desbancarizada, con control de cambio y micro-transacciones, esta criptomoneda se presenta como una solución altamente interesante y alternativa.

No está de más pensar en una billetera digital para la familia o la empresa. 

Costo de los Objetivos Sanitarios: una Decisión Política

Por Felicia Saturno Hartt. Foto: OMS Press.-  La realidad del Desarrollo Sostenible a través del costo de los Objetivos Sanitarios del milenio, ha planteado la Organización Mundial de la Salud a mandatarios, estados y corporaciones a través de un artículo de la Revista The Lancet Global Health, debería ser de obligatoria lectura para los líderes y dirigentes que, a nivel global, gerencian las necesidades, los costos y las inversiones sanitarias.

No es otra cosa que asumir que la factura sanitaria mundial es una cuestión de estado, donde los gobiernos, los grupos sociales y comunitarios organizados y las organizaciones multilaterales, de diverso signo, tienen que participar para su logro.

Este artículo estima los costos y las ventajas de ampliar progresivamente los servicios sanitarios, con el fin de alcanzar las 16 metas sanitarias de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS),  en 67 países de ingresos medianos y bajos, donde vive el 75% de la población mundial.

Asimismo la publicación analiza que las inversiones encaminadas a ampliar los servicios para alcanzar la cobertura sanitaria universal y otras metas sanitarias de los ODS podrían evitar 97 millones de muertes prematuras en el mundo de aquí a 2030 y prolongar 8,4 años la esperanza de vida en algunos países.

Si bien, señala el artículo de OMS, la mayoría de los países pueden hacer frente a estas inversiones, los más pobres necesitarán ayuda para alcanzar las metas fijadas.

En este el material el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, actual Director General de la OMS, con más de 30 años de experiencia en sistemas de salud, señala sabiamente que: “La cobertura sanitaria universal es, a fin de cuentas, una decisión política. Todos los países y gobiernos nacionales tienen el deber de esforzarse por alcanzarla”.

También el artículo muestra que el 85% de estos costos sanitarios se pueden asumir con recursos internos, si bien 32 de los países más pobres sufrirán un déficit de financiación de US$ 54 000 millones anuales y seguirán necesitando ayuda externa.

En el escenario de mejora se necesitaría aumentar las inversiones desde los US$ 104 000 millones anuales iniciales hasta US$ 274 000 millones cada año (es decir, US$ 41 por persona) en 2030.

Estas inversiones permitirían evitar cerca de 71 millones de muertes prematuras y aumentarían la proporción del PIB correspondiente al gasto sanitario en un promedio de un 6,5%. Se añadirían más de 14 millones de nuevos trabajadores sanitarios y se construirían cerca de 378 000 nuevas instalaciones sanitarias, el 93% de ellas centros de atención primaria.

Decisiones e inversiones que podrían generar poblaciones sanas, bienestar comunitario y naciones más equitativas. Claro ésta que los dirigentes tienen la palabra.